ECONOMIA

Los fondos buitre ya consideran una salida negociada al conflicto judicial

La American Task Force Argentina (ATFA), que había dicho que el consorcio de naciones acreedoras perdería su credibilidad si acordaba con el gobierno, cambió de opinión y ofreció negociar. El gobierno apuesta a un fallo favorable.

El acuerdo con el Club de París generó un escenario inesperado para los holdouts que enfrentan a la Argentina en los tribunales estadounidenses. Ante el éxito del gobierno nacional en las negociaciones que llevó a cabo el miércoles, la American Task Force Argentina (ATFA) tuvo que dar un paso atrás y puso sobre la mesa su voluntad de negociar una salida extrajudicial al conflicto.

“El camino definitivo hacia la normalización también debe incluir la negociación de las deudas argentinas de larga data con sus acreedores privados”, dijo Nancy Soderberg, una de las autoridades de la American Task Force Argentina (ATFA), que días atrás había dicho que si el Club cerraba con el país sin el Fondo Monetario de por medio y permitiendo pagos espaciados iba a poner en riesgo su credibilidad.

“Comprometer a los acreedores privados es el próximo paso necesario para destrabar las barreras que aún tiene el gobierno argentino para acceder a los mercados de capitales extranjeros. Dar este paso generará beneficios enormes e inmediatos para el pueblo argentino”, agregó Soderberg.

En la misma línea se expresó Robert Shapiro al comentar que urgía al gobierno a “continuar en esta vía de negociación, normalización y acuerdo”, asegurando que “los intengrantes de ATFA están preparados y dispuestos a concluir un acuerdo justo y razonable”. Un discurso muy diferente al de hace unos días, cuando el mismo Shapiro le pidió al Club de París que no cierre con Argentina porque su gobierno “mintió regularmente y despeció las normas y las reglas internacionales”.

El ministro de Economía, Axel Kicillof, confirmó ayer que la posición argentina frente a un hipotético fallo negativo por parte de la justicia norteamericana es la que se planteó en el último escrito que elevó el país. En ese documento, redactado por el especialista Paul Clement y el estudio Cleary Gottlieb Steen & Hamilton, se asegura que el país acatará cualquier tipo de fallo aunque a la vez se advierte que uno en línea con la pretención de los holdouts violaría la Ley de Inmunidad Soberana y generaría un nuevo default.

A la hora de opinar sobre cómo puede influir el acuerdo con el Club de París en la decisión del máximo tribunal, Kicillof aseguró que nadie podía saber realmente cómo iba a impactar, pero subyaró que la negociación mostró que los buitres mienten al decir que la Argentina es un país “no pagador serial”.

La pregunta quedará abierta hasta que se exprese el máximo tribunal estadounidense, cuestión que puede llegar el próximo 12 de junio. Los supremos deberán tomar el caso, rechazarlo, pedir la opinión del procurador general del gobierno de Barack Obama o patear su decisión para octubre. Recién en 2015 la Argentina tendría la posibilidad de negociar un acuerdo con los holdouts con mejores condiciones que las que se ofrecieron en los canjes (sobre todo con respecto a las quitas) sin generar un efecto dominó de nuevos juicios.

Según lo calculado en el último documento que elevó la Argentina el default vendría de la mano de exigencias por U$S 15 mil millones de dólares extras si la Corte Suprema eligiera darle la razón a los fallos favorable a los holdouts de los tribunales inferiores.

Fuente: Tiempo Argentino

Sin comentarios en “Los fondos buitre ya consideran una salida negociada al conflicto judicial”

Deja tu comentario