MUNDO

Crece el escándalo por el espionaje estadounidense

Francia, Brasil, México y Alemania reclamaron explicaciones al presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y el cese de las intercepciones ilegales.

Crece el escándalo por el espionaje estadounidense

El escándalo por el espionaje de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA, su sigla en inglés) de Estados Unidos crece a pasos agigantados y a los ya conocidos casos de Brasil, Francia y México, esta semana se sumaron Alemania y España, cuyos gobiernos protestaron airadamente ante el presidente estadounidense, Barack Obama.

La canciller alemana, Angela Merkel, llamó a Obama para exigirle que aclare si su país interceptó las comunicaciones de su celular. Según la investigación de Alemania –realizada por los servicios de información y la agencia federal de seguridad– la NSA habría espiado durante años el móvil de la mandataria. De acuerdo con el semanario Der Spiegel, el Ejecutivo de su país tomó “muy en serio” el tema, advirtiendo al presidente de Estados Unidos que tales prácticas son “condenables e inaceptables. Sería un grave abuso de confianza y deben concluir de inmediato”. El periódico sostiene que Obama garantizó que no espía ni espiará a la canciller, pero nada dice del pasado.

El escándalo se desató cuando el ex agente de la NSA, Edward Snowden, filtró la información del espionaje generalizado. En aquel momento, en el mes de julio, Berlín y París convocaron a los embajadores estadounidenses respectivos para pedir explicaciones. Por esta cuestión, la presidente brasileña, Dilma Rousseff, suspendió el viaje que tenía previsto para el miércoles 23 a Washington y denunció ante la Asamblea General de las Naciones Unidas, reunida en Nueva York, lo que consideró “un caso grave de violación de los derechos humanos y de las libertades civiles, de invasión y captura de información confidencial relacionada con actividades empresariales y, sobre todo, de un irrespeto a la soberanía nacional”. Brasil continúa esperando las explicaciones que exigió a Estados Unidos.

En la misma espera se encuentra el gobierno de España, que en agosto pasado pidió explicaciones a partir de que Der Spiegel colocara a ese país como uno de los objetivos del espionaje estadounidense. Pero esta semana demandó respuesta a sus reclamos.

La UE tampoco dio una respuesta contundente frente a las denuncias, pese a que las representaciones europeas en Washington fueron espiadas y que Londres controló los celulares y correos electrónicos de los políticos que asistieron a la reunión del G-20 en 2009.

El martes 22, el presidente francés, François Hollande, pidió públicamente que la cuestión del espionaje a Francia –más de 70 millones de comunicaciones interceptadas en 30 días– y al resto de sus aliados europeos se incluyera en la agenda del Consejo Europeo que se celebra el 24 y 25 de octubre.

Estas intercepciones. identificadas en la NSA bajo el nombre clave de Flatliquid y Whiteamale, se realizaron desde mayo de 2010.

Glenn Greenwald, periodista estadounidense que escribió para el diario francés Le Monde el reporte con la información de Snowden, señaló que “queda mucho por salir, incluidos datos desgranados país por país: de Argentina, Venezuela, Canadá. De todos los países del continente”.

Fuente: Infonews

Sin comentarios en “Crece el escándalo por el espionaje estadounidense”

Deja tu comentario