Bono para sectores vulnerables: Sergio Massa retoma la agenda local

Sergio Massa llegó de Estados Unidos, mantuvo reuniones con su equipo y con el presidente Alberto Fernández. Los detalles del refuerzo de ingresos para sectores vulnerables.

Una de las prioridades de la agenda interna tiene que ver con los efectos de la aceleración inflacionaria de los últimos meses sobre los ingresos, sobre todo de los más vulnerables. Luego de la crisis política y cambiaria que vivió el Gobierno, la inflación de julio alcanzó el 7,4%, el dato mensual más alto en dos décadas, y el Indec informará este miércoles la de agosto, que estará en torno al 6,5%.

Según comentaron fuentes oficiales a BAE NegociosMassa tiene previsto retomar sus conversaciones con la titular de Anses, Fernánda Raverta, para avanzar en un bono de $16.500 a pagar en octubre, noviembre y diciembre. La medida, trabajada en conjunto con los movimientos sociales y en acuerdo con Cristina Kirchner, alcanzaría a poco más de 2 millones de trabajadores informales que no reciben ningún tipo de asistencia estatal y que se encuentran por debajo de la línea de indigencia.

El domingo previo a su viaje a Estados Unidos, en el marco del anuncio del «dólar soja», Massa había adelantado durante su conferencia de prensa que el refuerzo de ingresos sería financiado en parte con lo que se recaude por este nuevo mecanismo para incentivar la liquidación de la oleaginosa. Los resultados del tipo de cambio diferencial por tiempo limitado viene dando buenos resultados.

La expectativa es que en septiembre se liquiden US$ 5.000 millones, que darían al Tesoro un ingreso de al menos $200.000 millones en derechos de exportación. El ministro de Economía había anticipado que con ese dinero se financiaría un fondo de Anses para «sectores más vulnerables» y beneficios para economías regionales. En concreto, el bono tendría un costo fiscal cercano a los $100.000 millones, teniendo en cuenta los tres pagos previstos, por lo que quedaría más que cubierto con lo recaudado por retenciones.

La lógica que siguió el Ministerio de Economía es la misma que se utilizó con el refuerzo para jubilados y la suba en las asignaciones familiares de los asalariados de menores ingresos: «cuidar el déficit fiscal», ya que aquellas medidas fueron financiadas con el ingreso por el adelanto de Ganancias que se cobró a grandes empresas.

Massa tiene una agenda cargada para los próximos días. El paso más próximo es la presentación al Congreso del proyecto de Presupuesto 2023, para la cual hay tiempo hasta el 15 de septiembre. También está en agenda el lanzamiento de un Plan Energético para también para el jueves en el Museo del Bicentenario de la Casa Rosada y alivio del cepo para sectores con mucho potencial de generar dólares como minería o economía del conocimiento.

Por Agustín Maza

Fuente
BAENegocios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.