MUNDO

Honduras será el escenario de un comicio clave para toda la región

Xiomara Castro, candidata por LIBRE y esposa del derrocado José Manuel Zelaya, competirá con el oficialista Juan Orlando Hernández. La insólita injerencia de la embajadora de los EE UU.

Honduras será el escenario de un comicio clave para toda la región

El domingo se juega en Honduras una batalla cardinal para el futuro geopolítico de América Latina y el Caribe. La omnipresencia mediática de la embajadora de EE UU en la campaña evidenció la ambición del norte por mantener el país bajo su tutela.

Casi cuatro años y medio después del primer golpe de Estado en la región, buena parte de las fuerzas que conformaron La Resistencia están a un paso del regreso. Xiomara Castro, candidata por el partido Libertad y Refundación (LIBRE) y compañera de José Manuel Zelaya (el presidente destituido y despachado en pijama hacia Costa Rica aquel 28 de junio de 2009), peleará palmo a palmo con el candidato oficialista, en una elección exenta de segunda vuelta.

Su rival –al margen de los otros seis aspirantes– es Juan Orlando Hernández, del gobernante Partido Nacional. Diputado desde 1998 y presidente del Congreso en los últimos cuatro años, Hernández centró su campaña en la “inseguridad”, apadrinando a la recién parida Policía Militar y con la promesa de “un soldado en cada esquina”, en un país que, según Naciones Unidas, tiene la tasa de homicidios más alta del mundo.

Por estos días aseguró que, de ganar, se acercará a EE UU y buscará un acuerdo con el FMI. Precisamente, el rol que jugó Washington fue uno de los condimentos más relevantes de la campaña, sobre todo a través del extremo protagonismo de su embajadora Lisa Kubiske. Algunos ejemplos: el 30 de octubre sugirió a los electores “pensar bien qué candidato creará más empleo y el ambiente en el cual el sector privado sienta confianza para invertir”; el pasado 3 recomendó a los miembros de las mesas electorales “ser responsables y dar a conocer los datos de forma ética”; el 8, en una ceremonia de graduación universitaria, aconsejó: “Conozcan a los candidatos y sus propuestas. ¿Cuáles pueden ser realísticamente implementadas porque han sido bien pensadas, tomando en cuenta cómo pueden ser financiadas?”

Allí, tras insistir en el llamado a la participación (“¡Vayan a votar! El poder del voto es de ustedes”), sinceró el trasfondo de su exhorto: “No sería honesta si no les dijera que lo que sucede en Honduras tiene un impacto directo sobre el bienestar de Estados Unidos.” Y hasta se animó a hacer un anuncio premonitorio: “Debido a lo apretado de las elecciones, es probable que esa misma noche no se obtengan los resultados.” También informó que la Embajada de Estados Unidos pondrá más de 100 observadores.

La preocupación también se reflejó en el discurso del secretario de Estado John Kerry en la OEA: “Tenemos una oportunidad de ayudar a garantizar que esta elección sea transparente, pacífica y justa.” Es que EE UU arriesga una importante trinchera que mantiene desde los ’80, cuando utilizaba el país como plataforma de su campaña antiguerrillera.

Honduras se juega, tan sólo, la posibilidad de recuperar su soberanía. Y lo fundamental: el resultado será clave para la correlación de fuerzas en la región, entre el proyecto que se alimenta bajo la tutela del norte, hoy apodado Alianza del Pacífico, y los procesos que, aun con diferencias, intentan caminar mirando desde el sur.

Por el socialismo democrático

La apuesta al “socialismo democrático”. Bajo esa consigna y con la propuesta de una Asamblea Constituyente que refunde el país, LIBRE buscará romper con 100 años de bipartidismo.

Su plan de gobierno incluye, entre otros ejes, eliminar el modelo neoliberal, recuperar los recursos naturales, la descentralización del Estado y el fin de la militarización con la creación de una Policía Civil Comunitaria. Sobre la integración regional, la candidata Xiomara Castro propone “mantener relaciones con todo el mundo, con respeto y no injerencia, pero sobre todo con países hermanos de Centro y Suramérica”.

El partido Libertad y Refundación es fruto del torbellino de movilización popular germinado tras el golpe de 2009. La respuesta del gobierno de facto primero y de Porfirio Lobo después, fue un derrotero represivo que, se estima, ya se le costó la vida a unos 300 militantes, entre ellos casi 100 campesinos y al menos 28 periodistas.

Xiomara Castro promete retomar el proceso que se cortó de cuajo hace cuatro años y medio y asegura que “por primera vez, una mujer será la presidenta de Honduras”.

Fuente: Tiempo Argentino

Sin comentarios en “Honduras será el escenario de un comicio clave para toda la región”

Deja tu comentario