POLITICA

Un 25 de mayo con la “grieta” a flor de piel

A diferencia de anteriores festejos patrios de la gestión Macri, este 208º de la Revolución de Mayo tendrá actos oficiales, por un lado, y una multitudinaria marcha opositora en el Obelisco, por otro. Organizada por sindicatos, organizaciones sociales y de DD.HH., rechazará la política económica.

Un 25 de mayo con la “grieta” a flor de piel

Este 25 de mayo promete romper la calma que caracterizó a los anteriores festejos patrios de la gestión Macri.

A la agenda oficial para conmemorar los 208 años de la Revolución de Mayo, que repetirá actos y ritos tradicionales, se opondrá una multitudinaria manifestación en la Avenida 9 de Julio bajo el lema “La patria está en peligro: No al FMI”.

“Un conjunto de organizaciones gremiales, sociales, barriales, de derechos humanoscooperativistas, de la pequeña y mediana empresa, y destacadas personalidades de la cultura popular” convocaron “a un gran acto”.

En evento contará con un espectáculo musical, una feria de la economía social y la lectura de una proclama en la que se expondrá el descontento de los manifestantes con la política económica del Gobierno y, en especial, con la negociación que mantiene con el Fondo Monetario Internacional.

El acto, que apuesta a la potencia de la territorialidad, se contrapondrá con la más sobria estrategia comunicacional del Gobierno, que no toma a “la calle” como elemento de disputa, una táctica que hasta el momento le rindió frutos políticos y electorales.

Así las cosas, el presidente Mauricio Macri mantendrá una agenda similar a la de los dos años anteriores, informaron desde Presidencia.

A las 9 se reunirá con sus funcionarios en el salón de los Bustos de la Casa Rosada, con quienes compartirá el tradicional chocolate caliente con churros. De allí, unirá caminando la distancia que separa Balcarce 50 de la Catedral Metropolitana, donde a partir de las 10 se realizará el tradicional Tedeum. El arzobispo de Buenos Aires, MarioPoli, encabezará la ceremonia.

Las especulaciones en torno al tono que tendrá el acto religioso se multiplican. ¿La Iglesia fomentará un discurso duro en contra de la política económica oficial o, atenta al clima político-social, corrida cambiaria de por medio, licuará las críticas para no azuzar aún más la tensión interna?

Es público el malestar del Papa Francisco con las políticas que reproducen la pobreza y reducen los salarios, algo que ya le valió más de una crítica de algún dirigente de la actual gestión. Sobre todo, tras recibir por primera vez al Presidente en el Vaticano y tener un gesto adusto en la fotografía de rutina.

En esta ocasión el Papa envió un mensaje institucional mesurado, aunque resaltó el tipo de país que desea.

“Con motivo de la fiesta nacional de Argentina, hago llegar a vuestra excelencia y a todos los hijos e hijas de ese amado país un cordial saludo. Y ruego a Dios nuestro Señor, por intercesión de la Virgen de Luján, que les conceda los dones necesarios en la construcción de una sociedad cada vez más justa, fraterna y solidaria”, escribió desde el Vaticano el 22 de mayo.

Todo indica que el cardenal primado de la Argentina, Mario Poli, una vez más, hará hincapié en la situación social que atraviesa al país. El arzobispo así lo hizo en los dos años anteriores, cuando la tensión social no estaba en un punto tan álgido como ahora.

Macri estará acompañado por su esposa, Juliana Awada; la vicepresidenta, Gabriela Michetti; el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta; el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo; el titular de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó; y el presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, Ricardo Lorenzetti, entre otros.

También participarán del Tedeum porteño integrantes del gabinete nacional, los jefes de las Fuerzas Armadas y de Seguridad, legisladores, funcionarios judiciales, embajadores y representantes de distintas instituciones religiosas, entre otros, según se difundió.

Tras la celebración religiosa, el jefe de Estado concurrirá a la residencia presidencial de Olivos donde compartirá un locro con “la gente”. Se espera la visita de alumnos de distintos colegios y centros de jubilados. El pasado 25 de mayo, la misma comida se realizó en el Museo de la Casa Rosada. “Será una dinámica similar”, remarcaron desde la Casa Rosada a iProfesional.

Reclamo en la 9 de Julio
El “contra-acto” está convocado por una multisectorial en la que se mezclan sindicatos, organismos de derechos humanos y sociales, cooperativistas, empresarios Pymes y actores y actrices, quienes grabaron videos personales invitando a participar al evento.

