CULTURA

Se perdieron 3.300 empleos en tres años, en los medios de comunicación

El achique fue tendencia en 2018 y ya estallaron conflictos en enero. Telefe, C5N, NA y Página 12, campos de batalla por paritarias y despidos

Se perdieron 3.300 empleos en tres años, en los medios de comunicación

La sangría no se detiene. El año pasado culminó con un nivel de despidos inédito en décadas, profundizando la crisis en los medios de comunicación.

Los números para el sector en lo que va de la gestión macrista son más que dramáticos: hacia fines de 2018, los recortes en las empresas periodísticas acumularon algo más de 3.300 cesantías.

Y el 2019 se inició de la peor forma para los planteles de prensa: a inicios de enero, Telefe avanzó con una sucesión de despidos que derivó en un conflicto en el que debió intervenir la Secretaria de Trabajo.

En simultáneo, canales como C5N y agencias de noticias de la talla de NA arrancaron enero con paros, en reclamo por la falta del pago total de los salarios correspondientes de diciembre. Aunque sin alcanzar todavía el pico de conflicto ya declarado en estas compañías, América también es territorio de quejas y reclamos ante la decisión de la directiva de la emisora de abonar los sueldos en cuotas.

El escenario, además, es complicado en portales como Diario Veloz, propiedad de Chiche Gelblung, que viene aplicando recortes de personal y fraccionando el pago de salarios, mientras que la situación en los medios públicos no es mucho más alentadora.

Tras la batalla que originaron los más de 350 despidos que implementaron los popes de Télam a mediados de 2018, el escenario se tornó más complejo tras la decisión de la Secretaría de Medios y Contenidos Públicos que encabeza Hernán Lombardi de aplicar paritaria cero. La medida todavía permanece vigente para la Televisión Pública, Radio Nacional y la misma agencia oficial.

En el caso de la TV Pública, precisaron fuentes sindicales, el grueso del plantel de trabajadores de prensa no recibe incrementos de sueldos prácticamente desde 2016.

Hay más: Grupo Octubre, controlante del diario Página 12, continúa sin abonar la paritaria del año pasado y en diciembre presentó ante la Secretaría de Trabajo un escrito en el que hizo formal el pedido de un procedimiento preventivo de crisis.Desde la dirigencia que lidera Víctor Santa María, titular del multimedio, máxima autoridad del PJ porteño y mandamás del gremio de encargados SUTERH, se informó que la solicitud responde a la intención de blindar “la continuidad de cientos de fuentes de trabajo”.

Sin embargo, en el plantel de profesionales de prensa abundan las voces que exponen la decisión de Octubre de avanzar con la supresión de colaboradores e, incluso, fotógrafos.

“Lo que está ocurriendo en Página12 es que existe una estrategia de desgaste que pasa desapercibida porque no han ocurrido despidos en gran número. De ahí que Santa María todavía no paga un costo político significativo y cuenta con aliados que siguen haciendo la vista gorda. Pero el discurso de Justicia social que se pregona es lo opuesto a lo que ocurre en la realidad dentro del diario”, sostuvo ante iProfesionaluna fuente cercana al matutino.

Medios complicados

El conflicto en Octubre ganó en temperatura con el despido, a principios de mes, de la periodista Paula Sabatés, impulsora de las primeras asambleas de mujeres en Página12 e integrante de la comisión interna del Sindicato de Prensa de Buenos Aires (SiPreBA).

La delegada fue apartada de sus labores en la radio AM750, otro de los medios controlados por Santa María, y la decisión reavivó el malestar entre los trabajadores que interpretaron al movimiento como otra muestra de la intención del grupo de anular los reclamos laborales.

“Su salida tiene relación directa con la participación sindical. Con la idea de disciplinar. Mientras tanto, Octubre sigue sin pagar las paritarias, sigue con el procedimiento preventivo de crisis y apunta a eliminar las colaboraciones periodísticas y también a los fotógrafos. Si no hubiese una organización sindical en el medio, entonces hoy estaríamos hablando de muchos despidos más”, aseguró a este medio una voz al tanto de la interna en Grupo Octubre.

El aspecto sindical talló fuerte en el escenario de despidos que abrió Telefe apenas inició 2019. En un principio, la empresa amagó con recortar hasta 100 puestos de trabajo. Luego, descendió el número a 12. La respuesta a la medida fue un paro total.

La situación se resolvió con la entrada en juego de la Secretaría de Trabajo, que dictó conciliación obligatoria y VIACOM, dueña de Telefe, en cuestión de horas finalmente resolvió ir para atrás con los despidos.

Por el lado de C5N, ante la falta de pago del aguinaldo y parte del sueldo de diciembre, los trabajadores levantaron la programación durante toda la tarde del 9 de enero. En ese lapso, la emisora operó con programas grabados. Ya en julio y octubre del año pasado el plantel de periodistas y técnicos implementó medidas similares por el mismo motivo.

En el caso de la agencia NA, el reclamo vigente corresponde a la falta de pago de un porcentaje de los sueldos de diciembre. Al mismo tiempo, el plantel exige a los propietarios que cesen con la práctica de abonar los salarios en cuotas.

