Fuerte deterioro de la jubilación mínima: pierde contra todos los índices de actualización

Medida en dólares, está novena entre las prestaciones que abonan los 10 países de la región. De los últimos 12 años, en ocho subió por debajo de la inflación. El básico apenas sirve para comprar 2,5 canastas alimentarias

La jubilación mínima medida en dólares cayó a su valor más bajo en los últimos 25 años, luego de perder sostenidamente en la comparación tanto con el tipo de cambio como contra la inflación. Así se desprende de un informe elaborado por la consultora Focus Market.

En el trabajo se detalla la evolución del haber mínimo del sistema jubilatorio comparado no sólo con el dólar blue (que fue tomado como referencia ante la imposibilidad de acceder a la cotización de esa divisa en el mercado oficial) sino con la canasta básica de alimentos que elabora el Indec, que sirve para medir la línea de indigencia, y con otros precios de referencia del mercado. En todas ellas el monto básico que perciben los jubilados se deterioró fuertemente con el paso de los años.

El monto actual pone a la prestación mínima del sistema jubilatorio argentino en el noveno lugar de los 10 países de la región, superando solamente a Venezuela. Si se contabilizara el bono se subiría al octavo lugar del ranking, postergando a Paraguay, según señala Focus Market. El listado lo encabeza Ecuador, con 450 dólares de retribución mensual para aquellos que superaron los 40 años de aportes.

El deterioro es similar si en lugar del dólar se toma como parámetro la inflación local: de los últimos 12 años, en ocho los haberes subieron menos que el índice de precios, tomando como referencia los informes del Indec (y los de la provincia de San Luis en los tiempos que el organismo nacional tuvo su metodología bajo revisión). Las excepciones fueron en 2012, 2015, 2017 y 2020, cuando hubo una mejora en términos reales.

Aquí la evolución fue distinta según los gobiernos: mientras en el segundo mandato de Cristina Kirchner las mínimas subieron 23 puntos por encima de la inflación, en el cuatrienio 2015-2019 quedaron 166 puntos por debajo (la inflación acumulada fue 295% y la recomposición del haber mínimo de 129%). Entre 2020 y 2022, los precios les ganaron a las jubilaciones por 112 puntos porcentuales.

En tanto, comparada con la canasta básica alimentaria (CBA) del Indec, la remuneración mínima alcanza para comprar apenas 2,5 canastas individuales. Si se agregara el bono, la comparación alcanzaría 3,2 canastas, todavía menos que el valor de 2021 (3,4 canastas) y que las 4,1 canastas individuales que se podían adquirir en 2017, el mejor de los últimos ocho años de la serie.

“Las jubilaciones en nuestro país fueron perdiendo fuerte poder adquisitivo en los últimos años frente a la variación de precios en pesos argentinos y en términos de su valor en dólares. Hasta ahora los jubilados han sido variable de ajuste en todas sus escalas. De hecho, aquellos que han realizado mayor cantidad de aportes a lo largo de su vida laboral cuando superan los dos haberes mínimos no perciben bono, por lo cual ha representado una pérdida del poder adquisitivo de cobro en los últimos años”, detalló Damián Di Pace, director de Focus Market.

Por: Marcelo Di Bari

Fuente
Tiempo Argentino

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.