POLITICA

Los protagonistas que aspiran a reconstruir una burguesía nacional

Desde que la última dictadura militar intervino y liquidó la CGE, entidad fundada por José Ber Gelbard, las pymes quedaron huérfanas de una dirigencia con peso político y capaz de incidir en las decisiones de política económica. Lejos de aquella CGE que supo contar con un millón trescientas mil empresas adheridas, empresarios de distintos rubros intentan instalar en la agenda política la situación de las pymes y el objetivo de un desarrollo productivo.

Los protagonistas que aspiran a reconstruir una burguesía nacional

“El último gran dirigente empresario que tuvo el país fue José Ber Gerbard”. Con estas palabras Cristina Fernández de Kirchner trajo a la memoria, durante su discurso en la Feria del Libro, al máximo dirigente de la burguesía nacional argentina, así como a la necesidad de un acuerdo entre empresarios y trabajadores que permita al país resurgir de la actual experiencia neoliberal. Pero lo cierto es que desde que la última dictadura militar intervino y liquidó la Confederación General Económica (CGE), entidad fundada por el propio Gelbard, las pymes han quedado huérfanas de una dirigencia con peso político y capaz de incidir en las decisiones de política económica, mas allá de que representan el 99 por ciento de las más de 610.000 empresas registradas en la actualidad y generan el 65 por ciento del empleo.

La idea de una burguesía nacional, en definiciones del historiador Jorge Schvarzer, hace referencia a empresarios que están comprometidos con un desarrollo económico y crecimiento del país, pues “esos objetivos no son altruistas, sino que coinciden, naturalmente, con sus propios intereses, o mejor dicho, con la percepción de sus intereses de mediano plazo”. En otras palabras, la CGE original planteaba que las políticas de “recetas basadas en el ajuste del cinturón”, tenían una premisa “inmoral, injusta, y por si ello fuera poco, totalmente ineficaz” pues “en nuestra concepción del proceso, no solo es justo mejorar el ingreso real de los trabajadores, sino que constituye un requisito para crear un gran mercado interno que sirva de expansión a las fabricas nacionales”.

Lejos aún de aquella CGE que supo contar con un millón trescientos mil empresas adheridas, y llegó a lograr que Ber Gelbard y su equipo técnico quedarán al frente del Ministerio de Economía durante el tercer peronismo, pero en vistas de continuar con el legado de de esta organización, empresarios de distintos rubros intentan desde hace tiempo poner en la agenda política la situación de las pymes y el desarrollo productivo, en una acción que se profundizó durante los últimos años, al calor de la destrucción de entre 10 y 15 mil pequeñas y medianas empresas, debido a las actuales políticas neoliberales.

Fuente. Pagina12

Sin comentarios en “Los protagonistas que aspiran a reconstruir una burguesía nacional”

Deja tu comentario