SALUD

Hay más hombres que mujeres que se realizan cirugías de nariz

Por extraño que parezca, son ellos quienes protagonizan el “renacer” de la rinoplastia en los quirófanos. Según los especialistas, consultan para corregir los llamados perfiles “aguileños” y buscan narices naturales.

Hay más hombres que mujeres que se realizan cirugías de nariz

La cirugía plástica se popularizó en los años 80, y por entonces la intervención más solicitada era la de nariz, técnicamente llamada rinoplastia.

Sin embargo, con el paso de los años los estereotipos de belleza cambiaron y la sociedad empezó a dar cada vez más importancia a la estética general del cuerpo, tanto en hombres como en mujeres. Esto hizo que algunas cirugías para el contorno corporal tuvieran un auge importantísimo, relegando a los procedimientos faciales a un lugar secundario, frente al liderazgo del aumento mamario y de la liposucción.

En cuanto a la tendencia en cirugía de nariz, en sus comienzos existía la idea de que toda intervención de este tipo debía apuntar a lograr una nariz respingada, chiquitita. “Lo cierto es que esto era algo antinatural en muchos casos. Hoy, en cambio, se avanzó tanto en las técnicas, que se logran resultados mucho más naturales y globales, trabajándose el rostro como un todo”, consideró el doctor Roberto Martínez Rinaldi (MP 20.951 – ME 8.237), especialista en cirugía plástica, estética y reconstructiva, quien si bien aclaró que “siempre hubo modas en relación a qué partes del cuerpo se consideran más importantes, en los últimos 15 años todo lo que es cuerpo pasó a ser objeto de cirugías (mamas, glúteos, contornos), pero el requerimiento de cirugía de nariz tuvo un resurgimiento en los últimos años”.

Hace 15 o 20 años la cirugía de nariz era la más frecuente, y por detrás venían las cirugías de mamas y lipoaspiraciones. Luego disminuyó mucho la cantidad de consultas, posiblemente por esta artificialidad en los resultados de los que dábamos cuenta. “Pero en los últimos cuatro o cinco años se observa un notable aumento general de solicitud de cirugía de nariz, con una fuerte incidencia de pacientes del sexo masculino, quienes antes ni siquiera consideraban pasar por un quirófano para corregir una parte de su cuerpo tan visible”, destacó Martínez Rinaldi, para quien “la decisión de someterse a esta cirugía es muy importante porque se trata de la cara, y lo que se busca es que ésta quede natural. Por eso, el resurgimiento se debe en gran parte a que los médicos que están formados para cirugía de nariz cambiaron el abordaje y se están logrando resultados mejores, más naturales”.

“Además –explicó el especialista- es una cirugía que no es simple pero sí rápida, con buenas recuperaciones. Prácticamente no hay dolor y el post operatorio es muy bueno ya que no le quita al paciente mucho tiempo de su actividad laboral posterior (de 48 a 72 horas)”.

Los hombres llevan la delantera

“Llama la atención, al menos en la experiencia de nuestro consultorio, que este renacimiento de la rinoplastia vino muy de la mano del sexo masculino. Según nuestras estadísticas internas, prácticamente el 50% de nuestros pacientes de rinoplastia son hombres, algo absolutamente impensado una década atrás”, resaltó Martínez Rinaldi, y detalló: “El rango de edad de los pacientes, en tanto, indica que hay un ‘boom’ entre los adolescentes y jóvenes de 17 a 20 años, en este caso principalmente mujeres. Entendemos que esto se debe a los estigmas sociales, las cargadas de los amigos. Hay otro rango que va de los 25 a los 45 años, en su mayoría hombres”.

Qué buscan ellos y ellas

El especialista remarcó que “al someterse a una rinoplastia, el hombre hace mucho más hincapié en la naturalidad. En otras palabras, quiere una nariz natural, masculina. La naturalidad hoy es requisito número uno para el paciente varón”.

“Incluso considero que como cirujano se debe ser mucho más cauteloso con un paciente hombre que con una mujer, porque la mujer puede tolerar una nariz mas respingada, pero el hombre no”, agregó.

Tras contar que “generalmente la mayor consulta de los hombres es por perfiles con giba, esos perfiles comúnmente llamados ‘aguileños’”, Martínez Rinaldi diferenció que “la mujer, en cambio, observa la nariz más en general, y hace énfasis en trabajar sobre la punta y el ancho. En otras palabras, el hombre busca solucionar la estética de su perfil mientras que la mujer generalmente busca achicar o afinar las puntas, y reducir las alas”.

“Otra diferencia entre ambos sexos es que, en general, el hombre llega a la consulta por referencia de otros hombres. Y todavía tiene muy en cuenta el ‘qué dirán’, o una cierta vergüenza por el post operatorio con el yeso. En la mujer, en cambio, hasta puede ser glamoroso mostrarse durante 15 días con un yeso en la nariz”, manifestó.

Cambia todo cambia

Volviendo a las causas de este reposicionamiento de la cirugía de nariz, debemos destacar que en los últimos años cambió mucho el enfoque que se da a esta cirugía. Hoy se hace mucho hincapié en el diagnóstico, que es importantísimo porque permite trabajar la zona de manera integral y predecir resultados concretos.

“Actualmente también se individualiza el plan quirúrgico de cada caso. En otras palabras, ya no se hace una cirugía estereotipada; incluso no siempre hay que achicar narices sino que a veces hay que ‘agrandar’, algo impensado años atrás. Se dejan de lado las narices en serie y lo que se busca es tener la mejor nariz para cada caso”.

Por otra parte, el concepto que mucha gente tiene de la cirugía de nariz es el de la ‘limadita’, pero es algo mucho más complejo. “Una rinoplastia no es sólo limar hueso, sino trabajar integralmente sobre esta estructura, en busca del resultado más armónico para el rostro”, explicó Martínez Rinaldi.

“Como cirujano, hay toda una serie de cuestiones técnicas que respetar. Con esto nos referimos a que un cirujano serio no se fijará sólo en buscar un resultado estético descuidando, o poniendo en riesgo, la capacidad de respiración y otrosfactores importantes que tienen que ver más con funcionamiento que con la estética”, destacó.

Fuente: Infobae

Sin comentarios en “Hay más hombres que mujeres que se realizan cirugías de nariz”

Deja tu comentario