Cristina le pidió a Alberto Fernández “no permitir” el cierre de Dow Chemical

Si bien la empresa estadounidense ratifica su decisión de cerrar la planta de Santa Fe, única en el país en la producción de un insumo clave, desde el Gobierno anticiparon que intentarán "agotar" todas las instancias para que la casa matriz "revea" la decisión.

La vicepresidente Cristina Kirchner le pidió a Alberto Fernández “no permitir” el cierre de la multinacional Dow Chemical, porque implicará un “drenaje” de divisas el tener que pasar a importar lo que la empresa a produce. Así lo manifestó en su discurso en el cierre de campaña del Frente de Todos.

Si bien la empresa estadounidense ratifica su decisión de cerrar la planta de Santa Fe, única en el país en la producción de un insumo clave, desde el Gobierno anticiparon que intentarán “agotar” todas las instancias para que la casa matriz “revea” la decisión. “Hay que ser tercos, como dijo Cristina”, aseguraron.

“Cada dólar que tengamos que pagarle al FMI va a ser un dólar menos para pagar importaciones para que las pymes produzcan. Nuestras fábricas y empresarios necesitan dólares para comprar insumos. Por eso, Alberto, no tenemos que permitir que Dow Chemical en San Lorenzo, provincia de Santa Fe, cierre esa fábrica tan importante que produce insumos plásticos difundidos para toda la industria”, aseguró Cristina Kirchner en un tramo de su discurso, en el escenario de Tecnópolis.

La vicepresidente se refería a la decisión de la estadounidense Dow Chemical, que a principios de agosto anunció el cierre de una de sus dos plantas que tiene en el país. Se trata del Complejo Puerto General San Martín, ubicado en San Lorenzo, provincia de Santa Fe, con 109 empleados. Si bien no es la planta más grande de Dow en Argentina, dado que la operación más importante se encuentra en Bahía Blanca, con 800 empleados, la fábrica santafesina es la única en todo el país en producir un insumo clave para la industria.

En la planta de San Lorenzo se produce poliuretano, que se utiliza para la cadena de producción en línea blanca, electrodomésticos y colchones, tres rubros con producción local y demanda creciente. Con este cierre, previsto para mayo de 2022, la multinacional buscará seguir abasteciendo al mercado local, pero a través de importaciones desde sus plantas en Brasil. El cierre, explican desde la empresa, no tiene nada que ver con la coyuntura argentina, sino con una “reestructuración” global, en donde el año pasado se decidió cerrar también plantas en Australia, Estados Unidos y China.

Consecuencias

La referencia de Cristina Kirchner toma relevancia por tratarse de la única empresa mencionada en su discurso y al manifestar un pedido directo al presidente. “Es una firma muy importante, es cierto que han decidido relocalizar como parte de una decisión global, pero bueno, después de esa manera van a vendernos los fenoles para los polímeros desde Brasil”, detalló. “No. Esto es quitarle autonomía a nuestro proceso industrial, y drenaje de divisas que necesitamos para seguir produciendo”, enfatizó.

Según pudo saber este diario, Dow Chemical ratifica la decisión del cierre, mientras define qué hace con los más de 100 empleados, que están en conciliación obligatoria tras semanas de huelga. De todos modos, desde el Gobierno continuarán intentando que la casa matriz estadounidense “revea” su decisión. El primer vínculo con la empresa lo hicieron funcionarios de la provincia de Santa Fe, pero luego intercedieron directamente Matías Kulfas, ministro de Desarrollo Productivo, y Ariel Schale, secretario de Industria.

El “plan A” del Gobierno es que la multinacional revea la decisión y siga funcionando. El “plan B”, es buscar algún esquema de asociación con alguna empresa de capitales nacionales, o directamente que la vendan. “Hay muchos interesados en poder comprar”, aseguró una fuente oficial. Desde la empresa no quieren ninguna de las dos opciones.

El ministro de Producción de Santa Fe, Daniel Costamagna, aseguró a Ámbito que las decisiones en multinacionales son “difíciles de rever, pero no imposibles”. “Nos parece un absurdo que pasen a importar lo que producen acá, es contradictorio teniendo un mercado tan cautivo, no queremos caer en un esquema de importación, y nos preocupa mucho porque es un insumo insustituible”, aseguró Costamagna. Ante la consulta de si tendrán una actitud “terca”, como pidió Cristina Kirchner, el funcionario contestó: “Así es, vamos a ir hasta las últimas instancias”.

Fuente
ambito financiero

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *