TECNOLOGIA

La dura carta de un científico contra el ajuste del gobierno de Macri

Alberto Kornblihtt alertó a sus colegas en el mundo que “en esta nueva Argentina, la ciencia y la tecnología podrían ser dispensables”.

La dura carta de un científico contra el ajuste del gobierno de Macri
El biólogo molecular Alberto Kornblihtt escribió una columna de opinión en Nature, una de las más prestigiosas publicaciones científicas, en la que critica que “los científicos argentinos están luchando contra un gobierno empeñado en torcer las concepciones públicas de su papel”.
Para Kornblihtt “hay poco que celebrar para los científicos” con una gestión que “está aplicando el plan contrakeynesiano de abrir la economía, reducir el papel del Estado, aumentar la deuda externa y crear desempleo para reducir el costo de los salarios”.
Y alertó a científicos de otros países sobre lo que ocurre en la actualidad. “Colegas de todo el mundo deben saber que, en esta nueva Argentina, la ciencia y la tecnología podrían ser dispensables”, afirmó.
La columna completa:
“Donde la ciencia y el absurdo chocan”

Después de una década de progreso, los científicos argentinos están luchando contra un gobierno empeñado en torcer las concepciones públicas de su papel, escribe Alberto Kornblihtt.

El gobierno del presidente Mauricio Macri en Argentina marcó su primer cumpleaños el mes pasado, pero hay poco que celebrar para los científicos.

Los disturbios en el país hicieron titulares en todo el mundo el mes pasado cuando miles de investigadores, estudiantes de posgrado y post doctorados ocuparon el ministerio de ciencias durante cinco días. Esa protesta terminó con las concesiones paliativas de las autoridades – la oferta de 500 becas postdoctorales a aquellos que deberían haber recibido puestos de investigador-junior – pero los problemas son mucho más profundos.

Macri es el hijo de un poderoso industrial y ex socio comercial del presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, en el desarrollo de propiedades. Los Panamá Papers, una enorme cantidad de archivos fiscales filtrados en abril pasado, mostraron que él (y su padre y sus hermanos) eran propietarios de varias compañías offshore. Está aplicando el plan contrakeynesiano de abrir la economía, reducir el papel del Estado, aumentar la deuda externa y crear desempleo para reducir el costo de los salarios. Y – a pesar de su campaña promete invertir – el último proyecto de ley de presupuesto nacional impulsado por Macri y aprobado por el Congreso para 2017 cortó fondos para la ciencia y la tecnología en un 30%.

Estos brutales recortes se destinan a revertir una década de sólida inversión y progreso en la ciencia argentina. Bajo gobiernos anteriores, más de 1.300 jóvenes investigadores regresaron al país y dos satélites de comunicaciones caseros fueron puestos en órbita. Estas administraciones también crearon un ministerio de ciencia, tecnología e innovación productiva y construyeron 150.000 metros cuadrados de institutos de investigación para albergar el creciente número de investigadores, estudiantes de postgrado, postdoctorales y técnicos que trabajan para el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Tecnológicas (CONICET).

La evidencia más fuerte del enfoque del gobierno actual ha sido la amenaza de reducir el número de puestos de investigadores jóvenes financiados por el CONICET; fue esto lo que provocó la sentada en forma de protesta y sólo se ha tratado en parte.

Al mismo tiempo, se han suspendido los programas de comunicaciones por satélite y la inflación y la devaluación de la moneda han reducido el poder adquisitivo de los salarios y las subvenciones a la investigación.

Los científicos en Argentina temen una repetición de los drenajes cerebrales que el país experimentó durante tiempos de gobierno militar y crisis económica. Ya los colegas informan que los jóvenes científicos argentinos en Europa y Estados Unidos están pensando en volver a casa.

Los argumentos utilizados por ministros y funcionarios para justificar los recortes presupuestarios son falsos y falaces. La pobreza generalizada en la Argentina, se nos dice ahora, hace injusto y poco ético desviar la misma cantidad de dinero que antes a la ciencia. (¡Como si la pobreza no existiera antes!) A diferencia de algunos países, Argentina debe su pobreza estructural no a limitados recursos naturales o humanos, sino a una distribución perversamente desigual de la riqueza y un sistema impositivo regresivo. Parece injusto castigar a los científicos por este sistema, particularmente dado que el presidente Macri ha eliminado los impuestos a la exportación para la agricultura y la minería, quizás las dos industrias más rentables del país.

Se pone peor. Los funcionarios han producido una serie de declaraciones provocativas que amenazan los valores sociales aceptados de la ciencia, la investigación y las persecuciones académicas. Estas declaraciones incluyen: “Los investigadores deben ser evaluados por el número de trabajos que crean y no por el número de documentos que publican”; “Cada doctorado debe ser alentado a crear su propia empresa”; Y “los científicos del CONICET son meramente” editores de papel “que no devuelven a la sociedad aplicaciones útiles”. Una declaración dice: “Los jóvenes científicos deben abandonar el país”, sin ofrecer un programa gubernamental concomitante para apoyar la formación de postdoctorados extranjeros.

Con tales declaraciones, el gobierno está tratando de explotar los conflictos entre la investigación básica y aplicada para sembrar la desconfianza pública de los científicos y su trabajo, y atacar a las ciencias sociales. Esta falta de distinción entre la generación de conocimiento y la generación de tecnología no es inocente, y crea falsas concepciones sobre el papel de la ciencia en la sociedad.

Los científicos argentinos se enorgullecen de las contribuciones de su nación: una red universitaria pública fuerte y gratuita; Dos premios Nobel de ciencia que hicieron sus descubrimientos en la Argentina; Y siete asociados extranjeros de la Academia Nacional de Ciencias de los Estados Unidos.

Llamar a estos científicos “editores de papel” es ofensivo, como si los trabajos científicos fueran el objetivo final de la investigación en lugar de los medios a través de los cuales se hicieran públicas las conclusiones pertinentes.

Para completar el paisaje de tonterías, el jefe del gabinete de ministros, Marcos Peña, atacó uno de los fundamentos de la ciencia diciendo que “el pensamiento crítico ha hecho demasiado daño a nuestro país”. Continuó: “Algunas personas en Argentina piensan que ser crítico es ser inteligente. Nuestro gobierno cree que ser inteligente es ser entusiasta y optimista “.

Esto perfectamente con el concepto de la Nueva Era de la “revolución de la alegría” proclamada por Macri como un lubricante para los conflictos sociales. Colegas de todo el mundo deben saber que, en esta nueva Argentina, la ciencia y la tecnología podrían ser dispensables. Más demostraciones seguirán. No vamos a renunciar a nuestra herencia científica y el futuro sin una pelea.

Traducción: Fernanda García
Fuente: eldestape.com
Sin comentarios en “La dura carta de un científico contra el ajuste del gobierno de Macri”

Deja tu comentario