SALUD

La máscara del futuro

Se trata de una máscara que combina el poder de la terapia de luz LED (azul y roja), para disminuir líneas finas, alisar arrugas, unificar el tono y eliminar el acné.

La máscara del futuro

Si no tenés drama en verte como el próximo superhéroe de Marvel, la nueva máscara del Dr. Dennis Gross ($20000) te va salvar la vida. La idea es que con una de éstas, puedas hacerte un tratmiento muy profesional y de próxima generación, en tu propia casa, porque lleva lo último de la tecnología de los tratamientos de LED que se usan en las clínicas.

La DRx SpectraLite FaceWare Pro, que se carga en un punto de conexión o portátil, tiene en su interior unas 100 luces LED rojas y 62 azules que tratan todo, desde brotes hasta líneas finas y enrojecimiento.

Si bien es muy tentador, todavía no se sabe si va a pegar en el mercado, porque el mundo de los dispositivos no está muy claro y es difícil de descifrar para dónde irá la industria. Según Vivienne Rudd, directora de innovación y conocimiento, belleza y cuidado personal de la empresa de investigación de mercado Mintel: “Los dispositivos de rejuvenecimiento de la piel con LED y para combatir el acné están entre los más populares para el hogar en el sector de la belleza, pero aún no han alcanzado una gran popularidad”. Una barrera clave para esto es la falta de tiempo, pero justamente esta máscara solo requiere tres minutos al día, por lo que podría ser la excepción y ser la bomba. El programa dice que tenés que usarla 10 semanas para ver resultados visibles.

La terapia de luz roja está diseñada para estimular la producción de colágeno y elastina, reponer las células para suavizar las líneas finas y ayudar a reducir el enrojecimiento y las manchas solares. Se demostró que la luz azul regula las glándulas sebáceas, destruye las bacterias P.acnes y previene brotes futuros, en aumento incluso en las mujeres mayores (por el estrés). Las luces están calibradas para estar en longitudes de onda seguras pero efectivas, por lo que no hay manera de que arruines tu piel si seguís las instrucciones, que son fáciles.

La máscara en sí es mucho más cómoda de lo que parece: no da calor, a pesar de que se vea un resplandor rojo que podría dar la pauta de que, al menos, podría haber una sensación de calor. Una vez que se supera la extrañeza visual de las vibraciones, dicen que te acostumbrás y es una forma muy simple de rejuvenecer la piel.

Se pone una vez por semana, después de la esencia y antes del sérum, por 3 minutos.

Fuente: elintransigente.com

Sin comentarios en “La máscara del futuro”

Deja tu comentario