POLITICA

Polémico cierre de listas del massismo en distritos

Los resultados de las listas internas en las Primarias generaron serias discusiones en el espacio al momento de confeccionar las nóminas para las elecciones generales. Los casos “se particularizaron”: se respetó el reglamentó, según los distritos y los candidatos.

Polémico cierre de listas del massismo en distritos

A poco de las elecciones generales, la conducción del Frente Renovador desató una fuerte polémica hacia dentro de su espacio, tras la oficialización de las listas distritales que no respetó la ubicación acordada de los lugares, y que provocó por los bajo fuertes críticas internas.

Como se sabe, el reglamento del Frente Renovador establece que el ganador de las Primarias se adjudica los primeros tres lugares, y quien perdió se quedaba con los puestos intercalados de esa diferencia; es decir el cuarto y el octavo.

Sin embargo, el resultado parejo de muchas listas en las Primarias y el triunfo en ciertos distritos de candidatos no alineados al intendente de Tigre obligó al Frente Renovador a cambiar la estrategia y se repartió la orden de “flexibilizar” el armado de las listas.

Por caso, en el distrito de Tandil la situación se tensó ante el triunfo de la papeleta encabezada por el candidato macrista Cluadio Ersinger. Su nómina, la Nº 2, superó a la Nº1 liderada por el massista Carlos Mansilla por 500 votos y desde el Frente Renovador se bajó la orden “abrir las listas”.

Como ocurrió en otros distritos, los ganadores pulsearon por “respetar” el reglamento acordado, mientras que los derrotados apostaron a obtener lugares expectantes en las nóminas en acuerdo –a veces– con la conducción massista, que, al parecer, interpretó el conflicto como una señal de resquebrajamiento del espacio a nivel local.

Las reuniones en Tigre, con el pedido expreso de “ceder lugares expectantes”, estuvieron, entonces, a la orden del día, incluso frente a la férrea oposición de algunos que manifestaron intransigentes, a tal punto, que se presentaron nóminas conformadas de acuerdo al reglamento, luego “retocadas” por la Junta Partidaria.

En Tandil, el sector de Mansilla pidió el segundo lugar, lo que significaba desplazar de la nómina al médico Pablo Díaz Cisneros, un reclamo desechado por Ersinger aunque envuelto en importantes presiones.

El acuerdo final significó ceder la tercera ubicación, lo que para la lista oficial significó un problema: Mansilla el primer postulante de la lista Nº1 no pudo ocuparlo por el cupo femenino, y, en cambio, lo hizo quien lo secundó en las Primarias, Beatriz Fernández, y él quedó en el cuarto puesto, pese a los esfuerzos invertidos.

De todas maneras, la salida no se “zanjó” fácilmente en todos los distritos. Tal es el caso de San Pedro, donde la diputada provincial Patricia Rocca –derrotada en la interna– quedó en el segundo lugar de la nómina a concejales, puesto al que aspiraba a los pocos días de los comicios, cuando hizo sentir su reclamo.

La confección de la lista no estuvo exenta de polémica. Ariel Ramanzini, el candidato alineado con el presidente del PJ local y candidato a seccional Daniel Monfasani, obtuvo en la interna casi el 60% de los votos frente a los 40 de la otra lista, una diferencia de más de 1000 votos.

Tras los comicios, el sector de Monfasani quiso imponer el reglamento, pero chocó con las aspiraciones de Rocca. “Si el segundo mío queda quinto me bajo, o vamos todos o no va ninguno, yo no voy atrás de un puestito”, lanzó hace unos días. Incluso, pese a esas declaraciones, Ramanzini presentó una nómina ante la Junta Electoral con el cuarto y el octavo lugar vacíos, pero su deseo no prosperó.

Afín a sus aspiraciones, la Junta Electoral del Frente Renovador confeccionó la lista en lugares igualitarios 1 a 1 y colocó al candidato de la legisladora, Renato Blasconi, en el expectante cuarto lugar. “Así fue la decisión de Massa”, dijo Rocca.

La situación se repitió en Cañuelas. Como se recordará, los conflictos se generaron hacia dentro de la propia lista ganadora, promovida por la ex senadora provincial, Cristina Rasquetti. La lista encabezada por su esposo,Gustavo Casamayouret, se impuso por 400 votos a la nómina encabezada por la ex radical Carolina Torrilla, quien también buscó más del cuarto lugar.

A las pretensiones de los derrotados en la interna, se sumó que Rasquetti pretendía “bajar” del segundo puesto a la dirigente católica y referente de la agrupación 17 de octubre, Marta Testa, achacándole haber participado poco de la campaña y su edad: 75 años, que, al parecer, no coincidía con la impronta juvenil de Massa.

En medio de los reclamos, Casamayouret presentó una lista 3 – 1 de acuerdo al reglamento pero sin la presencia de Marta Testa, de manera tal de promover a candidatos más del riñón de la ex senadora. Por su parte, la primera candidata de la otra lista, Torrilla, presentó una lista con distribución 1 a 1.

Como en otros casos, la junta del Frente Renovador ignoró también el reglamento y promovió el intercambio igualitario, que afectó a Rasquetti, quien sólo pudo mantener a su marido en los cuatro lugares expectantes. Detrás de él, le siguen Torrilla, Testa y Javier Muerza, dirigente histórico de Máximo Paz, la segunda ciudad más importante del distrito por su caudal electoral.

Frente a estos casos, La Plata y Lanús emergieron como distritos donde el reglamento se respetó a rajatabla. El ex presidente de Club Lanús, Nicolás Russo, duplicó en la interna a su competidor (64,66% a 35,33) y mantuvo el esquema establecido para la distribución de los cargos.

Así, Russo –aliado del senador José Pallares– mantuvo en sus lugares a Noelia Quindimil y Alberto Torres, quienes compitieron en las Primarias en el segundo y tercer lugar respectivamente. Por su parte, el derrotadoGabriel Di Massi, se quedó con el cuarto para sí mismo, y el octavo y el decimo segundo para sus laderos.

En La Plata ocurrió lo mismo, incluso a nivel seccional. El economista Jorge Sarghini se impuso en las Primarias por 20 puntos a la lista encabezada por el ex concejal Carlos Melzi, quien así quedó en el cuarto lugar. De igual manera, su candidato a concejal, Gerardo Jazmín, se ubicó cuarto en la lista que encabeza el ganador de la interna José Arteaga, que iba “pegado” a la nómina de Sarghini.

Más allá de verse obligados a acatar la resolución de la Junta Partidaria, el enojo de muchos se centró en la falta de un criterio común para la confección de listas en todos los distritos. En concreto, demandaban “reglas claras”  hacia octubre.

Fuente: Infocielo

Sin comentarios en “Polémico cierre de listas del massismo en distritos”

Deja tu comentario