Precios y salarios: el Gobierno se enfoca en que los sueldos le ganen a la inflación

El Gobierno avanza en lo que será un acuerdo de precios y salarios con los sectores de la producción y el trabajo. Luego de que el Gabinete Económico diera el puntapié inicial confirmando este miércoles que se lanzará un pacto para alinear las expectativas de inflación, en el Ejecutivo trabajan con una premisa central: que los salarios le ganen a la inflación en dos o tres puntos. Hoy, de hecho, al gobierno le preocupa sobremanera que haya paritarias que queden por debajo del 29 por ciento escrito en el Presupuesto.

Fue ésa la coincidencia número uno en la reunión de los ministros técnicos que se realizó en el ministerio de Economía. El titular de la cartera, Martín Guzmán, entiende que con ese márgen paritario, puede haber una recomposición de los salarios que cubra un márgen compensatorio de la perdida que tuvieron los sueldos en el año 2020. Un factor que en la mesa chica de Alberto Fernández entienden como “fundamental” para que la economía avance en buenos números en materia de consumo y que además ordene el frente de los precios.

Mientas en la Casa Rosada analizan si habrá o no un acto presidencial con foto con los sectores del trabajo y la producción para coronar el arranque de la iniciativa, hay dos o tres línea de trabajo concretas que se empezarán a desarrollar antes de la formalización del acuerdo de precios y salarios: la primera, que el Gobierno, vía diferentes ministerios, hablará con los dirigentes sindicales para tener, en la previa, un sendero posible y ordenado de los pedidos paritarios. Le apuntan allí desde el Gobierno al rol central que tendrá el ministro de Trabajo, Claudio Moroni.

La segunda, empezar a colar la idea en el establishment sobre la moderación en los aumentos de precios y la necesidad de un esfuerzo conjunto. “Si todos queremos crecimiento, todos tenemos que poner algo”, graficó ante Página I12 uno de los de los funcionarios que se sentó a la mesa del Gabinete Económico. Guzmán ya ha expresado públicamente que es imposible conjugar el pedido empresario de achicar el déficit, pagarles ayuda de pandemia a las empresas y a la vez darles vía libre a los aumentos de precios. Esta será la línea que se explorará en la mesa del acuerdo.

Naturalmente, en el ADN del Gobierno hay una posición mercadointernista que tendrá, de todos modos, la zanahoria para captar el interés de los ceos: garantizarles que la estabilidad de precios y los acuerdos no descuidarán la exportación ni el acceso a insumos importados para la producción.

El ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, lleva en cada reunión con empresarios la premisa de que “los salarios le ganen a la inflación”, punto que adelantó de algún modo la relevancia de los sueldos para el oficialismo, como medio de crecimiento. El acuerdo de precios y salarios irá para la Casa Rosada en paralelo con una gestión más macro, la del Consejo Económico y Social, ordenadora de la paz social. Ya a principios de año, en un encuentro con empresarios, Fernández les avisó que iba a necesitar a todos, incluso a aquellos no vinculados directamente a precios, para un acuerdo global sobre el crecimiento.

En la historia corta, los acuerdos de precios y salarios no han sido una herramienta exitosa en la solución de la inflación, pero si el Gobierno logra ponerlo en terreno positivo, tendrá resultados rápidos en varios frentes. Un breve repaso de perspectivas entre empresarios del sector consumo que hizo este diario, muestra señales positivas.

Los últimos datos del INDEC de gasto en supermercados y shoppings dan crecimientos intermensuales y desaceleración de las caídas interanuales. Si bien comparan contra los peores números de macrismo, no son cifras despreciables en pandemia. El otro dato fuerte es que los bienes durables también vienen en alza.

Las cadenas de electrodomésticos tienen datos de un 2020 mucho mejor del esperado y hasta dudan si en 2021 tendrán el stock para abastecer una mayor demanda. El otro dato importante, según los privados, es que el Ahora 12 con tasa cero y tres meses de gracia, que ya dió algunas señales positivas, dará todavía gestos más auspiciosos en los números del primer trimestre.

Fuente. Leandro Renou para Pagina12

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *