POLITICA

Un dolor de cabeza para Macri en Córdoba

El Presidente no quiere internas en la provincia, pero no hay acuerdo entre los candidatos radicales. Mestre insiste en que el postulante de Cambiemos no se defina “a dedo”. Cerca de Negri aseguran que las internas serán en marzo.

Un dolor de cabeza para Macri en Córdoba

Pese a la voluntad presidencial de que se baje, el precandidato a gobernador de Córdoba Ramón Mestre arremetió ayer contra el gobernador peronista Juan Schiaretti y pidió que el candidato de Cambiemos no se defina “a dedo”, porque –indicó– “no hay que tenerles miedo a las internas abiertas”. Desde el espacio de su contrincante interno en la UCR, Mario Negri, le contestaron que no tienen miedo y que las internas serán el 17 de marzo. El que no quiere internas es el presidente Mauricio Macri. Quizás eso explique la febril actividad del PRO esta semana: hubo reuniones de la mesa provincial y la nacional. También hay tensiones entre la cúpula del PRO y el candidato macrista Héctor Baldassi, quien se alió con Negri y plantea sumar a Luis Juez al combo.

Mestre sigue en campaña, pese a todos los intentos del macrismo por bajarlo. Ayer apuntó contra el gobierno provincial: “El populismo tapa con publicidad lo que no gestiona, pero la mugre sale de la alfombra”, aseguró, en un reclamo por la contaminación del lago San Roque. Todo indica que la interna provincial, que fue acicateada por el adelantamiento de las elecciones de Córdoba al 12 de mayo dispuesto por Schiaretti, es inevitable. La fecha tentativa de las internas de Cambiemos es el 17 de marzo, pero el PRO todavía no le pone el gancho en la Justicia a la conformación provincial de la alianza para estas elecciones.

El lunes pasado fue día de reuniones. Primero el jefe de Gabinete, Marcos Peña, se reunió con la mesa Córdoba del PRO. Tras una buena hora de discusiones con el ex árbitro Baldassi, la senadora Laura Rodríguez Machado y el legislador Darío Capitani, les reclamó que busquen traerle una solución al enredo provincial. “Pónganse de acuerdo”, fue la orden.

Peña luego tuvo un almuerzo con la mesa nacional, en el que estuvieron el presidente de PRO, Humberto Schiavoni; el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta; el vicejefe Diego Santilli; el vicepresidente primero de la Legislatura, Francisco Quintana; y el viceministro del Interior, Sebastián García De Luca. Según trascendió, algunos de ellos dejaron escapar su desconfianza por el acuerdo que está sellando Baldassi con Negri, quienes se vienen mostrando juntos anticipando una fórmula.

Por el momento, Mestre no tiene aliados en el macrismo. El jefe del bloque PRO en la Cámara de Diputados, Nicolás Massot, intentó negociar con él para ubicar como su candidato a intendente de Córdoba a Rodrigo De Loredo, pero Mestre no aceptó: quiere para sí la candidatura a gobernador y también tallar en su sucesión en la intendencia. Así que no hubo acuerdo.

No obstante, Macri sigue presionando para que no haya interna. El Presidente sabe que esa provincia fue clave para que llegara a la Rosada y no quiere un traspié en el año en que irá por la reelección. Pero tiene un problema: Mestre no se baja. “No hay que tener miedo a las internas abiertas. Trataremos de acordar y, si no, habrá internas”, aseguró el intendente de Córdoba en un reciente reportaje en el que pidió que la candidatura no se defina a dedo. “El radicalismo debe tener más protagonismo en Cambiemos”, azuzó.

Mestre consiguió el apoyo de la Comisión de Acción Política de la UCR provincial: “El sufragio es la única expresión de la soberanía popular y la única encuesta seria y segura. Por ello instamos a la elección interna en Cambiemos como la forma selección de candidatos para el caso de no existir consenso”, sostuvieron.

“¿Años, décadas haciendo famosos y poderosos a consultores y encuestadores para llegar súbitamente a la conclusión de que son, apenas, proveedores de simples antecedentes? Muchachos, tranquilos. La interna ya está fijada”, retrucó Juan Hipólito Negri, el hijo de su contrincante. Sus palabras demuestran que los radicales ya están jugando el juego que más les gusta. Los que siguen reticentes son los macristas. La jugada de Negri es acumular a todo el macrismo y a Juez detrás de su candidatura para dejar aislado a Mestre. Mientras tanto, sigue recorriendo la provincia con Baldassi. Este viernes estará en Villa Alende, donde los recibirá el intendente Eduardo “El Gato” Romero.

Fuente: Página12

Sin comentarios en “Un dolor de cabeza para Macri en Córdoba”

Deja tu comentario