SALUD

Un millón y medio de argentinos padece la Enfermedad de Chagas

Si bien la mayoría de los casos se presentaba en zonas rurales alertan que ahora el 60% de los infectados vive en grandes urbes como Buenos Aires, el Conurbano, Córdoba y Santa Fe.

Un millón y medio de argentinos padece la Enfermedad de Chagas

“Un millón y medios de argentinos está infectado con la Enfermedad de Chagas, y al menos 300 mil presentan cardiopatías crónicas producidas por esta afección, que cada año mata a alrededor de 5.000 personas en nuestro país” , afirmó el doctor Sergio Auger, director del Consejo Argentino de Enfermedad de Chagas de la Sociedad Argentina de Cardiología (SAC). El anuncio fue hecho durante una de las conferencias del 39° Congreso Argentino de Cardiología y 24° Congreso Interamericano de Cardiología, que se llevó adelante el fin de semana último en Buenos Aires.

La picadura de la vinchuca, un insecto presente en gran parte del continente americano pero con mayor prevalencia en las áreas rurales, constituye la principal vía de contagio del parásito ‘tripanosoma cruzi’: el insecto pica y a la vez deposita al parásito en la piel, lo que hace que la persona al rascarse permita que este ingrese al torrente sanguíneo. Una vez en el interior del organismo puede producir una infección crónica que con el tiempo va afectando el corazón, el cerebro, los intestinos, el esófago y el estómago.

Otras formas de transmitir la enfermedad pueden ser de madre a hijo, por transfusión de sangre infectada (muy poco frecuente con los actuales controles), y por drogadicción endovenosa con jeringa compartida.

La Enfermedad de Chagas es considerada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como una de las 13 enfermedades tropicales más desatendidas del mundo y por la Organización Panamericana de la Salud (OPS) como una enfermedad de la pobreza. Es una de las enfermedades endémicas más difundidas del continente americano, constituyendo un grave problema para las comunidades más afectadas, que son principalmente las más desprotegidas social y económicamente.

En opinión de Auger, “si bien las zonas que históricamente presentaron mayor cantidad de casos son las más rurales de Santiago del Estero, Chaco, Formosa, Norte de Santa Fe, Tucumán y gran parte del Noroeste argentino, hoy la Enfermedad de Chagas se ha urbanizado, y el 60 por ciento de los pacientes que presentan reacciones positivas viven en las grandes urbes como Ciudad de Buenos Aires, Conurbano bonaerense, Córdoba y Santa Fe, entre otras”.

La enfermedad transita una etapa crónica silenciosa denominada ‘sin patología demostrable’, en la cual el paciente no presenta alteraciones ni síntomas durante 30 o 40 años. Aunque el 75% permanece en esta etapa, un 25 por ciento desarrolla la fase crónica, con cardiopatía o patología digestiva demostrable. Los síntomas en esta etapa pueden ser: palpitaciones, fatiga, piernas hinchadas, mareos, pérdida de conocimiento, problemas para tragar y constipación, entre otros.

Sus principales efectos en esta fase crónica son la aparición de arritmias, muchas veces graves, así como la presencia de alteraciones del ritmo cardíaco que pueden llegar a producir muerte súbita. La cardiopatía dilatada, con presencia de insuficiencia cardíaca, es otra de las consecuencias de la enfermedad, generalmente asociada a las arritmias.

“Las expresiones de la Enfermedad de Chagas se localizan en el corazón: como enfermedad del músculo cardíaco, agrandamiento del órgano, insuficiencia cardíaca y arritmias, ya sean rápidas o lentas; también en el aparato digestivo: con agrandamiento del esófago y del colon (megaesófago o megacolon) y en el sistema nervioso, con múltiples manifestaciones” , subrayó el doctor Jorge Lerman, presidente de la Fundación Cardiológica Argentina, e insistió: “las afecciones cardíacas deben tratarse con los medicamentos clásicos para la insuficiencia cardíaca, drogas antiarrítmicas, marcapasos, cardio desfibriladores y hasta mediante el trasplante cardíaco”.

DEFICIT

En opinión del doctor Carlos Barrero, presidente del Comité Científico del 39° Congreso Argentino y 24° Congreso Interamericano de Cardiología, “hay consenso generalizado sobre un serio déficit de conocimiento sobre la Enfermedad de Chagas de los profesionales de la salud (en especial médicos y bioquímicos), tanto en nuestro país como en la región. Este déficit parte desde la etapa de formación del profesional (pregrado) y continúa en el posgrado, como resultado del tiempo insuficiente dedicado al conocimiento y entrenamiento en el diagnóstico y tratamiento de esta entidad”.

“Por ello, insistió Barrero, todas las acciones de difusión y concientización tanto de la población general como de los profesionales involucrados, serán cruciales para optimizar la prevención y tratamiento de este endemia”.

En cuanto a la prevención, la recomendación prioritaria para las zonas rurales es combatir aquellas condiciones que favorecen el alojamiento de la vinchuca, el vector transmisor de la enfermedad. Entre otras podemos citar fumigación periódica, mantener limpios y ordenados los ranchos, sacar los animales domésticos del interior, alejar gallineros y corrales a no menos de 12 metros del hogar, e iniciar planes de reacondicionamiento de aquellas casas precarias con revoques, blanqueadas con cal, o mediante la construcción de casas de material, para crear un ambiente menos propicio para el insecto.

Para las zonas urbanas se aconseja controlar la serología para Chagas en la madre embarazada, y estudiar a los más chiquitos que pudieran haber estado expuestos; en caso de ser reactivos al Chagas, realizar el tratamiento correspondiente, ya que hasta los 19 años de edad la administración de un antiparasitario suele ser curativo, no así luego de esa etapa de la vida.

Fuente: Doctor Vid

Sin comentarios en “Un millón y medio de argentinos padece la Enfermedad de Chagas”

Deja tu comentario