POLITICA

Pegó el portazo y dejó un “abrazo radical”

Luego de darse a conocer su pase al massismo, el diputado radical Ricardo Jano hizo su descargo a través de la red social Facebook y entre otras cosas, tal como el título de la nota lo indica, manifiesta que “el fanatismo lo dejo solo para Boca Juniors”. A continuación, la reflexión del ex presidente del bloque de la UCR

Pegó el portazo y dejó un “abrazo radical”

Sobre mi decisión de militar a partir de ahora desde mi condición de radical en el Frente Renovador que encabeza Sergio Massa, he leído y escuchado todo tipo de opiniones, amigos y correligionarios legítimamente doloridos, ofensas de gente que ni siquiera conozco ni me conoce, reacciones algunas comprensibles, otras no, también gente que comparte mi acción y otra que incondicionalmente me apoya. Descarto por obvias razones la idea de responder ofensas personales, nunca hice de la política una cuestión personal y jamás lo haré, solo me manejaré con razonamientos políticos.

He militado toda mi vida en el radicalismo y desde ese espacio he ocupado grandes responsabilidades públicas, siempre sometido a la voluntad popular, es decir mediante el voto de los ciudadanos loberenses o de la provincia de Buenos Aires, y creo haber honrado la confianza que en mi se depositó, y pretendo seguir haciéndolo, sin especulaciones personales, siendo fiel a mis ideas, aunque no sean compartidas o comprendidas por gente que conozco, aprecio y respeto.

Hace mucho tiempo que creo que “lo radical” es decir la esencia de lo que representamos no está contenido dentro de la estructura orgánica partidaria de la U.C.R., es más, las recientes elecciones demuestran a lo largo de la provincia y también en Lobería, que los sectores medios que tradicionalmente representamos se volcaron a otras opciones electorales que expresaron en su mensaje contenidos que nos identifican, que se refieren básicamente a las necesidades acuciantes de una sociedad que necesita que le hablen con claridad de los problemas que los preocupan.

La inseguridad, el narcotráfico, la educación, la salud, la justicia y tantos otros temas que requieren de definiciones y propuestas para resolverlos fueron temas expuestos con mucha claridad por otro espacio político, no por el frente electoral que integramos. Es más, resultaron creíbles en otras voces que mediante la simpleza enunciativa y los resultados de gestión cosecharon voluntades que en otras épocas eran nuestros apoyos.

Cabe entonces preguntarse si es correcto seguir en forma obstinada y hasta arrogante culpando a la gente que no nos entiende? o, por el contrario poner humildemente la mirada sobre nuestra historia reciente y advertir las razones por las cuales el electorado nos abandonó?

Me inclino por lo segundo y en ese punto considero que los vaivenes permanentes de nuestro partido, sumado a una conducción que no respetó trayectorias ni representaciones, nos alejó de la consideración de la ciudadanía.

Hace dos años hicimos un acuerdo con Francisco De Narváez, cabal representante de la derecha y se la quiso presentar como una construcción política valedera y duradera, y dos años después nos definimos como espacio de centroizquierda y regalamos la cabeza de nuestra lista a Margarita Stolbitzer, a quien ninguno de los que hoy me piden la banca recuerdo se la haya pedido cuando rompió el radicalismo, por el contrario se la premia con el primer lugar, postergando y proscribiendo a lo largo y ancho de toda la provincia a hombres y mujeres del radicalismo con indiscutida trayectoria política y partidaria, (ejemplo: Baragiola en Mar del Plata, o Panella en La Plata, por citar los más conocidos), valga esto sólo como un ejemplo de las diferencias entre la prédica radical y la acción que no tiene nada que ver con nuestra historia.

El partido formalmente se ha convertido a nivel provincial en una cáscara vacía que clausura y niega el debate, por lo tanto también la creatividad política, que no define posiciones, ni elabora un mensaje, que simplemente funciona como una escribanía donde se decide quien va o no en una lista, sin siquiera garantizar la posibilidad de la sana competencia.

El resultado no puede ser otro que el que fue, magros 11 puntos más vinculados al esfuerzo local de los radicales que guardan credibilidad en sus pueblos que a la prédica provincial.

