En junio, el consumidor pagó 3,7 veces más de lo que cobró el productor por los agroalimentos

Según el Índice de Precios en Origen y Destino (IPOD) de CAME. En promedio, la participación del productor en el precio final de venta fue del 25%

En junio, los precios de los productos agropecuarios se incrementaron 3,7 veces desde que salieron del campo hasta que llegaron a las góndolas, es decir, los consumidores pagaron $3,7 por cada $1 que recibieron los productores. 

En promedio, la participación del productor en el precio final de venta fue del 25%, es decir, de solo una cuarta parte del precio de góndola.

Así se desprende del Índice de Precios en Origen y Destino (IPOD) que elabora la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), cuya canasta está compuesta de 24 agroalimentos -19 frutas y hortalizas y 5 productos y subproductos ganaderos-.

Los productores de huevos obtuvieron la mayor participación, mientras que la más baja ocurrió en la naranja.

La brecha en los productos frutihortícolas y en los ganaderos

Los precios de las frutas y hortalizas que integran la canasta IPOD se multiplicaron por 6,79 veces en junio, por lo que el consumidor pagó $6,79 por cada $1 que recibió el productor frutihortícola.

Mientras que por los productos ganaderos que componen la canasta IPOD, el consumidor abonó 2,67 veces más de lo que recibió el productor.

Entre los 5 productos que presentaron mayor diferencia entre los precios de origen y destino, se encuentran los cítricos: naranja (15,83 veces), limón (14,48) y mandarina (10,86). También tuvieron altas brechas el zapallito (10,87) y la manzana roja (8,49).

Según el informe, en el caso de los cítricos, los productores explicaron la diferencia de precios campo-góndola «por la sobreproducción en Entre Ríos, volcada al mercado interno» y al «contexto inflacionario», que también influyó en productos como el zapallito y la manzana.

«Los productores consultados coincidieron en la falta de precios de referencia, provocada tanto por la escasez de gasoil como por la inestabilidad del precio del dólar, que impacta en el precio de los principales insumos que utiliza la producción agropecuaria», agrega el reporte.

Por su parte, entre los productos que presentaron menor diferencia entre el precio que recibió el productor y el que pagó el consumidor, se encuentran 3 productos de origen animal y 2 frutihortícolas.

Según CAME, esto se debió a diversos factores. «Mientras los huevos (1,84 veces) y el pollo (2,47), por lo general, tienen sistemas de producción integrados, lo que significa que todos los actores de sus respectivas cadenas de valor son parte del riesgo del negocio; el comportamiento de la leche (2,91) se explica tanto por el programa Precios Cuidados como por un mejor precio internacional, que permite a las usinas lácteas derramar al productor», explican.

En el caso de la frutilla (1,87), en este momento fuera de estación, explican que «es una fruta que todos necesitan tener en góndola, por lo que el verdulero y/o el hipermercado resignan rentabilidad frente a un alto valor final de venta, achicándose así la diferencia entre el precio que recibió el productor y el que pagó el consumidor».

«En relación con la berenjena (2,93), los productores bonaerenses indicaron que no hay suficiente producción para cubrir la demanda, por lo que el precio de origen se negocia más alto, disminuyendo la brecha IPOD», culminaron.

Fuente
Pagina12

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.