POLITICA

Crisis en gremio estratégico impacta en la interna CGT y campaña de Randazzo

RUPTURA EN LA CIMA DEL SINDICATO MECÁNICO, QUE LE ENDILGA A UNO DE SUS HOMBRES FUERTES MANEJOS TURBIOS. El Smata le quitó todo apoyo a Oscar Romero, hasta ahora uno de sus principales alfiles y uno de los armadores del lanzamiento del exministro.

Crisis en gremio estratégico impacta en la interna CGT y campaña de Randazzo

Una crisis interna en uno de los principales sindicatos argentinos promete sacudir el ordenamiento de la CGT, del bloque Justicialista en el Congreso y hasta la interna del PJ, con la pérdida de un apoyo clave para la candidatura de Florencio Randazzo. Es por la disputa que estalló en el Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor (Smata), el segundo gremio industrial en peso específico después del metalúrgico y estratégico por su rol en el complejo automotor.

La organización, que lidera Ricardo Pignanelli, le quitó todo apoyo a uno de sus principales referentes, Oscar Romero, que preside el bloque Justicialista, y que de este modo quedó más cerca de la expulsión, acusado por manejos presuntamente irregulares en su actividad legislativa y por una aparente desobediencia a la estructura vertical del gremio. Fue después de una asamblea con la participación de un millar de afiliados en la que la cúpula del Smata encadenó reproches de hace varios meses contra el legislador, que ostenta entre los mecánicos el cargo de secretario de Relaciones Institucionales.

“El sindicato decidió sacarle el respaldo político a Romero”, le confirmó a este diario Pignanelli. El dirigente, de buen diálogo con el Gobierno -Mauricio Macri presidió días atrás la inauguración de un sanatorio de la obra social- admitió que el aislamiento de su subalterno podrá tener repercusiones en los alineamientos del Smata en la CGT y también a nivel político para las próximas elecciones: “Los afiliados quedan en libertad de acción”, aclaró. Romero se había convertido en un actor de relieve en la campaña de Randazzo.

En Smata no quisieron confirmar si el dirigente cuestionado será o no expulsado, aunque los conocedores de la vida interna de los mecánicos dieron por hecho que quedará afuera en el corto o mediano plazo, una vez cumplidos los pasos institucionales. De igual modo parecen contados los días del sindicato dentro de la estructura del Movimiento de Acción Sindical Argentino (MASA), que orienta el taxista Omar Viviani y que a pesar de permanecer afuera de la conducción de la CGT se mantiene como un sector activo con inserción directa en el bloque Justicialista, cuya cara visible es Diego Bossio.

Los cuestionamientos a Romero tienen varios niveles. La jefatura del sindicato le endilga presuntos nombramientos de sus familiares más directos, así como de directivos de la filial Junín del gremio (que maneja el dirigente) en cargos bajo su órbita de la Cámara de Diputados. Cerca de Pignanelli deslizaron que el diputado fue avisado del malestar que había por esas nominaciones de personas que de por sí cobraban salarios del Smata, y que desoyó las advertencias.

En paralelo, el secretario de Relaciones Institucionales había avanzado, en línea con el MASA de Viviani, en el apoyo sectorial a Randazzo para la campaña electoral. Incluso Romero había prestado en abril instalaciones del sindicato en Junín para uno de los actos de lanzamiento del exministro de Transporte junto a dirigentes del Movimiento Evita e intendentes del Grupo Esmeralda. La conducción del gremio, en cambio, alega que no tenía resuelto de manera formal ese respaldo y que Romero lo había anticipado de forma unilateral.

Por lo demás, en la cima del Smata sostuvieron que el diputado había tomado distancia de la dinámica del gremio. El legislador no quiso hacer declaraciones, pero en su entorno le dijeron a este diario que Romero no es empleado del sindicato sino “dirigente nacional elegido por el voto de los afiliados”, lo que a su juicio relativiza el disciplinamiento que le exigía Pignanelli.

Entre los dirigentes más veteranos de la CGT al tanto de la crisis coincidían en señalar a la política partidaria como el principal factor de discordia, tanto en Smata como en otros gremios, conforme se acercan las definiciones electorales. De igual forma destacaban que después de octubre se hará ineludible un debate en la central obrera para reformular su actual esquema de conducción, estructurada luego de la unidad de agosto pasado a través de un triunvirato al que pocos le asignan sobrevida, y una eventual vuelta a su vida orgánica de sectores que hoy permanecen al margen, como el propio MASA y la Corriente Federal, que encabeza el bancario Sergio Palazzo.

El triunvirato también quedó debilitado a partir de la adopción de un plan de lucha que incluyó una marcha y un paro nacional de características masivas, a lo que el Gobierno respondió con una decisión de obviar la jefatura formal de la CGT para sus negociaciones. En cambio, el equipo de Macri optó por avanzar en acuerdos sectoriales entre los que se cuenta el del Smata con las terminales automotrices y las empresas fabricantes de autopartes.

Fuente. ambito financiero

Sin comentarios en “Crisis en gremio estratégico impacta en la interna CGT y campaña de Randazzo”

Deja tu comentario