Duelo en el deporte argentino: murió Jorge Cupeiro, una leyenda del automovilismo

Cupeiro nació el 15 de octubre de 1937 en la Ciudad de Buenos Aires y comenzó su carrera a los 18 años corriendo en motos, actividad que continuó hasta los 23 años. Compitió en las cilindradas 50 cm3, 250 cm3 y 350 cm3 en Argentina y en Chile, con motos de distintas marcas, entre ellas NSU, Gilera, Guzzi, Aermacchi y Honda.

Sin embargo, recién se consagró en su carrera cuando comenzó a competir en el automovilismo, junto a su padrino deportivo José Froilán González. Según la historia, Pepe lo vió y le confió un Mecánica Argentina F1 que era un chasis Maserati 4CLT al que le había colocado un Chevrolet 6.

Fue en 1963 que debutó (2º) con ese monoposto, en un circuito formado por una recta con dos retomes de la costanera de Santa Fe. En su evolución del motor utilizado llegó a dar 255 HP en el banco de pruebas y en la segunda carrera gana en el circuito de Esperanza.

Cupeiro saltó a la fama por manejar el Chevrolet Súper Nova que cambió para siempre la historia del TC, un auto importado de Estados Unidos. En 1965 logró nueve victorias y le peleó el título a los por entonces imbatibles Hermanos Emiliozzi (Ford), que lo superaron en la última fecha.

En el plano internacional, integró el Equipo Automundo que en 1966 compitió en la F3 europea. En 1969, además, fue uno de los pilotos que participó de la llamada “Misión Argentina” en las 84 horas de Nürburgring (Alemania). Participó a bordo del Torino 380W TC N°2, compartiendo butaca con Gastón Perkins y Eduardo Rodríguez Canedo. Lideró gran parte de la competencia, debiendo abandonar debido a un fuera de pista.

En el automovilismo local, corrió en las categorías Turismo estándar, Anexo J, Turismo mejorado, Mecánica Argentina F1 y Sport prototipos. Condujo entre otras, las marcas Alfa Romeo, Porche, Jaguar, Torino, Chevrolet, y Maserati.

Fuente. Pagina12

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *