La Cámara de Comercio se diferenció de la UIA sobre la vuelta al trabajo presencial de quienes se vacunaron

"Cuestiones como prohibir u obligar son tema de un intenso debate en la institución", sostuvo Mario Grinman, titular de la CAC.

El presidente de la Cámara Argentina de Comercio (CAC), Mario Grinman, consideró este miércoles que es el Estado quien tiene que regular sobre la vacunación y la vuelta al trabajo, y no las empresas, como propuso la Unión Industrial Argentina (UIA).

De este modo, el empresario salió a diferenciarse del titular de la central fabril, Daniel Funes de Rioja, quien llamó a las empresas industriales a impedir el ingreso de los empleados que rechacen vacunarse.

Según Grinman, la Cámara de Comercio “tiene un ADN fundamental, que es la defensa de la libertad por sobre todas las cosas. Libertad, solidaridad y responsabilidad”.

“Por lo tanto, cuestiones como prohibir u obligar son tema de un intenso debate en la institución. En ese marco de la libertad, está el tema de los que se quieren vacunar y aquellos que no quieren”, evaluó el presidente de la CAC, en declaraciones periodísticas.

A su criterio, “quizás la cosa pasa por una cuestión de responsabilidad y solidaridad para los compañeros de trabajo que no se sienten cómodos con alguien que no se quiso vacunar por una cuestión determinada”.

En consecuencia, Grinman consideró que “el que tiene que regular en este marco no es el empresario de manera particular: es el Estado, para eso está, para regular con los organismos de competencia, como el Ministerio de Trabajo, que puede hacer las mejores evaluaciones”.

El debate sobre la vuelta al trabajo presencial se está dando en todo el mundo y, en la Argentina, comenzó a tomar temperatura tras las declaraciones que formuló, el martes, Funes de Rioja, tras una reunión del Comité Ejecutivo de la UIA.

“Quien quiera entrar en un lugar de trabajo colectivo, tiene que tomar las medidas del caso, y eso es vacunarse. Si no quiere, no podrá ingresar al lugar de trabajo”, advirtió el empresario.

Y añadió que si alguien “está en condiciones de volver a trabajar, pero no se ha vacunado, no puede insertarse porque está en riesgo el grupo”.

“El empleador cesa la dispensa porque no se puede insertar en igualdad de trabajo con el resto de los trabajadores que sí fueron vacunados”, explicó Funes de Rioja.

En ese sentido, advirtió: “a nadie se le puede ocurrir que una persona gane un salario sin trabajar”.

Fuente: Noticias Argentinas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *