ECONOMIA

Un estudio contradice al Gobierno y revela que el déficit de la Provincia no se reduce

Según publicó una consultora, el déficit fiscal permanece como “rasgo estructural” de las cuentas bonaerenses, de cara al tercer año de la gestión de Cambiemos en la Provincia. El informe de Analogías desmiente las declaraciones de Lacunza, que pronosticó una reducción del déficit para 2018.

“Entrando al tercer año de gobierno hemos podido presentar un presupuesto que sube la obra pública, baja el déficit y baja los impuestos que es lo que queríamos hacer desde hace un par de años”, afirmaba el ministro de Economía bonaerense Hernán Lacunza semanas atrás cuando acudió a la Legislatura provincial a defender el Presupuesto 2018 impulsado desde el gobierno de María Eugenia Vidal.

Pero según publicó en las últimas horas la consultora Analogías, tras la difusión de los datos de ejecución fiscal del primer semestre del año se pudo constatar que el déficit fiscal permanece como “rasgo estructural” de las cuentas provinciales bonaerenses.

Es que en los seis primeros meses del año, aseguraron, el resultado primario acumuló un rojo de 2.200 millones de pesos; y si bien aclararon que se trata de un tercio del valor registrado en igual período de 2016  -que era de -6.300 millones de pesos-, el resultado financiero -que incluye los intereses de la deuda- muestra que los desequilibrios fiscales “se mantienen a la orden del día”.

El estudio asegura que el déficit financiero del segundo año de la administración de Cambiemos en la Provincia es casi idéntico al del año pasado: -10.800 millones y -10.900 millones,  respectivamente. Esto indica que mientras el déficit se mantuvo constante, el pago de intereses aumentó por efecto del sistemático endeudamiento en que ha incurrido el gobierno de Vidal.

En tanto, la deuda pública se incrementó en 90.000 millones de pesos interanual en el primer semestre de 2017, debido principalmente, aseguran, a las colocaciones en moneda extranjera que explican el 69 por ciento de ese incremento. Así, explicaron, la deuda pública provincial “se constituye en un pilar esencial para sustentar desequilibrios, que lejos de están de solucionarse”.

Además, explicaron que si el déficit financiero no se incrementó durante el primer semestre fue por la estrategia de contener los salarios del sector público en términos reales, ya que se erogó un 8,2 por ciento menos que en igual período del año anterior.

Teniendo en cuenta que el presupuesto proyectado por la administración de Vidal para 2018 prevé un déficit de 30.903 millones de pesos, es decir, 3.100 más que lo que estima el oficialismo que cerrará este año; desde la consultora explicaron que el incremento surge de la previsión de aumentos en el gasto de un 15 por ciento interanual; mientras que los ingresos lo harían un 15,2 por ciento, por lo que el rojo fiscal sería similar al de 2016, aunque 50 por ciento superior en términos nominales al de 2015.

Los aumentos proyectados de ingresos y gastos se encuentran en línea con la inflación esperada en el presupuesto nacional – un 15,7 por ciento-, pero resultarían en un ajuste insignificante, si el nivel de precios se ubica en torno al 20 por ciento. Desde la consultora atribuyeron la cifra a las “rigideces estructurales que persisten para reducir la inflación”, que según aseguraron, “para nada tienen que ver con fenómenos exclusivamente monetarios como plantea la estrategia oficial”.

Así, en el caso de un nivel de inflación del 20 por ciento y el sostenimiento de un gasto del 15 por ciento, el ajuste fiscal alcanzaría el 4,2 por ciento en términos reales.

La Provincia tiene previsto reducir el peso del gasto público en el Producto Bruto Geográfico, equivalente a una caída de 0,6 puntos porcentuales en 2018 y que alcanzaría el 1,1 por ciento del PBG desde 2015. Aunque, señalaron, “vale resaltar que en los primeros años de la administración Vidal aún no se advirtieron correcciones en la brecha fiscal”.

El detalle del Presupuesto 2018, señalan, marca que “el rubro que más crece en 2018 es endeudamiento”;  con un aumento del 30 por ciento.

En tanto, las áreas de seguridad, justicia, economía y la administración gubernamental lo harían todos muy por debajo de la inflación, incluso de las metas oficiales; a tal punto que aumentarían entre un 7,8 y 11,7 por ciento.

“Sólo servicios sociales, a tono con la lógica neoliberal, tiene una proyección superior del nivel del gasto (17,5 por ciento), aunque no necesariamente ello supone que esa erogación se ubique por encima de la inflación”, lanzaron.

“Las reformas tributarias presentadas por el ejecutivo provincial no van a hacer otra cosa que profundizar el deterioro de las cuentas fiscales”, aseguran los especialistas.

De las propuestas realizadas por el poder ejecutivo provincial, se desprende que si bien la deuda pública seguirá siendo la herramienta de financiamiento esencial, también se plantean otras estrategias.

Más allá de no estar contemplado en el presupuesto, está latente el reclamo sobre fondos coparticipables a través de la actualización del Fondo del Conurbano.

Así, de volver a representar el 10 por ciento del impuesto a las ganancias recaudadas por el gobierno nacional, tales recursos podrían ascender a 64.226 millones de pesos, lo cual permitiría cubrir con creces el déficit financiero y reducir en unos 30.000 millones de pesos las necesidades de financiamiento provinciales; pero por el momento, eso depende de la resolución judicial y de las negociaciones políticas con otras provincias en el marco de la reforma impositiva nacional.

Fuente: Infocielo

Sin comentarios en “Un estudio contradice al Gobierno y revela que el déficit de la Provincia no se reduce”

Deja tu comentario