Sergio Massa confirmó a la UIA que no habrá alivio del cepo importador

Sergio Massa visitó la UIA, en donde recibió el reclamo por las restricciones de acceso a dólares para importar. No hay cambios sustanciales previstos en 2022.

Massa llegó pasadas las 13.30 a la sede de la casa fabril acompañado por el secretario de Industria, José de Mendiguren, y se quedó hasta las 16.30 en una reunión que incluyó una visita guiada, almuerzo, postre y una larga sobremesa. Al igual que los funcionarios que visitaron la UIA en los últimos meses el reclamo más fuerte de los industriales fue el de «normalizar el acceso a dólares para importación» en el marco de la obligación que impuso el Banco Central para financiarse a 180 días.

El principal anfitrión de la jornada fue el presidente de la entidad, Daniel Funes de Rioja, quien respecto a los problemas para pagar insumos aseguró en una rueda de prensa posterior: «le rezamos (a Massa) todas las oraciones posibles». «Queremos superar los cuellos de botella para garantizar insumos, repuestos y maquinaria, porque buscamos que no se pare la industria«, afirmó el también titular de la Copal.

El ministro de Economía transmitió al Comité Ejecutivo durante el encuentro una hoja de ruta de su gestión para los próximos meses que está dividida en dos partes: una durará hasta el 31 de diciembre y la otra comenzará a partir de 2023. La primera tiene que ver con «estabilizar la macro, juntar reservas y administrar la escasez» por lo que no habrá cambios significativos en el esquema del comercio exterior, según afirmaron fuentes oficiales a BAE Negocios.

Al igual que los funcionarios de su cartera, Massa sí prometió que se atenderán los casos más críticos. La idea de Economía es que las cámaras funcionen como un «puente» entre el Gobierno y las empresas, para jerarquizar y clasificar los reclamos. También se aplicará un sistema para «ordenar» el funcionamiento burocrático de las SIMIs, ya que los funcionarios no esconden que actualmente «no es bueno y hay que corregirlo». Será una «unificación» de criterios entre Comercio Interior, Aduana, Afip y BCRA.

En este contexto, la UIA resalta los buenos niveles de la producción en los que finalizó el primer semestre, pero esperan una dinámica de «desaceleración» de la actividad industrial en esta parte del año, algo que va en línea con los datos oficiales de julio y los preliminares de agosto. «Todavía no vimos partes de fábricas, pero sí de algunas líneas de producción», comentó Funes de Rioja.

En tanto, la casa fabril reclamó una «priorización» de los dólares para el sector productivo por encima de los «gastos suntuarios» pero negaron que haya habido un pedido explícito por un «dólar Qatar», es decir, un tipo de cambio más caro para consumos con tarjeta en el exterior. Una fuente que participó del encuentro insistió en que los industriales «volvieron a poner ese tema sobre la mesa» por temor a una sangría de reservas que complique más el acceso a divisas.

Por otro lado, los empresarios también transmitieron su descontento a Massa por la aplicación del anticipo de Ganancias y el impulso del oficialismo al Consenso Fiscal. «Necesitamos certidumbre, un marco de confianza, porque así no se puede hacer prospectiva para invertir», remarcó el presidente de la UIA

 

Por Agustín Maza

Fuente
BAENegocios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.