POLITICA

Preocupa la violencia contra quienes adhieren al aborto legal

En distintos puntos del país y en diferentes ámbitos, creció el amedrentamiento a quienes llevan pañuelo verde.

Preocupa la violencia contra quienes adhieren al aborto legal

Tres casas aparecieron el 9 de julio con pintadas anti aborto en el barrio Cano de Mendoza. “Puta feminista”, dice el escrito. “Esto generó un tremendo temor en quienes habitan ahí y temor por lo que les pueda pasar a sus hijas”, expresa Alicia Maldonado en un audio enviado desde la comisaría misma donde habían concurrido junto a otras militantes feministas a radicar la denuncia por estas pintadas.

No es la primera vez que pasa esto en el barrio Cano de Mendoza. Hace dos semanas, Maldonado fue agredida por una vecina pro vida que desde hacía tiempo venía hostigándola por su nacionalidad chilena. Pero toda esa violencia que hasta entonces era verbal, se convirtió el 29 de junio en violencia física. Alicia Maldonado escuchó un fuerte golpe en la puerta de su casa, cuando salió se encontró con su vecina que comenzó a patearla mientras le gritaba, “abortera, chilena, puta”. Cuando Maldonado fue junto a su compañera de militancia, Florencia Urzúa, a poner la denuncia en la comisaría, la vecina volvió a la carga y golpeó también a Urzúa.

Las agresoras, Edith Taride y Lorena Cruzade, tienen relación con la fuerza policial mendocina por lo que la policía no protege ni a Maldonado ni a las militantes feministas que vienen sufriendo diferentes tipos de hostigamientos.

El caso de Mendoza, no fue el único. El día que en el Congreso de la Nación se estaba discutiendo la media sanción por el aborto legal seguro y gratuito, en Jujuy un grupo de militantes en contra de la ley se arrojaron agua hirviendo a las mujeres que llevaban el pañuelo verde.

Ese mismo día, en Río Grande, la periodista Lorena Uribe fue atacada, insultada e intimidada por un grupo de mujeres mientras realizaba la cobertura para el programa radial Tarde Pero Seguro.

La Coordinadora argentina por los Derechos Humanos (CADH), elaboró la denuncia por amenazas a Natalia Montero, integrante del Movimiento feminista MUMALA que presentó en los tribunales de la localidad San Martín. “El domingo 24 de junio del corriente año, siendo aproximadamente las 22 horas, mientras Natalia estaba mirando la televisión, escuchó una serie de fuertes piedrazos que caen sobre el ventanal del balcón de su departamento, donde tiene colgado un pañuelo verde de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito; mientras se escuchaban voces masculinas que gritaban ‘asesina’, y otra serie de insultos”, según consta en la denuncia.

La joven contó lo sucedido al encargado del edificio quien facilitó el acceso a las cámaras para iniciar la correspondiente denuncia.

En el mismo comunicado se detalla que se registran muchos otros casos. Menciona lo sucedido en La Matanza, provincia de Buenos Aires, donde Gabriela Guerreros, pastora pentecostal que expuso en las audiencias informativas en Diputados, fue amenazada e insultada como “abortista y asesina. Feminazi”.

Otro caso impactante fue el de Carupá, San Fernando, donde una adolescente fue golpeada por dos hombres. Mientras estaba en el suelo, escupiendo sangre, la patearon en el vientre y le dijeron: “Dale, abortá feminista de mierda”.

La intolerancia creció a pasos agigantados desde la media sanción del proyecto. Las declaraciones y las actitudes de muchos funcionarios y políticos que también están en contra de la ley no ayudaron demasiado.

En Río Negro, una adolescente que estaba esperando el colectivo fue increpada por una señora mayor que luego quiso golpearla con un bastón. Día a día las redes sociales de militantes feministas denuncian alguna agresión que, en los últimos días avanzó desde lo verbal a lo físico.

En Corrientes, una joven denunció que el martes se acercó a ella una mujer con la cara tapada con una bufanda negra y le tiró agua que tenía en una botella a ella y a otras personas que también tenían el pañuelo verde del aborto legal. “A mí me saltó en la boca, no fue mucho pero sentí el sabor a pimienta y me comenzó a arder, me dolía y no sentía la boca”, contó. Luego de lo sucedido, las personas de alrededor la ayudaron con leche y agua para que le pasara el ardor.

También en Mendoza, en San Rafael, el Instituto de Educación Superior de Atuel apareció luego del fin de semanas con algunas pintadas con frases tales como como “viva la patria”, “no al aborto, si a la vida” y “no adoctrinen”.

El mundo de las redes

“Haré puntería con los pañuelos verdes”, dijo en su Facebook un policía cordobés que fue desplazado de su cargo. Algo similar pasó con un anestesista riojano que había anunciado que durante sus guardias los abortos se realizarían sin anestesia.

En Salta, un hombre posteó una foto de una joven con pañuelo verde apuntándole en la cabeza. “Creo que la pondré de foto de perfil”.

En Tucumán, una enfermera escribió “nosotras sabemos cómo hacerlas doler, que sufran”, haciendo referencia a las mujeres abortantes. En esa misma provincia y en una confusión tremenda, una médica fue amenazada y escrachada por haber practicado una ILE a una niña de 12 años que había sido violada por un familiar.

Son miles las agresiones, amenazas e insultos que se multiplican en las redes. En la denuncia pública que realiza CADH se destaca la publicación de la actriz Jimena Barón quien contó haber sido amenazada de muerte por su opinión a favor del aborto.

Las escuelas

El Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) manifestó su preocupación hace unas semanas, luego de que en varios establecimientos educativos se prohibiera al alumnado el uso del pañuelo verde, en un comunicado titulado “Usar el pañuelo verde es también libertad de expresión”

“En los últimos meses lxs jóvenes estudiantes de colegios secundarios fueron protagonistas del debate y la movilización por el derecho al aborto legal en nuestro país. Al mismo tiempo fueron víctimas de sanciones y hostigamiento por parte de las autoridades escolares”, dice el comunicado. Y agrega, “el uso del pañuelo verde de la Campaña Nacional por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito se volvió un símbolo de este proceso de lucha, pero también la excusa por el cual los directivos persiguieron a lxs estudiantes. Esto atenta contra la libertad de conciencia y expresión de las niñas, niños y adolescentes en la Argentina y exige la intervención inmediata de las autoridades nacionales y provinciales”.

El escrito fue elaborado en conjunto con al menos veinte escuelas del país.

Cuando los responsables son irresponsables

Muchos funcionarios públicos y políticos que hasta ahora no se habían manifestado o habían guardado silencio respecto de su postura ante el aborto legal, comenzaron a avalar algunas acciones de los grupos denominados pro vida.

Un ejemplo fue el lunes 9 de julio durante el desfile en San Miguel de Tucumán donde entre los militares y ex militares del Operativo Independencia que participaron del acto invitados por el gobierno provincial, también desfiló el feto gigante con pañuelo celeste y la bandera argentina, con un aplauso cerrado que vino desde el palco oficial.

Fuente: tiempoar.com.ar

Sin comentarios en “Preocupa la violencia contra quienes adhieren al aborto legal”

Deja tu comentario