Monotributo: Beneficios para readecuarse después de la pandemia

A propuesta de la AFIP, el poder ejecutivo envió un proyecto de ley al Congreso Nacional por el cual intenta contemplar la situación de más de diez mil monotributistas que se encuentran en situación irregular en su categorización. El proyecto contempla modificaciones al régimen de traspaso al régimen general para pequeños contribuyentes que, en la pospandemia, tengan una recuperación que los proyecte a niveles de ingresos superiores al tope máximo del régimen simplificado. En términos de una alta fuente del organismo de fiscalización, “se intenta generar un sistema que no signifique un salto al vacío por parte de los monotributistas que deben pasar al régimen general, pensando en una etapa de recuperación y de crecimiento económico”.

En el transcurso de la pandemia, la AFIP resolvió la suspensión de la baja de oficio del régimen por falta de pago de sus obligaciones, y fue renovando permanentemente dicha suspensión. También dejó sin efecto la aplicación de otras condiciones que igualmente generan la baja de oficio del régimen, como es el caso para los contribuyentes cuya suma de ingresos brutos (facturación) exceda el máximo establecido por la categoría máxima disponible.

El proyecto enviado al Congreso, que se espera que sea tratado en las sesiones extraordinarias de este mes y el próximo, establece las condiciones bajo las cuales los monotributistas podrán volver a una situación normal sin que las irregularidades de los meses anteriores le generen obligaciones imposibles de cumplir.

La iniciativa enviada al poder legislativo también contempla la actualización para las escalas y montos del monotributo correspondientes al período 2021 que comenzarán a regir cuando se aprueben. Dichos valores, según se anticipó, reflejarán el mismo aumento que correspondiera durante el año 2020 a las jubilaciones mínimas, esto es que se ajustarían en algo más del 35 por ciento.

En su mensaje al Congreso, la titular de la AFIP, Mercedes Marcó del Pont, señala que el proyecto “beneficia a todos los monotributistas porque establece un régimen permanente que hace menos gravoso pasar al régimen general y también es una ganancia para el Estado, ya que dispondrá de mucha más información, (ya que) habrá mayor control por oposición”.

El proyecto de ley también contempla beneficios para quienes deban pasar al regimen general por haber excedido en su facturación del año 2020 los límites máximos de la categoría de monotributista en más del 25% pero no más del 50%, y las que resulten excluidas durante 2021 y pasen al régimen general. Además, a pártir de 2022 se establece un “puente permanente” de beneficios aplicable a personas excluidas del monotributo y quienes realicen la renuncia voluntaria a dicho régimen especial para pasar al régimen general.

En todos los casos, los beneficios consisten en créditos fiscales adicionales de IVA y deducciones adicionales en Ganancias.

Monotributistas con exceso de facturación

El proyecto contempla, en lo inmediato, un beneficio y una forma de adecuación para monotributistas que hubieran excedido el tope máximo de facturación de la categoría más alta. Deberían haber pasado al régimen general, pero haciendo uso del beneficio de que estuviera suspendida la exclusión automática del régimen simplificado (vigente desde octubre de 2019), no lo hicieron. El nuevo esquema contempla los siguientes casos:

“Si el contribuyente se excedió en la facturación en hasta un 25% (inclusive), tiene la opción de quedarse en el monotributo, pagando un monto adicional y pasando a la categoría correspondiente”

“Si durante el período el contribuyente se pasó en forma voluntaria al régimen general y obtuvo desde entonces ingresos superiores de hasta un 25% más que el tope de la categoría máxima del régimen simplificado, puede volver a ser monotributista”

“Si el contribuyente se excedió en la facturación más de un 25% y en forma voluntaria eligió pasar al Régimen General tendrá un crédito fiscal en materia de IVA (reducción del saldo deudor en el IVA del 50% en el año posterior al pase de régimen, del 30% el siguiente y del 10% el tercero).

Ejemplos:

Un monotributista que presta servicios y está registrado en la categoría H que durante 2020 facturó un 20% más que el tope máximo en la actualidad quedaría excluido y pasaría al Régimen General. Si eso sucediera la persona debería pagar entre IVA y Ganancias una suma superior a los $942.100 anuales. Las modificaciones propuestas le permitirán mantenerse en régimen simplificado si paga un monto adicional cercano a los $34.800 anuales. El proyecto de ley representará un “ahorro” de unos $907.000.

Un monotributista que presta servicios y está registrado en la categoría H que durante 2020 facturó un 40% más que el tope máximo en la actualidad quedaría excluido y pasaría al Régimen General y debería pagar entre IVA y Ganancias una suma cercana a los $1.136.000 anuales. Las modificaciones propuestas le permitirán que la transición sea más armónica ya que podrá computar parte de sus gastos a cuenta de IVA y Ganancias de manera que terminaría abonando $649.900. El proyecto de ley representará un “ahorro” de unos $487.000.

Fuente. Pagina12

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *