NACIONALES

Se presentó el primer manual de monitoreo de lugares de encierro

El Manual fue sistematizado a partir de la experiencia y las intervenciones que durante 10 años fueron llevadas a cabo desde el Comité Contra la Tortura (CCT) de la CPM, en Cárceles, Institutos de Menores, Neuropsiquiátricos y Comisarías de la Provincia.

Se presentó el primer manual de monitoreo de lugares de encierro

El evento fue coordinado por la directora del Programa de Inspecciones del CCT, Alicia Romero, y contó con la disertaciones del co-presidente de la CPM, Hugo Cañon, el titular de la Procuradoría Nacional contra la Violencia Institucional (Procuvin), Abel Córdoba, el exdirector del Comité Contra la Tortura y actual integrante del Procuvin, Roberto Cipriano García, y la socióloga y directora del Grupo de Estudio sobre Sistema Penal y Derechos Humanos de la UBA, Alcira Daroqui.

Alicia Romero explicó que el Manual de Monitoreo plasma los aprendizajes de 10 años de trabajo realizado en lugares de encierro y pretende ser un instrumento útil para aquellos que aspiren a desarrollar intervenciones en pos de la vigencia de los derechos humanos en la actualidad. Señaló que la primera parte del manual contiene un apartado metodológico y luego se incluyen modelos de planillas para la realización de entrevistas y relevamientos, además de consideraciones analíticas y descriptivas sobre las particularidades de cada lugar de encierro.

“Agradezco a todos los detenidos y familiares de detenidos que nos permitieron incorporar sus relatos al manual. También agradezco a todos los trabajadores que participaron de la elaboración de este trabajo, y especialmente a quien fuera nuestro director, Roberto Cipriano, por habernos marcado un camino para la lucha”, cerró, emocionada, la directora del Programa de Inspecciones, quien también recordó el aporte valioso desarrollado durante años por Dante Leguizamón, un trabajador del CCT que recientemente se trasladó a Paraguay para trabajar en un nuevo organismo de Derechos Humanos.

El co-presidente Hugo Cañón enfatizó que “el origen del CCT tuvo que ver con la certeza de que no se puede fortalecer la democracia sin la erradicación definitiva de las violencias estatales. Al comienzo, los integrantes de la Comisión discutíamos el concepto de ‘sistema de la crueldad’, nombre que le dimos al primer informe del CCT, porque algunos dudábamos de que fuera efectivamente un sistema, una estructura de violencia e impunidad. Sin embargo, rápidamente comprendimos que así funcionaban las agencias policial y penitenciaria y por eso las marcas de la violencia en los cuerpos de las víctimas fueron las que nos alertaron sobre la necesidad de investigar y denunciar ese sistema”.

“Estamos viviendo las continuidades violentas de la última dictadura y los medios masivos de comunicación son actores fundamentales en la construcción de la ‘peligrosidad’ de determinados sectores sociales. El Estado, aún hoy a través de sus fuerzas represivas, está atravesado por el delito y las mafias, y por eso debemos involucrarnos todavía más en el dolor ajeno. Debemos buscar y exigir justicia, no como algo utópico sino como derecho alcanzable”, agregó Cañón.

Abel Córdoba, otro de los expositores, afirmó que existe una dificultad en la búsqueda de construcción de memoria con relación a hechos presentes: “Y ante esa dificultad, un manual de monitoreo como el que hoy se presenta es un aporte fundamental para poder analizar una realidad que es abrumadora, compleja y dinámica. El sistema de la crueldad existe porque sigue estando invisibilizado para gran parte de la sociedad”.

También enfatizó el anclaje en prácticas concretas sobre el que se trabajó el manual; la construcción del relato judicial a partir de la palabra de la víctima; y la importancia de su presentación pública en momentos en que, en ámbitos provinciales y nacionales, se discute legislativamente las formas de intervención sobre las violencias estatales.

“El manual garantiza que no haya un pacto de no agresión con la realidad. Se propone abordar la realidad tal cual es para luego transformarla y también nos ubica frente a lo que está haciendo el poder judicial en torno a la tortura y las violencias en lugares de encierro, que muchas veces aparece como vinculado a las condiciones materiales que permiten la supervivencia de esta realidad carcelaria”, concluyó el titular de Procuvin.

A su turno, Daroqui señaló que “siempre dudo de aquellos ‘expertos’ que escriben sobre la cárcel sin haberla recorrido, como sí lo han hecho los autores de este manual y que conocen el sufrimiento humano. El manual es el resultado de una permanente reflexión crítica sobre la cárcel y lugares de encierro”.

“La cárcel es el máximo símbolo de la desigualdad y la injusticia de nuestra sociedad capitalista. Allí donde haya desigualdad e injusticias, habrá crueldad. Se trata de un sistema que funciona siempre en base a la persecución y juzgamiento de los excluidos, de los que le ‘sobran’ al sistema. Y si bien no podremos, rápidamente, erradicar las injusticias, sí al menos podremos mitigar, disminuir, los niveles de violencia y torturas, así como la impunidad que gozan los torturadores. Este manual ayudará a hacer visible un sistema que todavía permanece invisibilizado”, destacó Daroqui.

Por último, Roberto Cipriano García comenzó agradeciendo la invitación de la CPM, “un lugar que sigo considerando como mi casa, donde viví los años más intensos de mi vida y desde donde siempre hemos intentado arrebatarle personas al encierro”.

“Hoy el carácter sistémico de la tortura ya no se discute, pero lo que debemos comenzar a discutir y lograr es que la tortura y violencia estatal sea considerada como delito de lesa humanidad”, afirmó Cipriano García.

También destacó la indagación multidimensional de la tortura implementada desde el CCT, y el esfuerzo y compromiso de sus trabajadores que, en 10 años, realizaron más de 11.000 habeas corpus e intervenciones judiciales urgentes, así como entrevistas y contactos con más de 17.000 detenidos y detenidas en la provincia de Buenos Aires.

“Desde el origen del Comité, la marcha fue forzada, siempre con más trabajo del que podíamos resolver. Comprendimos que no podíamos, ni debíamos, dejar de trabajar a ese ritmo de marcha forzada ante tanta crueldad e impunidad. Y hoy se está presentando este manual que es el fruto de tantos años de lucha en búsqueda de la verdad y de la justicia, por eso felicito a todos los trabajadores que elaboraron el manual y que, día a día, trabajan por mitigar los padecimientos y recuperar la verdad narrada por las víctimas del encierro”, cerró el exdirector del CCT.

Durante el evento también se proyectó un video realizado por la CPM sobre la Masacre de Magdalena, ocurrida en octubre de 2005 en la unidad penal 28 de esa localidad, por la cual murieron 33 jóvenes detenidos, de los cuales la mayoría tenía prisión preventiva. Con motivo del 8 aniversario de esa masacre, se expusieron los resultados de la inspección a la misma unidad penal realizada, horas antes de la presentación del manual de monitoreo, conjuntamente entre la CPM y Procuvin.

Fuente: Andar

Sin comentarios en “Se presentó el primer manual de monitoreo de lugares de encierro”

Deja tu comentario