SALUD

Argentina, entre los 20 países más sedentarios del mundo

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha emitido un comunicado en el que señala a Argentina como uno de los 20 países más sedentarios del mundo. La muestra, que tiene en cuenta 160 países, posiciona a Argentina en el puesto número 18 de lugares con menor actividad física

Argentina, entre los 20 países más sedentarios del mundo

El sedentarismo o la falta de actividad afecta a un gran número de personas hoy en día. En un comunicado emitido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) se señala a Argentina como uno de los 20 países más sedentarios del mundo. Según los estudios realizados, las mujeres suelen llevar una vida más sedentaria que los hombres. Otro factor a tener en cuenta es el gran número de jóvenes que son considerados sedentarios frente a una población adulta. Aunque parezca increíble, más de un 80% de los jóvenes no realiza ningún tipo de actividad en su vida diaria. Hay que tener en cuenta que la llamada Generación Z –aquellos nacidos entre 1997 y 2019- han nacido y crecido rodeados de tecnología, utilizándola como recurso principal para desarrollar actividades como leer, realizar los ejercicios de clase en una tablet u ordenador, ver películas y series en diferentes dispositivos, así como incluso comunicarse utilizando redes sociales y otras aplicaciones o jugar a diferentes juegos con amigos y familiares de manera virtual utilizando una conexión a la red.

Actividad física y tecnologías

Con esta generación acostumbrada a la tecnología, no nos extraña que, en la actualidad, un amplio sector de la población lleve una vida sedentaria. Pero ¿cuál es la causa o causas de este cambio? Con el avance tecnológico hemos conseguido crear nuevos dispositivos que nos hacen la vida más fácil como los ordenadores o los teléfonos móvil. Estos nos permiten estar conectados en todo momento y realizar nuestro trabajo desde cualquier lugar del mundo entre otras funciones. Aunque si lo miramos en la manera de mantenernos activos, no todo son ventajas. La llegada del internet y su posterior desarrollo como red de uso doméstico nos ha hecho crear nuevos conceptos de compra de productos o/y servicios, que nos permite realizar actividades cotidianas sin abandonar la comodidad de nuestro hogar. Desde pedir la compra para la semana, hasta comprar esos nuevos pantalones que hemos visto anunciados el otro día durante la pausa de nuestra serie preferida, unas entradas para el teatro o el cine e incluso recibir cualquier tipo de comida a domicilio. Está claro que todos estos avances nos facilitan nuestro día a día, ya que no siempre disponemos de tiempo para realizar estas actividades. Sin embargo, esto nos hace permanecer en nuestro hogar durante más tiempo, ya que, ¿para qué vamos a salir si podemos recibir cualquier cosa que imaginemos en nuestras cada en un plazo limitado de tiempo?

Pero no solo el hecho de poder realizar compras desde nuestra casa ha hecho que no queramos salir de ella. La manera de socializar que se ha generado en los últimos años es completamente diferente a la que la sociedad llevaba en el pasado. Desde visitar a familiares, hasta ir a jugar al parque con los amigos o quedar para tomar un café después de trabajar acordando una hora el día anterior. Nos hemos acostumbrado a lo instantáneo. Publicar cada instante de nuestra vida en redes sociales se ha convertido en un fenómeno. Por ejemplo, el compartir con personas conocidas o no tan conocidas imágenes de nuestra vida en lugar de las experiencias, importando más el cómo se ve que el hecho de haber realizado ese viaje o esa actividad. Cuando éramos pequeños, pasábamos horas y horas jugando en la calle. Pero ahora, como adultos, preferimos dedicar nuestro tiempo libre a los juegos realistas que ofrecen las ultimas consolas, o los juegos de azar, como el Poker, en los que ya podemos jugar con usuarios de cualquier parte del mundo sin movernos de nuestro sillón en un par de clicks.

Otro elemento a remarcar son los dispositivos controlados por voz que nos permiten realizar funciones como buscar contenido, realizar una llamada o realizar una acción específica como decidir cuando alguno de nuestros electrodomésticos necesita funcionar.  Está claro que todos estos inventos y muchos otros, hacen más accesibles los contenidos, la comunicación con aquellos seres queridos que están lejos o nos permiten, puntualmente, comprar aquello que no podemos encontrar en nuestra tienda habitual, pero también nos hace dedicar ese tiempo que empleábamos en sentarnos en el sofá de nuestra casa sin realizar ninguna otra tarea.

Finalmente es importante mencionar cómo afecta la tecnología a los medios de transporte, por ejemplo: trenes más rápidos o aviones más seguros. Sin embargo, las opciones más utilizadas a diario siguen siendo el coche, la moto o el patín eléctrico (tan de moda en los últimos años). Utilizamos estos vehículos para desplazarnos a nuestro trabajo o incluso al gimnasio, dejando de lado otros más tradicionales como la bicicleta o caminar, perdiendo la oportunidad de realizar cierta actividad en nuestro día a día cambiando alguno de nuestros hábitos.

Encontrar el equilibrio

Debemos dejar claro que la tecnología ha supuesto un gran cambio en terrenos como las comunicaciones o la medicina, entre muchos otros. Sin embargo, está afectando a nuestra vida social y a nuestro físico, ya que dejamos de lado cierto tipo de actividades al escoger siempre el camino más rápido o más fácil. Pero esto debe cambiar, tenemos que tomar el control de nuestra vida y tener claro cuando debemos utilizar la tecnología que está al alcance de nuestra mano y cuando debemos de valernos por nosotros mismos y hacer algo por nuestro cuerpo y por nuestra mente. Debemos aprender a prescindir de las tecnologías para realizar ciertas tareas y así conseguir un equilibrio. Porqué un cuerpo y una mente sanos no solo nos hace sentir mejor con nosotros mismos sino también con el entorno.

 

Sin comentarios en “Argentina, entre los 20 países más sedentarios del mundo”

Deja tu comentario