POLITICA

“Queremos fijar 200 metas de gestión para los próximos dos años”

El flamante jefe de Gabinete adelantó varias de las “instrucciones” que le dio la presidenta para su gestión, que estará marcada por “una agenda dinámica”, con el claro objetivo de “expandir la economía”.

Tenemos una agenda muy intensa con los ministros para fijar 200 metas de gestión para los próximos dos años.” Esa fue una de las definiciones fuertes que Jorge Capitanich, el flamante jefe de Gabinete, dio ayer durante una entrevista con la señal CN23, luego de haber jurado su cargo ante la presidenta Cristina Fernández.

Capitanich reveló parte de las “instrucciones” que le dio la jefa de Estado, donde quedó claro el dinamismo que buscará imprimirle a su tarea como nuevo jefe de ministros. “La presidenta me ha brindado claramente una instrucción que implica cumplir una seria de metas de gobierno para los próximos dos años. Esto supone movilizar recursos en términos de expandir la actividad económica, promover el empleo, aumentar las exportaciones, generar naturalmente un clima de confianza para promover las inversiones tanto públicas como privadas. Ese va a ser el rol más importante que nosotros tengamos de aquí en adelante”, explicó el dos veces gobernador de Chaco.

El propio sucesor de Juan Manuel Abal Medina definió que la misión encargada por Cristina Fernández “va a estar marcada por una agenda dinámica”, donde va a haber “naturalmente” que “cumplir con metas y objetivos”. Y sobre posibles nuevos cambios en el Gabinete, fue claro: “Es un resorte exclusivo de la presidenta.”

Capitanich sostuvo que desde hoy mismo se va a poner en marcha el plan de trabajo. “Tenemos una agenda con los gobernadores de las provincias y vamos a trabajar intensamente con la agenda de competitividad que había iniciado la presidenta de la Nación después del 11 de agosto”, explicó el funcionario en la charla telefónica con CN23, donde se refirió a las “200 metas de gestión para los próximos dos años” que se van a fijar los miembros del Gabinete.

Capitanich aseguró que va a llevar adelante “un sistema de diálogo muy abierto con los medios de comunicación”, lo que implicaría otra de las novedades de su gestión. También por pedido de la presidenta, adelantó que los ministros van a trabajar para “desarrollar un influjo de inversiones para incremento en materia de energía y la disponibilidad de divisas”. El ex gobernador sostuvo que “esto tiene que ver con más exportaciones, un balance comercial en cuenta corriente, un movimiento de divisas producto de una mayor actividad económica y empleo”, con el objetivo puesto en “garantizar la sustentabilidad de este modelo macroeconómico”. En ese sentido, destacó la necesidad de “generar confianza para las inversiones, tanto públicas como privadas, y la competitividad de la economía, más empleo y garantizar la inclusión social”. Para Capitanich, ese es el “gran desafío”, la “mayor utopía” del gobierno, que a su vez implica “continuar con los logros que se han acumulado en estos años”.

El jefe de Gabinete también se refirió a su papel en el Consejo del Partido Justicialista. “El PJ tiene una conducción estratégica en manos de la presidenta y tiene una conformación de carácter orgánico”, explicó el funcionario, para quien “el Consejo Federal del Partido tiene algunas particularidades”. Se refirió a “la perspectiva de la prórroga de los mandatos hasta marzo de 2014”, lo que permitiría “suscribir vía un congreso las nuevas autoridades que regirán la conducción del partido para los próximos dos años”. De todos modos, aclaró “que esto es una cuestión que se resolverá oportunamente”.

Reunión en Olivos y señales de poder ampliado

Jorge Capitanich vivió su primer día en la nueva etapa del gobierno de Cristina Fernández con la misma intensidad que promete imprimirle a su trabajo. El flamante jefe de Gabinete estrenó oficialmente el cargo a las 19, luego de que el escribano presidencial, Natalio Etchegaray, leyera el Decreto 1893/2013 fechado el martes, y una vez que la presidenta le tomara el juramento de cumplir con su deber “por Dios, por la Patria y por los Santos Evangelios”.

Tras la jura como nuevo ministro coordinador, Capitanich acompañó a la jefa de Estado en la recorrida por las galerías del primer piso de la Casa Rosada. El chaqueño no se despegó un minuto de la mandataria. La propia Cristina incluso llegó a señalarlo con el dedo y, con tono distendido, le hizo a su funcionario el gesto de encomendarle una tarea importante. Capitanich hizo algunas declaraciones tras asumir en sus funciones.

En sus dichos quedó claro que el designado jefe de Gabinete pretende hacer valer su nuevo cargo, una responsabilidad que implica el número 3 en el organigrama del Ejecutivo. “Debemos cumplir y hacer cumplir con lo que la Constitución prescribe en su artículo 100, que es que el jefe de Gabinete de Ministros es el jefe de la administración del país”, recordó anoche el propio Capitanich en un breve contacto con periodistas tras la jura en el Salón Blanco.

Capitanich había comenzado su agenda de trabajo desde la mañana, junto a la presidenta, en la quinta de Olivos. Allí se fue encontrando con los funcionarios que iban llegando por tandas a la residencia presidencial. El chaqueño se reunió con la jefa de Estado para repasar los primeros detalles de este relanzamiento político y económico del mandato de CFK.

Aunque Capitanich ya fue jefe de Gabinete durante el gobierno provisional de Eduardo Duhalde, esta vez su desembarco en el ministerio que debe coordinar el funcionamiento del Ejecutivo se produce en un contexto político y personal muy distinto. El propio gobernador de licencia en Chaco nunca desmintió ni tampoco confirmó su deseo de ser precandidato a presidente en 2015. De todas formas, el chaqueño sabe que cualquier pretensión está absolutamente condicionada al resultado de su desempeño al frente de la Jefatura de Gabinete a lo largo, como mínimo, del complejo 2014. Entre los comprovincianos que ayer llegaron hasta la Casa Rosada la designación de Capitanich generó euforia pero también mucho nerviosismo.

La jura del flamante jefe de Gabinete fue seguida por los familiares más cercanos, como sus hermanos Daniel y Héctor Capitanich, sus hijas, y numerosos funcionarios provinciales y militantes del justicialismo chaqueño. En el medio de los invitados de confianza estuvieron el diputado nacional electo Juan Manuel Pedrini; la ex ministra de Desarrollo Social de la provincia, Beatriz Bogado; el representante del Chaco en el directorio de la AFSCA, el periodista Néstor Avalle, que remplazó al propio Capitanich en el organismo que encabeza Martín Sabbatella. También estuvo en la Casa de Gobierno el publicista Ricardo Rutenberg, de la agencia La Fusión, hombre de confianza de Capitanich que suele asesorarlo en temas de marketing político y comunicación. Designado esta semana en la AFSCA, Avalle será uno de los representantes del “Coqui” cada vez que se deba resolver algo sobre la política comunicacional del kirchnerismo.

Anoche, algunos de los colaboradores de Capitanich radicados desde hace años en Buenos Aires, que se desempeñan cotidianamente en la Casa de la Provincia del Chaco de Callao al 300, no tenían ninguna información sobre probables pases al Estado Nacional. Lo que sí está claro es que Capitanich solicitó tener mucha injerencia en el Indec y poder ubicar gente de su confianza en las secretarías estratégicas de la Jefatura: Gestión Pública, Coordinación de Gabinete, Medio Ambiente, Relaciones Parlamentarias, entre otras. Se descuenta, por otro lado, que en la Secretaría de Comunicación Pública habrá más continuidad con los funcionarios ya en funciones.

Fuente: Tiempo Argentino/Imágenes: Télam

Sin comentarios en ““Queremos fijar 200 metas de gestión para los próximos dos años””

Deja tu comentario