Como si este panorama fuera poco nos encaminamos a unas P.A.S.O. para las presidenciales con figuras como Cobos, Solanas, Binner o Carrió, pretendiendo creer que ese conglomerado es el pan radicalismo, que defenderá las ideas de nuestro centenario partido, dicho sea de paso ese es el menú que tendrán los que hoy me tildan de traidor, desafío a encontrar un radical…radical en esa lista, y es ahí en ese punto que creo desde mi humilde análisis político que vamos hacia otra decepción electoral sin que ninguna bandera ideológica lo amerite.

Creo honestamente que estamos atrapados en un paradigma falso, peronismo-antiperonismo, que el kirchnerismo enterró para siempre y que atrasa 30 años, por lo menos desde que Raul Alfonsín en el 83 convocara a todos los argentinos a la unidad nacional, sin distinguir banderas partidarias.

El voto radical se fue… y se fue con Massa, y como casi siempre la gente anticipa a los dirigentes, y se fue tras una propuesta amplia, que pone en agenda los temas que importan, que más allá de su pertenencia partidaria convoca a todos los sectores a una construcción política plural y dialoguista que sobre las bases de las mejores tradiciones partidarias sea capáz de enfrentar los complejos desafíos que vendrán en el futuro.

Desde mi irrenunciable condición de radical creo honradamente en esa propuesta, y además creo que muchos jóvenes radicales encontrarán en esa pluralidad su ámbito de desarrollo político.

Obviamente no son todas flores y algunos de los integrantes del Frente Renovador no son de mi agrado, por decirlo suavemente, pero aún con algunas espinas tengo la profunda convicción que representa el futuro que la Argentina necesita.
Quienes me conocen, y quienes conocen la política seccional saben que no hay especulación en la decisión que adopté, saben que el nuevo mapa del radicalismo de la 5ta sección me garantiza mi futuro político, sin embargo prefiero dar este salto sin red porque creo que es lo mejor para nuestro país y también para nuestras ideas fundacionales de diálogo republicano, de división de poderes y de distribución equitativa del ingreso.

Por eso el título de esta nota, que se hace mas larga de lo deseado, sólo guardo mi costado fanático para el futbol, para BOCA, que no importa como juegue mantendré mi fanatismo, pero la política es una actividad racional por definición, por lo tanto cuando no encuentro posibilidades de desarrollar mis ideas de siempre en el ámbito de siempre, busco donde hacerlo, consciente de que las ideas son mas importantes que las herramientas.
Podrá compartirse o no mi pensamiento….deseo que se comparta, de no ser así sólo pido que se respete.

Prometo que cuando los que me juzgan hoy con tanta dureza quieran compartir el espacio que comienzo a construir seré mas comprensivo y piadoso de lo que son hoy conmigo. Al menos prometo que no voy a prejuzgar con liviandad y que partiré del principio de la buena fe.

Sé que es controvertido, difícil… yo mismo llevo noches sin dormir meditando esta decisión, que siento un profundo desgarro que nunca antes sentí en mi larga trayectoria militante…pero es mi profunda convicción que es el camino que debo tomar en defensa de lo que siempre creí y del futuro de tantos pibes radicales que necesitan un espacio de realización política.

Sólo el tiempo responderá las preguntas que se hacen y que me hago, si me equivocara sencillamente pediré perdón y terminaré mi carrera política, si acertara no será la soberbia ni el resentimiento lo gue mis conductas.

Abracé hace muchos años las ideas radicales, y jamás renunciaré a ellas, seguiré siendo radical hasta mi muerte, muy, pero muy por encima de las decisiones administrativas que se puedan tomar a partir de mis convicciones y como buen radical no rehuiré ningún debate, en cualquier ámbito.

Quiero y respeto al radicalismo y quedo a disposición de mis correligionarios siempre. Pido disculpas por lo extenso de esta reflexión, y los saludo con un ABRAZO RADICAL.

Fuente: La Tecla

Sin comentarios en “Pegó el portazo y dejó un “abrazo radical””

Deja tu comentario