Moroni resistió otro embate y sigue en Trabajo

El funcionario de máxima confianza presidencial superó otra jornada de tensiones

El funcionario apuntado por un sector del Frente de Todos, con la vicepresidenta Cristina Fernández incluida en alguno de sus últimos discursos, supera otra tormenta intestina del Gobierno.

Moroni es el último funcionario de una formación estratégica y afín al 100% al Jefe de Estado, que supieron conformar los ya ex funcionarios Matías Kulfas y Martín Guzmán. Formaron un tridente sólido tanto para definir e instrumentar el shock paritario antiinflación, desechar bonos y sumas fijas como pedía el kirchnerismo en acuerdo con la UIA y la CGT. Como también rechazar cualquier atisbo de incursionar en la reducción de la jornada laboral, ante proyectos del propio oficialismo. Y habían trabajado en conjunto para la implementación final de la ley de Teletrabajo.

Aquella tormenta contenida tuvo lugar en los primeros meses de la pandemia y fue de los primeros choques a cielo abierto del Frente de Todos (FdT). En ocasión del tratamiento de dicha ley, el sindicalista y diputado nacional Walter Correa consideró que la misma norma germinó en legislaciones europeas desde su espíritu. Y al mismo tiempo acotó «nuestro ministerio de Trabajo no estuvo a la vanguardia, cuando tuvo que resolver y definir la reglamentación de la misma. Entiendo que al Ministerio todavía le falta apreciar, determinar y abrazar un montón de cuestiones que están en el espíritu de la ley y en la misma norma», dijo Correa al portal Infogremiales.

Moroni tiene el respaldo del sector «dialoguista», núcleo dominante de la CGT. Días atrás, incluso, presidió las deliberaciones de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), una mesa que retomó la discusión presencial después del paréntisis obligado por el coronavirus.

«Made in Suiza»

En dicho foro realizado en Ginebra, el secretario de Relaciones Internacionales de la CGT, Gerardo Martínez (Uocra), pronunció una encendida defensa de Moroni y del Gobierno.

De fuerte vínculo con Alberto Fernández el ministro de Trabajo arrancó su gestión con un almuerzo a pocas horas del final de 2019, nada más ni nada menos que en el Sindicato de Camioneros con Hugo y Pablo Moyano como anfitriones.

En mensura sindical, el hecho de que un funcionario visite un gremio hace al poderío de dichas organizaciones. Un lazo que tampoco evitó que en ocasión de un conflicto en Walmart el actual triunviro de la CGT le disparase munición gruesa.

Para estas horas y más allá de la confirmación para su continuidad, es que Moroni no ocultó cierto hartazgo ante su círculo de confianza por el destrato periódico que se incrementa con los cambios de gabinete en los tiempos de furia del oficialismo.

Por Luis Autalan

Fuente
BAENegocios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.