Garré criticó a las policías de Macri y Scioli

(N.A.) – La ministra de Seguridad Nilda Garré aseguró que el manejo de la Policía Metropolitana por parte del gobierno de Mauricio Macri “deja bastante que desear” y reiteró que los cambios en la fuerza Bonaerense implementados por el gobernador Daniel Scioli “no fueron buenos”.

En una entrevista con Noticias Argentinas, Garré cuestionó a ambas administraciones por haber otorgado “autonomías” a sus respectivas fuerzas de seguridad, en contraposición con la política nacional de ejercer un control político.

También, reiteró que la Argentina tiene una tasa “baja” de homicidios junto a Chile y Uruguay, comparado con otros países de la región. “Argentina, Chile y Uruguay tienen las tasas más bajas de homicidio y están por debajo del 6 por ciento cada 100 mil habitantes. Me parece una tasa baja”.

“En otros países, es como que se ha naturalizado la violencia. Pero acá están estos fenómenos nuevos de los noticieros de 24 horas de canales de cable y aire, el bombardeo de información permanente, entre la que se destaca la seguridad, muchas veces con un trato amarillo y alarmante, a veces truculento, con detalles de mal gusto. Entonces hay un señor que por ejemplo vive en Tilcara que ve esto y termina sintiéndose inseguro. Puede haber un ingrediente de lo que la Presidenta llama la cadena del desánimo, de instalar este tema como algo que sirva para el desgaste del Gobierno”, añadió.

Garré explicó: “Muchas veces hay manipulación de la información con la finalidad de generar miedo en la gente. Hace poco un diario sacó seis fotos de ancianos golpeados, pero no eran actuales sino que ocurrieron en distintos momentos. Eso no era información, era una preparación de la nota para generar miedo. Siempre que se habla de un caso delictivo, en ningún caso es aliciente para la víctima concreta del delito y la violencia o para sus familiares, para quienes la única respuesta posible es la efectiva acción de la justicia.La estadística criminal alerta cuáles deben ser las acciones que debemos desarrollar para prevenir el delito, porque lo más importante para nosotros es evitar al máximo que haya víctimas”.

– El Gobierno porteño dijo que bajo su órbita la Policía Federal estaría mejor ¿Cree que es así?

– La Ciudad tiene una vieja aspiración que es el traspaso de la Policía. Todas las cosas que hizo Macri con la Policía Metropolitana, por lo menos en esta situación actual no creo que pudiera estar mejor. Armó una policía que estaba destinada a hacer espionaje sobre sus adversarios políticos, sobre enemigos familiares. Tomó muchísima gente de la Federal impugnada por su desempeño en general y tomó gente con una historia muy dudosa que por algo ahora están procesadas. Una Policía Metropolitana bien presentada, pero con un tercio de gente de la Federal, puede tener las mismas virtudes y defectos que la Federal. Dos o tres veces hubo casos de gatillo fácil muy terribles. Yo no creo que hoy por lo menos la situación podría ser mejor si el Gobierno de la Ciudad manejara a la Policía Federal.

– ¿Cambiaria la política que vienen implementando si la Federal pasa a manos de Macri?

– No sé ni lo que harían, pero no irían al control político de la fuerza. No creo que tengan esa idea muy instalada, muy asumida. Estarían más tentados a lo que muchas veces han estado las autoridades civiles de ejercer ciertos acuerdos con la policía como para no tener sorpresas en ciertos temas, garantizando a su vez como contrapartida, libertad de decisiones, más autonomía. Es decir, esto es intuitivo porque no han tenido posibilidad. Uno ve lo que han hecho con la Metropolitana y ha dejado bastante que desear.

– ¿Por qué hay diferencia entre la política de seguridad nacional y la bonaerense?

– La seguridad, según la Constitución, es un tema de responsabilidad de las provincias. De manera que la Nación sólo puede intervenir en delitos federales y en la Ciudad de Buenos Aires. La idea del gobernador de como manejar la policía bonaerense es muy distinta de la que manejamos nosotros. Hubo medidas que se tomaron y después hubo cambios de proceso que tendieron a dar de vuelta mayor autonomía a la Bonaerense. Pero no han sido buenos esos cambios. La instrucción que recibimos de la Presidenta que era fundamental ocuparse de los temas delictivos, llevar tranquilidad a la población combatir a la delincuencia y controlar políticamente a las fuerzas de seguridad y policiales. Además, mejorar la educación, la capacitación, la profesionalidad, modernizar tecnológicamente a las fuerzas. El resto, crear el ámbito adecuado para la participación de la comunidad.

Crédito Foto: Infobae

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *