POLITICA

Cuatro años en “Errorlandia”

La mera posibilidad de cuatro años más en la misma dirección, lo más rápido posible, resultaba abrumadora. El periodo pasado proporciona todo lo necesario para hacer una película felinesca, por la apuesta a la experimentación de un autor fácilmente identificable, con rasgos y estilos únicos.

Cuatro años en “Errorlandia”

Aun con cierto escepticismo, celebro las palabras de Kristalina Georgieva (FMI) quien está de acuerdo con el abecedario social, el enfoque económico y la distribución de la carga que Alberto Fernandez ha determinado.

La mera posibilidad de cuatro años más en la misma dirección, lo más rápido posible, resultaba abrumadora. El periodo pasado proporciona todo lo necesario para hacer una película felinesca, por la apuesta a la experimentación de un autor fácilmente identificable, con rasgos y estilos únicos.

Recientemente se cumplió un mes de gobierno de Alberto Fernandez, la verdad es que la Argentina merecía ser algo más que una película de enredos, un matadero de pobres y clase media conducido por un grupo de mitómanos.

Combatieron educación y cultura

La continuidad de agravios a la razón, como la del senador Esteban Bullrich cuando dijo: “Debemos crear argentinos capaces de vivir en la incertidumbre y disfrutarla”, lastimó. Esta cepa de funcionarios que se movió solo por interés, en medio de una crisis como la que vivimos, lo hizo sustituyendo la ética pública por el interés económico (desde la suspensión de vacunas, subsidios a los medicamentos de jubilados y energía para electro dependientes, hasta generar con sus dichos del domingo 11 de agosto de 2019 por la noche, un estallido del dólar auto inducido).

A “doña Rosa” hay que abrirle los ojos. Necesita un repaso de ciudadanía, porque sus hijos ahora son más pobres (53% de los niños son pobres) y menos educados que sus padres porque fueron menos a la escuela. Recuerde los dichos de la gobernadora Vidal en el Rotary Club: “¿Es de equidad que durante años hayamos poblado la Provincia de Buenos Aires de universidades públicas cuando todos los que estamos acá sabemos que nadie que nace en la pobreza en la Argentina hoy llega a la universidad?”.

Melodrama de cuatro años

Vegetamos intelectualmente cuatro años en “Errorlandia”. Recuerde a quienes justificaban diciendo: “Se equivocan pero piden perdón”. Los ministros: “segundo semestre”, “brotes verdes”… ningún cientista político, ningún programa de TV serio debería escuchar nunca más a un presidente cuya explicación sea “pasaron cosas”, sin estallar de risa. Macri deja 58.5% de inflación mayorista en el último año. Había dicho: “La inflación es la demostración de tu incapacidad para gobernar”. Todos han visto como las presuntas erudiciones de Sturzenegger, Prat Gay, Dujovne, Caputo, Aranguren, Sandleris no coincidieron ni estaban vinculadas a ningún interés de beneficiar al conjunto de los argentinos. Eso sí, el mejor equipo de los últimos cincuenta años entró en pánico cuando (el mundo, al cual habíamos vuelto) le dejo de prestar plata. “Messi” lucia alegre cuando le facilitaban 30.000 millones de dólares por año. En solo unos meses Argentina paso de Disneylandia a Complicadostan.

Cipayos 4.0

Ahora los economistas que los votaron, disimulan con críticas superficiales, mientras le ponen plazos al ministro Guzmán para la renegociación con el FMI. Es que para capitular vertiginosamente estuvo Macri. Nunca negoció con los fondos buitres (Recuerde: “Ahora hay que ir, sentarse en el tribunal de Griesa y lo que él termine diciendo, hay que hacerlo. Si no, entramos en default. Tenemos que ir y pagar”. Antes de finalizar su mandato fue su gobierno quien entro en default, con el ya célebre “reperfilamiento de la deuda”. Luego para negociar con el FMI, Macri explicó: “comenzamos una gran relación con Christine (Lagarde)unos meses atrás”. “Espero que esto funcione bien y que todo el país se enamore” de la presidenta delFMI. Lo mejor que supo hacer Macri y su equipo fue ceder, conceder, consentir y resignar.

Algunos autores materiales, partícipes y encubridores de la tragedia ya comienzan a regresar del primer mes de vacaciones. Si en la Argentina no se da la batalla cultural, volverán a invadirnos de nuevo con todo tipo de estulticias.

