CULTURA

Adiós a un maestro del Derecho

Murió Julio Maier, referente del derecho argentino, Tenía 80 años y era profesor emérito de la UBA

Adiós a un maestro del Derecho

Con la muerte hoy del Dr. Julio Maier quedó evidenciado que más allá de haber sido un jurista de extraordinario talento, que se constituyó en referente de varias generaciones de profesionales dedicados al derecho procesal penal, su honestidad, el mantenimiento de sus convicciones profundas y su hombría de bien, le permitieron conquistar el respeto, la admiración y el afecto de quienes lo frecuentaron y también de aquellos que mantuvieron solamente un vínculo académico con él.

Recibido de Abogado en la Universidad Nacional de Córdoba, ejerció la docencia, la investigación, y fue autor de numerosos libros, trabajos y artículos que resultan de lectura obligatoria en el ámbito profesional. A principios de la década del 70 fue becado a Alemania, doctorándose en la Universidad de Munich. Fue distinguido, entre innumerables galardones y reconocimientos, como Profesor Emérito de la Universidad de Buenos Aires. Ejerció la Magistratura, jubilándose como Presidente del Tribunal Superior de Justicia de C.A.B.A.

El Dr. Eugenio Raúl Zaffaroni lo caracteriza como “… el más profundo científico del derecho procesal penal de nuestro país y de toda nuestra región, de consulta obligada, al que acudíamos ante cualquier duda…”, lo que da una idea de su importancia como referente en el campo de las ideas del derecho.

Como sencillo homenaje, se transcriben algunos de las reflexiones que despertó su partida, a los 80 años de edad.

Presidente Alberto Fernandez

“Fue un maestro de una honestidad intelectual enorme… “Con Bacigalupo, Righi y Zaffaroni formaron la generación dorada del derecho penal argentino…”

Vicepresidenta Cristina Fernandez de Kirchner

“una eminencia del Derecho Penal argentino…” “…un hombre comprometido con la urgencia de una Justicia mejor con convicciones inalterables”

Dr. Eugenio Raúl Zaffaroni

“… Julio era un liberal político en serio que, muchas veces, nos “tomaba el pelo” a quienes nos consideraba demasiado “populistas”, pero honesto al extremo y coherente, no dudó en producir un dictamen en el proceso a Lula, en denunciar la parafernalia del “lawfare”, en asumirse como uno de los principales referentes de Justicia Legítima, en encabezar sus marchas los 24 de marzo y en ir a Jujuy y volver para gritar la escandalosa prisión de Milagro Sala y su grupo…”

Dr. Maximiliano Rusconi

“Por suerte llegué a decirle, hace una semana, en el último correo, que admiraba a la generación de él, a Lucila Larrandart, a Raúl Zaffaroni, a Enrique Bacigalupo, que siguen luchando por dejarnos un mundo mejor y, en cambio, sentía que toda mi generación debió hacer mucho más, evaluar menos los costos de las opiniones, decir más la verdad, tener más valentía. Ellos nos dejaron una universidad activa, seminarios, nos prepararon, nos invitaron al debate, nos abrieron sus bibliotecas, nos consiguieron trabajos…” (texto completo al final)

Dr. José Luis Ares:

Se fue el gran Julio Maier, un maestro para nuestra generación y las siguientes, y un referente a nivel continental. Con la sencillez, llaneza y coherencia de los grandes nos enseñó los lineamientos de un proceso penal moderno y ajustado al paradigma constitucional. Con serios problemas de salud participó en las jornadas de la Red de Jueces Penales en su vigésimo aniversario; brindó una brillante disertación y en la cena departió con todos/as y hasta (cordobés al fin) bailó cuarteto con su inseparable esposa María Inés. Qepd.

RED DE JUECES PENALES DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES

“…Para La Red de Jueces Penales de la Provincia de Buenos Aires, además de un extraordinario jurista, se fue un maestro y amigo…” “…Imposible decir de él algo que ya no se haya dicho. Imposible no recordar su estilo, sus modos, sus palabras, sus rezongos, su pensamiento crítico, su pasión por el derecho y lo político y su compromiso democrático…” (texto completo al final)

 

TEXTO COMPLETO DEL ESCRITO DEL DR. MAXIMILIANO RUSCONI:

Chau Julio.

Lo último que voy a hacer en este momento es describir la importancia de Julio Maier para el pensamiento democrático y la ciencia penal de nuestro país. Eso, sus discípulos, lo hicimos en ocasión de su libro homenaje.

Es la 00:57 hs del día martes y me acabo de enterar de que ya no podré enviarle a Julio esta semana la nota que publicaré en Identidad Colectiva y que le mandaba a él cada Domingo. 

Hace veinte días, en plena pandemia, lo ví felíz a través de las ventanitas del zoom. Junto con los integrantes de mi cátedra de la UBA, lo invitamos a que dirija y exponga en una sesión del seminario que tenemos quincenalmente.

Había profesores y asistentes jóvenes que no lo conocían.

Sonreía.

