ECONOMIA

El Central flexibilizó el acceso a dólares para que las empresas paguen sus deudas

Lo había limitado hace menos de un mes, cuando anunció el supercepo y llamó a las compañías a reestructurar sus pasivos. Ante la sangría de reservas, bloqueó el acceso a créditos al 24% a importadores de bienes finales para disminuir la demanda de divisas. Los plazos fijos siguen en 33%

El paquete de medidas anunciado anoche incluyó, además, una nueva suba de la tasa de pases. En este caso fue de 3 puntos y alcanzó el 27%. El jueves pasado ya la había elevado cinco puntos desde el 19%. En simultáneo, el BCRA redujo en 1 punto la tasa de las Leliq al 37%.

Estos movimientos no tienen como fin elevar el interés que ofrecen los bancos por los plazos fijos en pesos, algo que pedían muchos analistas como forma de incentivar el ahorro en moneda local y desactivar parte de la demanda de divisas para atesoramiento. El piso de tasa para las colocaciones a 30 días de plazo se mantuvo en 33% ya que la autoridad monetaria considera que implica un rendimiento positivo respecto de la inflación. El objetivo: bajar el costo de absorción a través de los pasivos remunerados de parte de la emisión monetaria con la que financia al Tesoro.

“La suba de tasa de pases y la reducción en la tenencia de Leliq y el alineamiento de su tasa con los instrumentos del Tesoro permitirá gradualmente ir reduciendo el costo cuasifiscal de la esterilización a la vez que aumenta su efectividad para influir en las tasas de corto plazo de la economía”, fundamentó el Central.

En cuanto a las deudas privadas en dólares, la entidad que preside Miguel Pesce introdujo una flexibilización. Un guiño al mercado apremiado por la sangría de reservas. Mediante la Comunicación A 7106, había forzado a reestructurar a las empresas con vencimientos mensuales superiores a USD1 millón al plantear que las firmas podrían acceder al dólar oficial para hacerse sólo del 40% de las divisas necesarias para cancelar pagos de capital.

La medida fue repudiada por el mercado y las empresas habían mostrado dificultades para adaptarse a esa pauta. El caso testigo fue el Banco Hipotecario, que en su segunda oferta de canje propuso pagar en efectivo el 42% de su compromiso (por encima del límite fijado por el Central) y sólo consiguió una adhesión del 46% de sus acreedores.

Ahora la entidad se retrotrajo y permitió que las empresas accedan al mercado de cambios con una antelación de hasta 30 días corridos a la fecha de vencimiento para cancelar capital e intereses de deudas financieras. “También podrán acceder al mercado de cambios con anterioridad a la fecha de vencimiento, cuando la precancelación se concreta en el marco de un proceso de canje de títulos de deuda”, agregó en un comunicado.

Además, en otro movimiento para intentar descomprimir uno de los pocos grifos que quedan abiertos para acceder al dólar oficial, el BCRA decidió que los importadores de bienes finales y los sectores excluidos de los beneficios del ATP no podrán acceder a la línea de financiamiento MiPyME de 24%, lanzada para paliar la coronacrisis.

Esto busca acotar una maniobra bastante extendida ante la creciente expectativa de devaluación, que le costó al Central la ida de cuantiosas divisas. Es decir, reducir la demanda de dólares para adelanto de importaciones con pesos conseguidos con líneas de créditos a tasas subsidiadas.

Es que ni el anuncio del supercepo a mediados de septiembre ni la batería de medidas de la semana pasada lograron por ahora frenar las presiones devaluatorias ni el drenaje de reservas. Tras el respiro del miércoles, este jueves las tenencias internacionales brutas perdieron otros USD40 millones y quedaron en USD41.092 millones. En lo que va de octubre cayeron USD289 millones.

Con respecto al ATP, los sectores críticos que aún son beneficiarios del programa son: turismo; gastronomía; transporte de larga distancia; recreación, cultura y deporte; jardines maternales; salud; y peluquerías. Ellos seguirán alcanzado por los créditos al 24%. Los sectores elegibles pero no críticos, que se evalúan caso por caso, son: industria; construcción; comercio; transporte; servicios administrativos, profesionales y empresariales; minería no metalífera.

Así, el Central también reduce el subsidio a sectores que se considera que recuperaron un dinamismo en su actividad y ya no necesitan financiarse a esas tasas.

Fuente. BAENegocios

Sin comentarios en “El Central flexibilizó el acceso a dólares para que las empresas paguen sus deudas”

Deja tu comentario