ECONOMIA

La receta del FMI para bajar la deuda y hacerla sustentable

Corren ríos de tinta sobre cuál es la opción más adecuada para que el próximo gobierno renegocie la deuda pública. La experiencia histórica del Fondo parece mostrar un ABC casi imposible de eludir.

Mientras los candidatos presidenciales siguen lanzando promesas de campaña, a diestra y siniestra, en el exterior debaten cómo podrá la Argentina lograr un nivel de deuda sostenible bajo un programa del FMI.Sobre todo porque no se espera que mejoren los flujos netos de capitales hacia los emergentes debido a que los inversores ya están altamente sobreposicionados . Al respecto, los economistas del influyente Institute of International Finance (IIF), Sergi Lanau y Jonathan Fortun, estudiaron la perfomance de programas del FMI con países con un alto nivel de deuda pública. Según el estudio la mayoría logró reducciones sustanciales de la deuda, especialmente cuando se encaró una reestructuración de la misma. La historia parece enseñar que también los excedentes fiscales primarios ayudaron a reducir la deuda pública, al igual que una alta tasa de crecimiento del PBI y la apreciación real del tipo de cambio. Cabe señalar que la voz del IIF no solo es tenida en cuenta en el mundo financiero internacional sino que además suele tener un rol activo en los procesos de reestructuración de deuda a nivel global. Prueba de eso fue su rol activo en varios casos europeos vinculados con la crisis financiera de 2008, donde participó junto a la troika (FMI, CE y BCE) en las negociaciones, como un fiel observador y asesor de los acreedores internacionales.

Landau y Fortun plantean que muchos programas recientes del FMI comenzaron con altos índices de deuda pública, incluidos Argentina, Pakistán y Ucrania. Y señalan que es crucial que estos países logren reducir la deuda de manera duradera para la sostenibilidad a largo plazo de sus estrategias de ajuste. Así encararon un análisis sobre una muestra de programas pasados del FMI con países con altos niveles de deuda para ver con qué frecuencia tienen éxito en la reducción de la deuda. Así vieron que casi todos los programas lograron cierta reducción de la deuda, y que las disminuciones fueron especialmente pronunciadas en los casos en que se reestructuró la deuda (dos tercios de la muestra). De esta manera surgió una especie de receta o programa para el caso de un alto nivel de deuda caracterizado por superávit fiscales primarios, alta tasa de crecimiento del PBI y apreciación real del tipo de cambio. “Todos estos factores ayudaron a reducir la deuda”, sostienen los economistas.

A continuación lo más relevante del estudio.Trabajaron con una muestra pasada de 25 programas del FMI en mercados desarrollados, emergentes y fronterizos que comenzaron con niveles de deuda mayores al 75% del PBI (excluyeron los programas en países de bajos ingresos donde prevalecían los préstamos en condiciones favorables, y no descartaron los casos en que los programas se desviaron antes de su finalización y consideraron los programas consecutivos como un solo episodio).

La mediana del programa logró una reducción sustancial de la deuda en cinco años. Algunos programas generaron reducciones modestas de la deuda, pero solo tres experimentaron un aumento de la deuda (Jordania 2012, Portugal 2011, Grecia 2010). Podría decirse que los dos últimos no son el mejor punto de referencia para emergentes y fronterizos, ya que implicaban préstamos a muy largo plazo de sus socios europeos.

La cuantía en que cayó la deuda dependía en gran medida de si estaba involucrada de alguna forma una reestructuración de la deuda (ya sea un acuerdo del Club de París, una reestructuración de la deuda comercial, o ambos).

Aproximadamente dos tercios de la muestra se compone de casos de reestructuración de la deuda, incluidos los episodios destacados como Argentina (2005) y Rusia (1999). Por lo general, los descensos de la deuda fueron significativos en los casos de reestructuración de la deuda y moderados de otro modo.

La política fiscal y las condiciones macroeconómicas condujeron a la reducción de la deuda en el típico programa del FMI con alta deuda. Los excedentes primarios persistentes y sustanciales eran la norma. El crecimiento del PBI fue en general fuerte, especialmente porque los países dejaron atrás situaciones a menudo complicadas que rodean el inicio de los programas del FMI. Los tipos de cambio reales tienden a apreciarse, lo que ayuda a la sostenibilidad de la deuda en los casos en que la dolarización es alta.

Los programas del FMI en curso en países como Argentina, Pakistán y Sri Lanka deben hacer frente a la alta deuda pública. Programas recientemente completados, como el de Egipto, redujeron significativamente la deuda, pero no a niveles completamente seguros.

Una revisión de los programas pasados del FMI de altos niveles de endeudamiento muestra que la disminución de la deuda pública es la norma. La política fiscal ajustada y el crecimiento generalmente ayudan a reducir la deuda. En muchos programas anteriores, la reestructuración de la deuda también fue parte de la ecuación.

Fuente. ambito financiero

 

Sin comentarios en “La receta del FMI para bajar la deuda y hacerla sustentable”

Deja tu comentario