ECONOMIA

La industria vuelve a encender las máquinas

El uso de la capacidad instalada mostró su primera mejora interanual y, si bien no hay euforias ni grandes optimismos, desde el sector afirman que, tras dos años de histórico desplome, hay margen para que el rebote continúe. Eso sí: los problemas volverán a mediano plazo

El repunte de la construcción tracciona a sectores como los minerales no metálicos, en particular el cemento, y a la siderurgia; la propia recuperación industrial genera demanda sobre otros sectores de insumos, como el químico y el plástico; el consumo continúa en lenta recuperación, particularmente impulsando a sectores de bienes durables y línea blanca; la textil también viene protagnizando una recuperación.Tras dos años de puras caídas, la industria sigue hundida en el pozo y por ende tiene aun camino que recorrer para llegar a chocarse contra un techo. Por ahora, la primera meta es llegar a los niveles prepandemia, que ya eran bajos. De hecho, el informe de Utilización de la Capacidad Instalada en la Industria (UCII) de septiembre, publicado por el Indec, mostró que el nivel del mismo mes del 2019 era demasiado bajo y por ende representaba una base de comparación no tan difícil de superar. Con todo, en el mes la producción del sector creció 4,3% respecto a agosto.

El director del Centro de Estudios de la UIA, Pablo Dragún, se refirió a la continuidad: “En octubre estamos viendo que algunos indicadores comenzaron a ponerse en positivo. También es cierto que las comparaciones interanuales empiezan a hacerse contra meses muy malos. Agosto, septiembre y octubre fueron momentos muy duros, por el salto cambiario del año pasado. Hay muchas cosas en el aire, todavía. La recuperación no tiene forma de V y habrá qué ver cómo se hace menos heterogénea y más generalizada. A diferencia de muchos países, la industria local venía muy golpeada y entonces la recuperación del consumo genera un rebote pero hay muchos temas macro para resolver. En nuestra última encuesta con industriales no vimos mucho optimismo aun.

Por su parte, el presidente de Industriales Pyme Argentinos (IPA), Daniel Rosato, señaló que si bien el consumo de bienes masivos encontró cierto amesetamiento tras el buen desempeño de los primeros meses de pandemia, “sí hay demanda sobre la línea blanca y las automotrices“, lo que tracciona a otras industrias abastecedoras de esos rubros.

Sostuvo: “La recuperación pasa por otros sectores. La línea blanca, los autos, la textil, la industria pesada, los plásticos, todo lo que tenga que ver con la fabricación de repuestos. El mercado se había quedado sin stock de insumos por la pandemia. En el acero hay una buena recuperación. También tiene mucho que ver con la construcción, son sectores que se están poniendo en marcha, pidiendo insumos. Aluminio, polipropileno, entre otros. Están siendo demandados y generando mucha producción”.

Los números de septiembre publicados por el Indec muestran algo de eso. El sector que más rebote interanual de uso de la capacidad instalada mostró fue el de la química, que llegó a 69,8%, tras el 47,7% de septiembre del año pasado. Estuvo relacionado con la fabricación de químicos básicos y materias primas plásticas, junto con la mayor elaboración de productos de higiene personal y limpieza. En concreto, la producción de envases plásticos por parte de las industrias como la alimenticia, o la fabricación de colchones, traccionaron.

Los sectores

Los minerales no metálicos, además, que fueron los que operaron más cerca de su nivel de capacidad instalada (al 77,8%), fueron traccionados por al fabricación de cemento, ladrillos huecos y vidrio, principalmente para la construcción. En ese sentido, desde Iaraf destacaron: “Los despachos de cemento son un indicador importante de la marcha del nivel de actividad, dado que la construcción es ‘madre de industrias’. Lo positivo de los últimos datos acerca de los mismos es que tuvieron crecimientos anuales importantes en los dos últimos meses, y vienen con subas sostenidas después de las fuertes caídas de marzo y abril, por la pandemia”.

Otro caso emblema es la siderurgia, que también recupera de la mano de la construcción y los otros sectores productivos. En septiembre continuó mostrando variaciones negativas en su producción, pero mucho menores que las de los meses previos. Algo similar se vio en el uso de las instalaciones: fue de 68,7%, muy menor a la de septiembre del 2019, pero mucho mejor que en los otros meses de pandemia. En ese sentido se destaca que el consumo de acero y hierro redondo, por parte de la construcción, creció 0,6% contra agosto. Y en términos más generales el acero crudo creció 6,9% mensual en octubre y 0,1% interanual, lo que implicó su primera variación positiva pandémica.

Caucho y plástico mostró el mencionado desempeño. Su producción creció 6,1% interanual, y su capacidad instalada trepó 1,5 puntos hasta una de 52,8%, gracias a las manufacturas de plástico, traccionado también por los silobolsas y artículos para invernadero del agro.

El agro también ayudó a generarle demanda a la metalmecánica, junto con la línea blanca. Ahí, el consumo durable propio de un escenario de expectativas de devaluación, ayudó al sector a crecer 21,2% interanual y a mejorar parcialmente el uso de capacidad instalada, que fue de 44,7%. Todavía muy bajo, pero superior al 40% de septiembre del 2019.

Acerca del panorama de corto plazo, el economista de ACM, Jorge Neyro, redondeó: “La industria, por lo que se ve, sigue sufriendo por la pandemia, sobre todo en algunos lugares del país con más influencia de las restricciones. Todavía falta para terminar la recuperación. Esto no es un techo. Lo que pasa es que, después de que esto termine, van a reaparecer los problemas de antes”.

Fuente. BAENegocios

Sin comentarios en “La industria vuelve a encender las máquinas”

Deja tu comentario