Frivolidad y frialdad

Cuanta frivolidad, que tremendo es cuando un liderazgo desdeñoso logra que una ciudadanía se concentre en aquello que no es importante. Al mejor equipo de los últimos cincuenta años le importa poco que haya 40.8% de pobreza y, lo peor es que eso mismo le trasmitieron a sus acompañantes que miraban las musarañas.

Los economistas de sostén y eventualmente relevo, piden discutir el largo plazo y encarar las reformas estructurales. Hace dos meses, durante el gobierno de Cambiemos el Congreso votó por unanimidad la Ley de Emergencia Alimentaria. Sus propios diputados la votaron afirmativamente, reconociendo “hambre”.

Participando de paneles ya se instala para oponerse un noviciado de economistas alternativos que hablan como si vivieran en un monasterio aislado de la realidad, parecería que habitan un universo paralelo. Este no es momento para un debate, ahora se necesita Ginko Biloba, Guarana y Ginseng para alzar el difunto que dejó Cambiemos.

Reforma educativa

A largo plazo en la Argentina no hay solución si no hay reforma educativa. No puede ser que la preocupación de las universidades sea que sus egresados lleguen al poder ó en otras, que solo sepan ganar dinero. Los libertarios reclaman libertad y está bien que tengan ideología y mucho más que se identifiquen, pero sería interesante que exploraran e incentivaran el “pensamiento libre”, el que rechaza limitarse a leer un único marco teórico. Ellos votaron a Macri, pero suelen discurrir enfurecidos descalificando con frases de café al que discurre desigual. ¿Puede ser libertario un autócrata mandón y déspota? Nación dadivosa, medios que especulan con la audiencia que genera un individuo que lanza propuestas extravagantes.

La libertad de pensamiento es mucho más importante que la libertad de expresión (Aunque tampoco hubo libertad de expresión, porque si alguien pensaba distinto no tenía tribuna donde expresarse. Sencillamente los productores no podían convocar invitados comprometidos con la reflexión. Solo compinches).

Piénsatelo

Si me enseñan fatalmente y no me dejan pensar, ¿para qué sirve luego que me exprese? – ¿Para qué estudiar si se puede ser adiestrado y aprobar el examen-sin haber entendido la materia-, o repetir lo que dijo un profesor? ¿No escuchamos todo el tiempo?: “El Estado debe retirarse y dejar que los mercados sean libres”. -¿Como qué los dólares prestados, se evaporaron?- ¿Por qué se puede controlar la fecha de vencimiento de los alimentos, de los remedios y no se puede regular el mercado financiero?-Por ejemplo.

Después de este periodo, si los alumnos especularan, deberían reclamar que se les enseñe economía en serio o se les devuelva el dinero de la cuota, en lugar de seguir asimilando “verdades absolutas” de marcos teóricos infalibles, que nos conducen siempre al caos con la excusa de “mala praxis”. ¿Si fueran médicos: Sturzenegger, Dujovne, Patricia Bullrich, Hernán Lombardi, después de sus cargos con De la Rúa no deberían ejercer?

Experiencia

Los estudiantes de otras generaciones adquirieron conocimientos substitutos porque estudiaron en época de prohibiciones, pero ¿qué? de los que no tuvieron esa adversidad con destino feliz. Tuvieron que recurrir tempranamente a otros marcos teóricos que hoy representan la salida de muchos países y hasta del FMI. Es que habían aprendido en el secundario que, economía era la disciplina para satisfacer las necesidades humanas con recursos escasos. De repente en los setenta, todo se reducía a que el mercado resuelva cualquier cuestión. Salud, educación, cultura, seguridad… Ellos se preguntaron porque el monetarismo impedía salirse del libreto y sus muchachos eran tan arrogantes. Esto último no cambio. Como dice Dolina: “son soberbios, aun en la derrota”. Muchos profesionales en ciencias económicas no pueden salir de lo que fue y es la bibliografía inapelable del programa de estudios. Gente de buena fe, catequizada por el sistema, pero que hace el mismo daño que la infidelidad maléfica de sus preceptores.

Es obvio que hoy la lectura fuera del ecosistema no es un rasgo distintivo.

Macri y el FMI

Para terminar, diremos que el mejor equipo de los últimos cincuenta años y el FMI, nos recuerdan los personajes de la película: “El Pibe” (denominada así en Argentina), en que el vidriero (Chaplin) dispone de la ayuda de un niño (Jackie Coogan), que rompe a pedradas los cristales, que luego el cristalero repara.

Fuente.  Pablo Tigani para ambito.com

 

Sin comentarios en “Cuatro años en “Errorlandia””

Deja tu comentario