SALUD

“Free bleeding”, la nueva tendencia para naturalizar la menstruación

Propone dejar de usar productos de higiene íntima como tampones, toallitas y copas menstruales, para dejar correr la sangre con libertad. La práctica que en los ’70 cobró un cariz feminista y empoderador gana adeptas, pero aún es incipiente.

“Free bleeding”, la nueva tendencia para naturalizar la menstruación
La preocupación por no manchar jeans o polleras es casi generalizada en todas las mujeres desde la primera menstruación. Ya en las publicidades se veía a chicas que le pedían a sus amigas que chequearan si “estaba todo bien” y casi todas las adolescentes se ataron un buzo a la cintura alguna vez ante el menor percance.

Pero para las que ya están hartas de vivir con este miedo todos los meses pueden empezar a practicar el “free bleeding” o sangrado libre, una tendencia en auge que propone no utilizar ningún producto de higiene íntima como tampones, toallitas femeninas o copas menstruales y dejar que la sangre fluya con libertad.

Según la psicóloga, sexóloga y adepta el free bleeding, Montse Inserte, las mujeres llevaron a cabo esta conducta desde siempre, pero recién en la década de 1970 cobró un cariz feminista y empoderador, nacido como protesta tras la aparición de algunos casos del síndrome del shock tóxico asociado a los tampones.

“La regla siempre se ha visto como un tabú, rodeado de un halo de superstición, como algo sucio y pecaminoso que ha de ser ocultado”, explicó la sexóloga en declaraciones que reproduce el diario La Vanguardia. Pero destaca que en los últimos años nació una revolución feminista donde las mujeres, hartas de que se demonice algo tan natural como menstruar, comenzaron a ser adeptas al free bleeding para liberarse y terminar con los prejuicios en torno al período.

Inserte agregó que quienes están haciendo mucho por visibilizarlo son algunas deportistas de élite. Un ejemplo fue el de la corredora Kiran Gandhi durante la maratón de Londres de 2014, así como la reivindicación a través de la famosa foto –que dio la vuelta al mundo y fue censurada– de Rupi Kaur, donde se la veía acostada sobre su cama con el pantalón manchado.

Si bien el free bleeding suma practicantes, aún queda mucho camino por recorrer para que se convierta en una verdadera revolución, al punto de que una niña no tenga que ocultar que le ha venido la menstruación para que no se enteren el resto de sus compañeros de clase porque se avergüenza, indicó la experta.

Asimismo, la sexóloga considera que la mayoría de productos de higiene femenina no suelen ser muy beneficiosos para la salud. Entre ellos citó a los tampones, que poseen sustancias tóxicas como los blanqueadores, que están en contacto directo con la mucosa y resecan a la vagina por dentro. Pero las toallitas tampoco se quedaron atrás, ya que a ojos de la sexóloga apenas dejan a la zona respirar y expone a las mujeres a mayores chances de sufrir infecciones por candidiasis.

¿Pero cómo y cuándo practicarlo? Hay mujeres que eligen el free bleeding sólo para la casa (y bien vale aclarar que durante esta práctica se pueden usar no sólo bombachas tradicionales sino también menstruales, que absorben el flujo).

Iserte asegura llevar practicando el sangrado libre desde la adolescencia, sin ser demasiado consciente de ello. “Solía permanecer en el baño observando la textura de mi menstruación y contrayendo los músculos de la vagina y del suelo pélvico, hasta que me di cuenta de que haciéndolo era capaz de ‘vaciar’ mi útero a la vez que retener la sangre”, relata.

Lo que comenzó como simple curiosidad y un juego adolescente, culminó en un método para no tener que usar productos de higiene íntima y poder controlar su menstruación: “Recuerdo que un día me vino la regla camino al trabajo y entré en pánico pensando que iba a manchar todo el coche, por lo que comencé a apretar hacia dentro hasta que pude llegar a un baño y ‘vaciar’ toda la sangre”, relató.

La sexóloga asegura que es capaz de retener su regla entre dos y tres horas, que intercala con idas al baño donde expulsa su periodo a través de las contracciones musculares y sin apenas mancharse. No obstante, entiende que esta técnica no es para todas, por ejemplo, para aquellas que por circunstancias laborales no pueden levantarse al baño siempre que así lo deseen.

De todas formas, para aquellas mujeres que quieran intentar retener, pueden empezar con ejercicios Kegel, de suelo pélvico, hipopresivos y bolas chinas que, además, son beneficiosos para la salud y mejoran el placer sexual.

Fuente: ámbito.com

Sin comentarios en ““Free bleeding”, la nueva tendencia para naturalizar la menstruación”

Deja tu comentario