Las claves del Dólar Soja implementado por el Banco Central

La autoridad monetaria dispuso incentivos financieros y cambiarios para que los empresarios sojeros, que mantienen hasta 18.000 millones de dólares amontonados en silobolsas, liquiden buena parte de esas divisas antes del 31 de agosto. Qué les ofrece, por qué lo hace y cuál es el sentido de esa fecha.

El Banco Central anunció este miércoles la implementación de un régimen para que productores agropecuarios aceleren la venta de la cosecha de soja. El 70 por ciento de lo que se venda podrá ser aplicado a un depósito a la vista en pesos ajustado por la evolución del dólar (o sea un dólar link) y el 30 por ciento restante podrá utilizarse para la compra de dólares con una cotización equivalente al tipo de cambio oficial más el impuesto País y el adelanto de ganancias (unos 240 pesos al valor de hoy). El régimen estará disponible para la venta de soja hasta el 31 de agosto. El objetivo apuntado con la medida son los hasta 18.000 millones de dólares en soja guardados en silobolsas sin liquidar.

Esta medida, que hace unos días fue desmentida, tuvo algunos ajustes respecto a la idea original. En la Casa Rosada evaluaron que esta iniciativa era mejor que la de bajar retenciones o desdoblar el tipo de cambio, opciones que estuvieron en la mesa de debate en el equipo económico.

En el Gobierno consideran que existen 40 mil productores que tienen la soja retenida, o sea es un universo muy atomizado. Lo que está concentrado es el complejo agroexportador. Con varios de estos actores, funcionarios clave del área económica estuvieron conversando acerca de las variantes de seducción para la liquidación de divisas, alcanzando un acuerdo en el esquema presentado por el Banco Central.

En qué se benefician los productores

Los beneficios ofrecidos al complejo agropecuario están en línea con los que reciben otros sectores estratégicos como las industrias manufactureras, la energética y el sector del conocimiento cuando incrementan sus exportaciones. “Se permitirá que los productores realicen un depósito a la vista en las entidades financieras con retribución diaria variable en función de la evolución del tipo de cambio A3500, conocido como Dólar Link, por hasta el 70 por ciento del valor de la venta de granos”, detallaron en el Central.

Además, el 30 por ciento restante de las ventas se podrán aplicar a “la formación de activos externos”, o sea a la compra de dólares. Los productores podrán acceder a estas divisas a un precio equivalente al del dólar oficial más es recargo del impuesto País y las retenciones a cuenta que percibe la Afip. A los valores actuales, esa cotización sería de 239,75 pesos. En una venta de 1 millón de pesos, los productores podrían adquirir unos 1300 dólares, mientras hacen un depósito a la vista ajustado por dólar oficial otros 700.000 pesos.

Algunas estimaciones indican que existen entre 13 mil y 18 mil millones de dólares que están acumulados en los campos sin vender. Fuentes del Gobierno calculan también que las toneladas de soja acumuladas están en manos de 40 mil productores, es decir que se encuentra en una situación atomizada. Hubo reuniones con varios de los productores que dieron a entender su visto bueno sobre el régimen de promoción. Es un camino distinto a aplicar un desdoblamiento o bajar retenciones.

Qué gana el Banco Central

La medida busca reconocer el valor en divisas de la soja como un activo y despejar la incertidumbre de una devaluación, la cual se instaló en las últimas semanas de fuerte corrida y especulaciones. La autoridad monetaria apuesta a que esta estrategia permita anticipar el ingreso de divisas el próximo mes, con el objetivo de incrementar la oferta de dólares en el mercado de cambio hasta agosto. A partir de esa fecha disminuyen fuertemente los gastos de divisas para la compra de energía y comienza también la liquidación de cosecha fina.

La medida no sólo apunta a acelerar la venta del stock de soja sino a permitirle a la Afip sumar recaudación a través del impuesto País y de la retención a cuenta de ganancias, considerando que los productores podrán comprar divisas por el equivalente al 30 por ciento de sus ventas.

Protegidos ante una devaluación

En el régimen de promoción del Banco Central se indica que los productores podrán usar el 70 por ciento restante de las ventas para colocar depósitos ajustados por tipo de cambio oficial con liquidez inmediata. Es decir, una herramienta que les ofrece protección ante un escenario de devaluación.

Actualmente el complejo agropecuario podía realizar un depósito a plazo fijo ajustado por tipo de cambio oficial, pero perdía la liquidez de esos fondos. En cambio ahora con la nueva medida el depósito es a la vista, y todos los días paga un ajuste en función del movimiento del dólar mayorista. Esto permite no asumir los riesgos de mantener la cosecha en los cambios y poder aprovechar oportunidades de negocios por la disponibilidad inmediata de los fondos.

En la autoridad monetaria consideran que la estructura de este nuevo régimen para acelerar la venta de la cosecha contempla prácticas comerciales y de ahorro tradicionales de la actividad agropecuaria.

Otro incentivo implícito

La medida no lo menciona, pero el 30 por ciento de los fondos destinados a las compras de dólares a 239 pesos, luego podrían revenderse a precios de casi 330 pesos a los que cotiza el mep y el contado con liquidación. Sería otro incentivo para que los productores aprovechen el régimen de promoción.

Los dólares de la cosecha de soja son claves para incrementar la oferta en el mercado de cambio en las próximas semanas. Agosto es el último mes en que la demanda de divisas para energía se mantiene elevada y provoca un desequilibrio a nivel de las cuentas externas. Si bien en las últimas jornadas se había especulado con la posibilidad de un cambio en el esquema de retenciones o de la aplicación de un tipo de cambio diferencial para la liquidación del campo, finalmente la decisión implementada fue en otra dirección.

En lugar de incrementar el tipo de cambio al que se exporta la cosecha (que actualmente es el mayorista), lo cual podía hacerse indirectamente cambiando la estructura impositiva del sector a partir de la baja de retenciones y tendría impacto sobre los precios del mercado interno, se le ofreció al sector la posibilidad de tener nuevos instrumentos de ahorro en pesos (que ofrecen cobertura a una devaluación al mismo tiempo que brindan liquidez inmediata) y tener un acceso al mercado de cambios por el 30 por el 30 por ciento de las ventas (a un tipo de cambio que está por encima del mayorista pero debajo del financiero).

 

Fuente
Pagina12

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.