Entre los artistas que llamaron a marchar se encuentran Pablo Echarri, Paola Barrientos, Darío Grandinetti, Leonardo Sbaraglia. “Este 25 de mayo voy al Obelisco con mi familia a cantar el himno porque con el FMI la patria está en peligro”, dicen, palabra más o menos, en su mensaje grabado.

A su vez, la Asociación Argentina de Actores también difunde el acto. “Este 25 de Mayo a las 13 hs. convocamos a las actrices y actores al Obelisco, bajo la consigna ‘No al FMI - La Patria está en peligro’”.

Y se agrega en el mensaje: “Vení con tu familia a cantar el Himno y a expresarnos todos juntos contra el brutal ajuste que afecta al pueblo argentino, los tarifazos y el modelo de dependencia económica que propone el gobierno. Te esperamos”.

Esto provocó la respuesta de otro actor, Alfredo Casero, quien también hizo público un video en rechazo a la convocatoria.

El acto se extenderá unas tres horas. Sobre la Avenida 9 de Julio desde las 13 tocarán bandas en vivo, como La Bersuit.

A su vez, en las calles Cerrito y Carlos Pellegrini funcionará una gran feria de la economía social.

El momento central sucederá a las 15.30, cuando dos actores leerán la “Proclama Popular del 25 de Mayo de 2018: No al FMI”. Lo harán desde el escenario donde está proyectado que se encuentren sentadas únicamente Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, recientemente nominadas al Premio Nobel de la Paz-.

Los dirigentes de las distintas organizaciones convocantes estarán sentados frente a la tarima, cercados por un vallado especial. Según informaron desde la organización, habrá 300 sillas.

Una vez finalizada la lectura, “se entonarán las estrofas del Himno Nacional”. Esto está previsto para las 16.

Además de criticar el acuerdo con el FMI, también se rechazará “el tarifazo y el ajuste del gobierno de Mauricio Macri”, de acuerdo al comunicado que se hizo circular.

“Es una convocatoria similar a la del 24 marzo. Esperamos mucha gente autoconvocada. Todo se referencia en la situación socio-económica que estamos viviendo”, indicó a iProfesional uno de los organizadores.

Las partes que llaman a sumarse a este acto “no oficial”, amparados por un común denominador –rechazar la política económica del Gobierno que los perjudica-, mantienen distintos objetivos particulares en su pulseada con el Ejecutivo.

Desde los sindicatos, aparecen articulando la CTA y CTERA, Camioneros y La Bancaria, además de Canillitas y UDOCBA por citar algunos gremios. Representantes de estos sectores como Sergio Palazzo, Pablo Moyano, Hugo Yasky, Roberto Baradel y Sonia Alesso se reunieron este 24 de mayo en la sede de los bancarios para pulir los detalles del evento.

También avanzaron sobre otras cuestiones políticas, sociales, sindicales y hasta legislativas. No escapa a ellos la construcción de una CGT más abarcativa –que contemple a los desocupados y a la CTA, por ejemplo- y mucho más dura que la actual.

También participaron del encuentro líderes de las organizaciones sociales, como referentes de la CTEP, CCC y Barrios de Pie.

“Fuimos a la reunión con Sergio Palazzo, Pablo Moyano y Hugo Yasky a plantearles una invitación a la Marcha Federal a realizarse el 28 de mayo, que va  terminar el 1º de junio en el Congreso Nacional con un paquete de leyes de la agenda social”, explicó a iProfesional Daniel Menéndez, de Barrios de Pie. Entre las mentadas medidas se destacan la Emergencia Alimentaria y la integración urbana de los barrios humildes.

Según afirmó el dirigente social, esperan una inmensa movilización para esas jornadas. También contó que habrá “misas con la Iglesia” y que las iniciativas sociales que esperan que apruebe el Congreso cuentan con el apoyo de la Pastoral Social, lo que indica cuál puede ser el tenor del Tedeum de este 25 de mayo.

Justamente, este viernes las organizaciones sociales realizarán ollas populares alrededor del Obelisco para acompañar el acto en rechazo al FMI. “Vamos a profundizar la articulación entre todos los sectores para encontrar un freno a estas políticas económicas que se están llevando”, señaló Menéndez.

Atento a este escenario y con la crisis financiera aún fresca en la retina, desde el Gobierno se preparan para enfrentar un final de mayo con un alto nivel de protesta en las calles.

Fuente: iprofesional

Sin comentarios en “Un 25 de mayo con la “grieta” a flor de piel”

Deja tu comentario