CIUDAD

Dos funcionarios municipales renunciarían por escándalo en control de tránsito

Se tarta del subsecretario de Promoción Social de la Municipalidad, Pablo Reinafé, y del titular de la Guradia Urbana, quienes el jueves de la semana pasada protagonizaron un escándalo durante un operativo de tránsito que se realizaba en la Ruta 3 Sur en proximidades de “El Cholo”.

Dos funcionarios municipales renunciarían por escándalo en control de tránsito

El Jefe de Gabinete, Gustavo Mena, hoy afirmó que los funcionarios no formarán más parte del municipio, ya que el hecho “es lamentable”. En el mismo sentido se manifestó el secretario de Salud y Promoción Social, Diego Palomo, quien le dijo a sintinta.com.ar que estas conductas eran inadmisibles e imperdonables por parte de cualquier empleado municipal, “sobre todo cuando los involucrados son los que deben dar el ejemplo, y además, son funcionarios políticos con rangos importantes”.

En tanto, reconoció que “Reinafé venía desarrollando muy bien sus funciones, pero esta actitudes son impropias” y que habló del tema con el intendente Gustavo Bevilacqua, quien le manifestó que coincidía en que “debemos ser los primeros en dar el ejemplo”, y consideró que “Álvarez López fue grosero”.

Palomo agregó que el intendente le comentó que cuando supo lo acontecido sintió vergüenza, impotencia y bronca. “El control es para todos los ciudadanos, me siento defraudado”, le dijo el jefe comunal al Secretario de Salud

Cabe destacar que la noticia la hizo pública el portal LaBrújula24.com. Según el diario digital, el jueves de la semana pasada, Pablo Reinafé salió conduciendo su auto de la parrilla-boliche “El Cholo” y se encontró con un operativo de control vehicular a cargo de inspectores municipales.

El subsecretario de Promoción Social fue obligado a detenerse en la banquina y una agente le comunicó que sería sometido al test de alcoholemia. Reinafé se identificó como miembro del gabinete municipal y rechazó soplar la pipeta le preguntó el nombre a la inspectora y quien pidió saber quién estaba al frente del operativo. Luego, hizo una llamada desde su teléfono celular y pocos minutos después, llegó el capitán Rafael Álvarez López, la máxima autoridad de la Guardia Urbana -y por ende jefe de la inspectora- para encargarse de la situación.

Álvarez López ordenó a los inspectores que no hagan el test de alcoholemia. Además,  subió al auto de Reinafé y condujo unos cuantos metros para luego entregarle nuevamente el vehículo a su funcionario de Promoción Social.

Por su parte, a pocas de hora del descaro de los funcionarios, la inspectora concurrió al Sindicato de Empleados Municipales para asesorase ante el temor de ser sancionada por haber “molestado” a los funcionarios.

Foto: gentileza labrújula24.com

Sin comentarios en “Dos funcionarios municipales renunciarían por escándalo en control de tránsito”

Deja tu comentario