“Exigimos el correcto pago, en tiempo y forma, de los salarios así como de las deudas que la patronal mantiene con el personal”, expresaron desde la comisión interna a través de Twitter. Periodistas y técnicos implementaron un paro también el 9 de enero.

Consultado por iProfesional, Tomás Eliaschev, secretario de Derechos Humanos en SiPreBA, comentó que acciones como el atraso en el pago de sueldos, las paritarias que no se cumplen o la imposición de pautas laborales que empujan a los trabajadores de prensa a aceptar retiros voluntarios se han vuelto rasgos comunes de los principales medios.

“En medios como los públicos la tendencia clara es a frenar todo incremento salarial como elemento de presión para los retiros voluntarios. Si bien este año se podía suponer de calma por tratarse de un período electoral, la realidad es que la crisis y el achique en los medios no cesan”, dijo.

“Hay una crisis de financiamiento en los medios, también de pérdida de público. En tanto, el Gobierno optó por condicionar la entrega de pauta al rating, eso también complicó la situación de las empresas. Todo derivó en las dificultades laborales de hoy”, sintetizó el representante de SiPreBA.

El sistema del achique

Martín Becerra, reconocido especialista en medios e investigador del Conicet, señaló que, además de la incidencia del contexto económico, la crisis que sacude al sector también debe analizarse desde el punto de vista de lo que ofrecen las empresas periodísticas.

El experto remarcó que el modelo de ingresos publicitarios predominante en la Argentina se encuentra también en fase crítica, y que los medios descuidaron el tratamiento personalizado de los contenidos y eso derivó en la pérdida de público.

“El sistema de medios se contrajo, se incumplió aquello de que la revolución digital abriría nuevos espacios. Hubo medios que no observaron ese aspecto y el público se fue reorientando a otras opciones de información o entretenimiento. También en estos años se establecieron políticas públicas que fueron particularmente dañinas y favorecieron la hiper concentración del mercado”, destacó.

Becerra sostuvo que, en tiempos de macrismo, cada año transcurrido implicó un desmejoramiento en el escenario de empresas de medios. “Si bien el impacto es desigual según el nicho, hoy la mayoría de los canales de televisión de Capital Federal tienen complicaciones económicas y, a excepción de cuatro o cinco radios, el panorama en el resto de las emisoras es muy comprometido”, dijo.

Al tanto de los primeros conflictos de 2019, el especialista anticipó otro año complicado en términos de funcionamiento económico para el grueso de los medios, además de dar por descontado que el contexto de ajuste no hará más que profundizarse.

“No se percibe una desaceleración de lo que viene ocurriendo en cuanto a achique. Estamos en un momento de crisis en la producción de contenidos locales y una muestra de esa decadencia puede observarse incluso en lo que viene ocurriendo en los medios públicos. El vaciamiento que han sufrido señales como Encuentro o Pakapaka es representativo del escenario”, concluyó.

Antecedente de peso

En octubre del año pasado, Telearte SA, controlante de Canal 9 de Buenos Aires, reconoció que la compañía atraviesa una crisis que coloca en suspenso el funcionamiento de la emisora.

En la segunda parte de ese mes y a través de un texto sumamente escueto, la firma informó su decisión de extender a la Secretaría de Trabajo un pedido para el posterior ingreso a un procedimiento preventivo de crisis.

Al momento de ahondar en las causas que originaron el actual estado de complicación financiera que sufre Canal 9, en el comunicado difundido. la firma apenas argumenta “la delicada situación que desde hace algunos años atraviesa la televisión abierta”, aunque pone todo el acento en “la rigidez de los Convenios Colectivos y en muchas ocasiones la intransigencia de los sindicatos para la modificación y optimización de los recursos”.

Tras esa comunicación, Telearte SA activó un plan de achique que contempla al menos 180 despidos. Antes, a fines de septiembre, ESPN decidió discontinuar las transmisiones de su emisora de FM que operaba en el ámbito de la Capital Federal desde el 2010.

Grupo Moneta, en tanto, también activó despidos en Metro durante 2018 y redujo la cantidad de horas del personal operativo. En abril de ese período, los empleados de la radio se desayunaron con la novedad de que los propietarios del medio sumaban meses sin realizar aporte social alguno.

Fuera de Buenos Aires, la situación fue un espejo. Dos ejemplos: Sociedad Anónima de Entre Rí­os (SAER), editora de El Diario de Paraná y con participación de Luis Etchevehere, actual ministro de Agroindustria, despidió a 57 trabajadores de prensa.

En la capital entrerriana, el Canal 9 Litoral también inauguró  un proceso de achique. Su controlante, Neomedia TV -también dueña de canal 10 de Mar del Plata- “blanqueó” ante su plantel de periodistas la decisión de implementar despidos.

El año pasado también hubo conflictos por despidos en Publiexpress, dueña de revista Pronto, entre otros títulos, las radios Del Plata y El Mundo, además del recorte de puestos a mansalva que tuvo lugar en Télam.

Fuente. iProfesional

Sin comentarios en “Se perdieron 3.300 empleos en tres años, en los medios de comunicación”

Deja tu comentario