El impacto en el oficialismo del pacto Macri-Milei

El ministro candidato estuvo con Kicillof y más de 80 jefes territoriales entrantes y salientes. Agradeció el apoyo y convocó a redoblar esfuerzos. "La elección no está ganada". Duras críticas al PRO "por el egoísmo de sus dirigentes" y evaluación positiva del desacople radical.

Mientras la oposición colapsa, el candidato de Unión por la Patria Sergio Massa construye en silencio y sigue con la tarea de ordenar el tablero de forma minuciosa para encarar el balotaje del 19 de noviembre contra Javier Milei. Con ese objetivo en mente, este miércoles Massa se reunió en la ciudad de La Plata con intendentes de la provincia de Buenos Aires y con el gobernador Axel Kicillof, y el jueves lo hará con los gobernadores de su espacio en el Consejo Federal de Inversiones (CFI). El peronismo no deberá perder ninguno de los votos que consiguió entre las PASO y las generales –más de tres millones– y, además, deberá seguir sumando. Ese es el desafío, y desde el comando de campaña se muestran confiados.

El pacto que hicieron Javier Milei y el expresidente Mauricio Macri –que terminó con la fórmula perdedora de Patricia Bullrich y Luis Petri dando su apoyo al libertario para el balotaje– generó la explosión de Juntos por el Cambio. La UCR, en una dura conferencia de prensa que encabezaron el presidente del partido, Gerardo Morales y el senador y líder de Evolución, Martín Lousteau, eliminaron de la coalición al expresidente Macri y a Bullrich, por no consultarlos y, además, aclararon que ellos no apoyarán a Massa ni a Milei.

A esa explosión de JxC, y a las internas dentro del propio PRO que se generaron, entre otras cosas, porque el jefe de gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta tampoco fue consultado, se suman los conflictos que día a día crecen dentro de La Libertad Avanza. Milei renunció a casi todas sus promesas de campaña con tal de conseguir los votos del PRO y sus bases están molestas. Ante ese escenario, desde el oficialismo consideran que «estos días hay que mirar lo que hacen ellos y no hacer una de más». Otros dentro del espacio evalúan que lo que pasó en la jornada del miércoles entre el radicalismo y el PRO le sirvió más a UxP que un apoyo explícito como el que obtuvo Milei de Bullrich.

«Durante todos estos años se machacó con que los problemas de internas eran nuestros, pero el problema de interna también era de ellos«, dicen desde el comando de campaña y destacan que, de cara al proceso electoral, el peronismo se pudo ordenar, a diferencia de lo que pasó con Juntos. Consideran que «por el egoísmo de sus dirigentes, el PRO terminó destruyendo al espacio». Sobre las diversas posturas que también existen dentro de UxP, pero que en ese caso sí se pudieron acomodar, los sectores más ligados a la vicepresidenta destacan que «las veces que habla Cristina lo hace a su electorado. Y no sale más porque ahora hay que ir a buscar un voto que no es nuestro. Massa le habla a otro electorado y está bien. Es lo que tiene que pasar y no nos genera ningún tipo de conflicto».

Acerca de los pronunciamientos de Bullrich a favor de Milei, y los de la UCR y la Coalición Cívica -que llamaron a no acompañar a ninguno de los candidatos-, en el oficialismo señalan que lo que demostraron las últimas elecciones es que «la gente no es de nadie». «Vota lo que quiere y lo que le parece según su situación, más allá de los pedidos de los dirigentes», expresan.

Reuniones con intendentes y con gobernadores

Mientras todo eso ocurre, desde el peronismo no pueden descansar y tienen la tarea de sostener «despierto al elefante», que se activó en todas las provincias, y sobre todo en el conurbano bonaerense, después de la derrota de las PASO. Eso permitió a Massa crecer cerca de 15 puntos a nivel individual entre una y otra elección. El candidato sabe lo central de esa tarea y por eso se reunió con Axel Kicillof y un grupo de más de 80 intendentes electos y salientes este miércoles. Allí Massa, Kicillof y los intendentes se enteraron que Bullrich iba a acompañar a Milei y más allá de la sorpresa, no les pareció algo negativo pensando en lo que eso generaría al interior de JxC, y que finalmente ocurrió: la ruptura.

Del encuentro también participaron la vicegobernadora Verónica Magario; el jefe de asesores Carlos Bianco y el ministro de Desarrollo de la Comunidad bonaerense, Andrés Larroque, entre otros. Allí analizaron los resultados de los comicios del domingo en los que Kicillof se impuso con comodidad y tanto Massa como el gobernador pidieron a los intendentes trabajar para aumentar el caudal de votos en el balotaje porque «la elección no está ganada».

Después de los agradecimientos a cada uno de los intendentes y a Kicillof, a quién lo felicitó por «romperse el lomo», Massa les dijo que si UxP gana en la provincia de Buenos Aires «por una muy buena diferencia», está asegurado el triunfo en el balotaje. El candidato a Presidente les recordó que «la elección no está ganada», y que por eso «no hay ser triunfalistas, sino humildes y redoblar esfuerzos para lo que viene y salir a buscar votos».

Kicillof, tras el encuentro, expresó: «Seguimos en campaña porque es crucial para cada uno de los distritos y para la provincia en su conjunto que el próximo gobierno nacional sea uno que crea en la producción y en el trabajo nacional», y añadió que es necesario «un gobierno que aplique políticas que tienen que ver con el bienestar de los y las bonaerenses, no con la motosierra». «No hay que relajarse ante el riesgo que implica el avance de la derecha. Así como construimos la victoria en la provincia, vamos a impulsar con toda nuestra fuerza el triunfo de UxP el próximo 19 de noviembre», finalizó.

El jueves, en tanto, Massa tendrá un segundo encuentro clave: verá a los gobernadores en el CFI. Ellos permitieron el triunfo de UxP el domingo. Mientras que el peronismo en las PASO solo había ganado en 5 provincias, en las generales lo hizo en 13: recuperó La Rioja, Tucumán, Tierra del Fuego, Santa Cruz, Río Negro, La Pampa, Entre Ríos, Corrientes, que se sumaron a aquellas en las que ya había triunfado: Buenos Aires, Chaco, Formosa, Santiago del Estero y Catamarca.

Se espera que asistan al CFI el gobernador Kicillof y el tucumano Juan Manzur, que tuvo un rol central como nexo con las provincias durante el último tramo de la campaña. También los gobernadores Ricardo Quintela (La Rioja), Gustavo Sáenz (Salta), Gildo Insfran (Formosa), Sergio Ziliotto (La Pampa), Oscar Herrera Aguad (Misiones), Gustavo Melella (Tierra del Fuego), Alicia Kirchner (Santa Cruz), Arabela Carreras (Río Negro), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Alberto Rodríguez Saá (San Luis), Mariano Arcioni (Chubut), Sergio Uñac (San Juan) y Jorge Capitanich (Chaco). El gobernador de Santiago del Estero Gerardo Zamora asistirá virtual por un problema de salud.

Por Melisa Molina
Fuente
Pagina12

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *