El día después del festejo de la Industria

Funes de Rioja, jefe de la UIA, dijo que los números cuentan la herencia de Macri. Los cálculos del Gobierno y un modelo en el que ganan todos y Techint rompe marcas.

El día después de las velitas industriales redundó en lecturas y definiciones que explican no sólo el discurso de aceptación y sinceramiento del titular de la Unión Industrial Argentina (UIA), Daniel Funes de Rioja, sino además la presencia en la foto de algunos pesos pesados de las fábricas. Dos ejemplos hablan del clima: entre empresarios, se comentó con ahínco que Techint, la firma de Paolo Rocca -presente en primera fila del acto del Día de la Industria- tiene volúmenes de actividad que impactan, por encima incluso de un crecimiento que ya todos admiten como homogéneo. En el Gobierno confirman, además, que la mejora general de la industria este año estará bastante por encima del alza del PBI.

“No me molesta nada de lo que dijo. ¿Quieren que hable de la herencia? El 2018 y 19 está claro, los números cantan. Pero admitamos también que desde el 2011 hay un estancamiento en empleo y exportaciones”, dijo Funes sobre el discurso duro en datos y conceptos que disparó el secretario de Industria, Ariel Schale en la celebración del jueves en José C. Paz.

En las llamadas posteriores al evento que intercambiaron los industriales a modo evaluatorio, el giro elogioso a las políticas actuales que esgrimió Funes, se leyó así: “no nos iban a atender más en el Gobierno, y en este contexto eso es un pecado”, apuntó con picardía un industrial del interior. Ante esa idea, Funes asegura que no cambió en su mirada.

-En el Gobierno había enojo porque, en su debut en UIA, hizo un diagnóstico sin críticas a Cambiemos y no destacó la asistencia a empresas en pandemia.

Funes- Yo asumí en mayo, plena segunda ola, ahí se frenó el crecimiento y cayeron bastantes sectores, hoy es distinto. En mayo nos pegamos un susto. Hoy es más homogéneo el crecimiento, pero quedan algunos sectores sin crecer.

Más allá de la gambeta del ceo, en el Gobierno dieron por cerrado el conflicto, que ya está escuálido de disputas. “Se ve que hay algunas tapas de diarios que se escribieron antes del discurso de Funes y el de Ariel”, disparó un alto funcionario que está en los avatares empresarios y que conoce de primera mano las recorridas recientes del presidente de la UIA por la Casa Rosada y varios ministerios. Además de la reunión que mantuvo la noche del miércoles con el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, en la sede de la cartera.

Funes le dió una vuelta más al tema apuntando al tratamiento mediático de la noticia de las tensiones. “Si bien sería ilógico que me diera lo mismo que no vengan el Presidente Alberto Fernández y Kulfas, ni Schale ni Paula (Español, secretaria de Comercio) son funcionarios de segunda. A alguno se le va la mano con la pluma”, expresó.

El crecimiento, con el 13 en la espalda

“Vamos a estar rondando un crecimiento interanual de la actividad industrial del 13 por ciento contra el 2020 y del 5 por ciento contra el 2019“, adelantó Schale a este diario. Esa suba anual está bastante por encima de la caída del 10 en el año 2020, y explica además por qué el Gobierno observa que el PBI total puede tener una mejora por encima del 8 por ciento este año.

“Recuperamos lo que perdimos. Cuando decíamos que el crecimiento era heterogéneo, estábamos hablando del entorno macro general, con actividades afectadas por el ASPO. Hoy, de 24 sectores, 20 generan empleo”, completó el funcionario. Especificó además que “hoy tenemos una relación firme con la UIA, y más firme aún con las cámaras que la integran, donde tenemos mesas de acuerdo sectorial con cada una de ellas”, valorando el juego oficial de atomizar el nexo con los empresarios. Por último, precisó que “este no es ni por asomo un gobierno anti empresa. El capitalismo en argentina es el peronismo, es la fuerza que tracciona el consumo y el financiamiento, que son los dos pilares del sistema capitalista”.

Techint gana y disputa el poder

Es un respaldo de un gran industrial a esta conducción de la entidad -dice Funes sobre la visita de Rocca a la UIA-, acá Usted tiene gente que piensa de una u otra forma políticamente, pero trabajamos todos juntos”. Una parte de verlo al jefe de Techint en primera fila fue esa; la otra, los números récord de su holding.

Los números habituales de la empresa Ternium, de laminados de acero, son una venta al mercado interno de unas 140 mil toneladas, pero la perfomance de las industrias de autos, línea blanca y maquinaria agrícola, le dispararon los envíos. En diciembre del 2020, ya despachó apenas arriba de 199 mil TN, y de allí en adelante llegó a vender por encima de las 200 mil. 202 mil en enero del 2021, con 4430 de exportaciones; 187 mil en febrero, con 18.690 de exportaciones; 205 mil en marzo con 7300 de exportaciones; 206 mil en abril, con casi 25 mil de exportaciones; casi 199 mil en mayo, con 6000 TN exportadas; cerca de 201 mil TN en junio, habiendo exportado casi 16 mil; 200.600 en julio, con exportaciones por 17.826; y 190.400 TN en agosto, con 37.557 exportado.

Esta situación no sólo ocurre por más demanda, sino por la política de administración de importaciones, que favorece a pymes y también a Techint. “Lo que Paolo disputa es poder, más allá de los resultados”, concluyen sus pares. Dando cuenta de que seguirá jugando fuerte en diferentes frentes.

Fuente. Leandro Renou para Pagina12

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *