POLICIALES

¿Qué pasó en Villa Floresta?

Luego de las actuaciones inciales, el fiscal Cristian Long, relató los primeros momentos vividos en el Penal luego de la pelea que terminara con la muerte de un interno. Los datos salientes dan cuenta de la utilización de armas blancas de fabricación casera como facas, pinches y algún tipo de bisturí, pero ninguna de las encontradas “es compatible con el orificio de entrada que tiene la víctima en el pecho” dijo el funcionario. “Fue una cuestión del momento, nada trascendente o que venga de una pelea anterior o una venganza” adelantó sobre el origen de la gresca.

¿Qué pasó en Villa Floresta?

“Estamos en las primeras actuaciones. Nos apersonamos en la Unidad y estuvimos  hasta las 4 de la mañana recibiendo declaraciones de funcionarios del Servicio Penitenciario e incluso de los internos. Revisamos a los que estaban lesionados uno por uno, con el médico forense, Hernán Lopez, indagando de qué podían provenir esas lesiones” explicó el fiscal Cristian Long a cargo de la causa.

“Las lesiones -precisó-, eran de armas blancas pero de diferentes especies. Algunas armas eran de fabricación casera como “facas”, otras como se dice en la jerga “arpones”, que son palos con pinches en la punta con mucho filo, y algún tipo de bisturí”.

De hecho el funcionario describió: “había un par de internos que tenían lesiones de defensa en los antebrazos y en los hombros, que eran de bisturí”.

En diálogo con el programa “Un Toque” que conduce Alejandro Filippone, el fiscal narró las primeras horas después de la muerte de Carlos Daniel Coronado, quien fue apuñalado en el Pabellón 6 de la Unidad Penal Nº4: “La madrugada fue un momento complicado donde era reciente el fallecimiento del interno, y estaba todo revuelto. Lo que se hizo fue tomar contacto directo con los internos y los lesionados para sacar las primeras medidas”.

Al ser consultado acerca de si ya hay indicios del responsable de la muerte de Coronado, Long detalló: “El Pabellón 6 es un lugar muy grande, y los funcionarios del Servicio Penitenciario vieron el tumulto, las agresiones entre varios internos, entre 16 y 20, y cuando dan la voz de alto, éstos sueltan las armas blancas, las facas, las tiran, se deshacen de ellas. Cuando hablan con los internos, dentro del shock y del momento que se vivió, porque hay varios lesionados con “posta de goma”, se mostraron muy reticentes a colaborar”

En tal sentido ratificó: “Todos manifestaron que se trataron de defender, y que ninguno vio el momento en el que, como se dice en la jerga carcelaria, se produjo el “pinchazo” o cuando le introducen el arma blanca en el corazón” a Coronado.

Con respecto a los motivos que desencadenaron la pelea, el fical dijo: “por lo que yo pude averiguar en el Penal, fue una cuestión del momento, nada trascendente o que venga de una pelea anterior, o una venganza”, confirmó.

En relación a las pericias que se llevaron a cabo en el lugar y sobre los actores, el funcionario remarcó que “como primera medida yo quería entrevistar a los presos lesionados para verle las manos. Cuando uno manipula un elemento filoso o cortante como esos -explicó- generalmente les quedan las manos lesionadas. Pero de las armas de fabricación casera que ví, que dicho sea de paso, llevan muchas horas hombre de fabricación, porque no se hacen de la noche a la mañana, ninguno estaba lesionado en las manos sino que eran heridas de defensa”.

De hecho afirmó: “De las cinco armas que encontramos, ninguna es compatible con el orificio de entrada que tiene la víctima en el pecho”.

En cuanto a los pasos a seguir para el esclarecimiento del hecho y las posibilidades de hallar el arma Long reconoció que “no era oportuno hacer una requisa en un momento de ese tenor donde hay entre 16 y 20 internos peléandose, donde han quedado cuentas pendientes, después de una víctima fatal y donde no todos sabían que estaba muerto”.

“Nosotros dependemos fundamentalmente de los testimonios de las personas que participaron de la pelea y todos sabemos que en la jerga carcelaria, el que delata no es bien visto” concluyó.

 

Sin comentarios en “¿Qué pasó en Villa Floresta?”

Deja tu comentario