Lo invité a un asado cuando pase esto. Él iba a venir contento.

Expuso más de dos horas sobre la posibilidad de que los jueces sean juzgados por el contenido de sus sentencias. El grado de desilución al que lo había llevado la crisis judicial no tenía límite.

Voy a extrañarlo desde las entrañas. Voy a extrañar sus insultos cuando caminábamos con él y de repente queríamos tomar un taxi (odiaba el concepto y no entendía como alguien era capaz de tomar taxi cuando había colectivos).

Voy a extrañar sus enojos por hacer tarde la tesis doctoral, su respuesta cuando cancelé, debido a que recién me había separado por primera vez, una beca para ir a estudiar a Alemania que él me había conseguido (me dijo, “yo no le escribo a Bersmann –el profesor que me esperaba en Köln- y si querés que yo le escriba sólo le voy a decir que no vas porque estás muerto, que es la única razón que un alemán puede comprender a 10 días de iniciar la estancia de investigación, pero sólo te pido que después no le escribas vos ni nunca te lo cruces porque se va a asustar”.

Voy a extrañar cuando, hace veinte años, jugábamos al Futbol y estaba a 30 metros del arco del otro equipo y le pedía la pelota al delantero que estaba a punto de patear con buena chance de gol al grito de “dámela que estoy sólo”.

Voy a extrañar nuestras charlas “gallinas”, aunque no me pida que lo acompañe en su amor por Belgrano de Córdoba.

Por suerte llegué a decirle, hace una semana, en el último correo, que admiraba a la generación de él, a Lucila Larrandart, a Raúl Zaffaroni, a Enrique Bacigalupo, que siguen luchando por dejarnos un mundo mejor y, en cambio, sentía que toda mi generación debió hacer mucho más, evaluar menos los costos de las opiniones, decir más la verdad, tener más valentía. Ellos nos dejaron una universidad activa, seminarios, nos prepararon, nos invitaron al debate, nos abrieron sus bibliotecas, nos conseguieron trabajos. Nosotros o no hicimos o hicimos mucho menos.

Hace poco conté que una gran amiga me dijo que uno se siente verdaderamente huérfano, a cualquier edad, cuando se va el último de los padres. Despedir a Julio me hace dudar de que en mi caso, mi madre haya sido la última. Chau Julio, lo quiero mucho. Pero mucho de verdad.

 

TEXTO COMPLETO DE LA RED DE JUECES PENALES BONAERENSES

ADIÓS, MAESTRO!

Hay hombres que luchan un día y son buenos.

Hay otros que luchan un año y son mejores.

Hay quienes luchan muchos años y son muy buenos.

Pero los hay que luchan toda la vida:

esos son los imprescindibles.

Bertolt Brecht

Con sentido dolor, hoy nos enteramos del fallecimiento del Dr. Julio B. J. Maier, Profesor Emérito de la Universidad de Buenos Aires, Doctor honoris causa por varias universidades, eminente e influyente catedrático, eximio publicista, juez del Superior Tribunal de Justicia de CABA y, sobre todo, autor de decenas de obras que contribuyeron decididamente en la formación de generaciones de profesionales, docentes y operadores jurídicos del sistema penal en nuestro continente.

Para La Red de Jueces Penales de la Provincia de Buenos Aires, además de un extraordinario jurista, se fue un maestro y amigo.

Julio Maier estuvo presente en cada momento importante para La Red. En nuestro décimo aniversario, el 16 de abril de 2010, en el marco de las Jornadas sobre Cuestiones procesales y de Ejecución Penal en la Provincia de Buenos Aires, dictó su conferencia magistral bajo el desafiante título de ¿Para qué sirve el derecho?. Y hace apenas cuatro meses, en su última actividad académica de carácter presencial, nos acompañó en las Jornadas del Vigésimo Aniversario de La Red, el viernes 13 y sábado 14 de marzo, en la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Mar del Plata, donde se refirió al tema: ¿Son punibles las decisiones de los funcionarios judiciales?. Tuvimos el enorme privilegio de verlo, saludarlo, escucharlo, abrazarlo y homenajearlo, en la semana previa al aislamiento social obligatorio y a las estrictas normas impuestas por la pandemia.

Imposible decir de él algo que ya no se haya dicho. Imposible no recordar su estilo, sus modos, sus palabras, sus rezongos, su pensamiento crítico, su pasión por el derecho y lo político y su compromiso democrático. Se fue un luchador, un luchador imprescindible, según Brecht, nos queda su prolífica obra y su magnífico testimonio de vida, siempre junto a María Inés, a quien le hacemos llegar nuestras personales condolencias.

Gracias Julio, por tanto y por tanto afecto hacia La Red. Hasta siempre, querido amigo!!!

La Red de Jueces Penales de la Provincia de Buenos Aires.

La Plata, 14 de julio de 2020.

Mario Daniel Caputo – Presidente. Pedro Rodríguez – Secretario

Fuente: La Grappa Contenidos

Sin comentarios en “Adiós a un maestro del Derecho”

Deja tu comentario