ECONOMIA

El reparto de la riqueza

El Indec informó que la participación de los trabajadores en la riqueza de la economía ascendió a 51,4 por ciento en 2013, cuando era del 48,9 por ciento durante 2012.

La participación de los trabajadores en la riqueza de la economía ascendió a 51,4 por ciento en 2013, cuando era del 48,9 por ciento durante 2012. El desempeño de la distribución de los ingresos adquiere mayor relevancia si se tiene en cuenta que en 2004, tras la megadevaluación y el estallido de la convertibilidad, los asalariados explicaban 30,6 por ciento del valor agregado de la economía. Los datos se publicaron ayer en la actualización de las cuenta nacionales del Indec, donde se informó la nueva serie del Producto con año base 2004 (ver aparte). Las cifras de la distribución entre trabajadores y propietarios no se publicaban desde 2008, cuando la entidad discontinuó la medición.

La participación de los asalariados en el Producto anotó un fuerte crecimiento durante los últimos diez años. En el detalle de la serie se precisó que entre 2004 y 2006, la proporción de la riqueza total distribuida entre los trabajadores avanzó de 30,6 a 33,4 por ciento; entre 2007 y 2009, avanzó de 34,6 a 41,6 por ciento, y entre 2010 y 2013, pasó de 41,5 a 51,4 por ciento. La performance se explicó a partir de la recomposición del mercado laboral, con la recuperación de los niveles salariales y de los puestos de trabajo en los establecimiento productivos. Las remuneraciones promedio de la economía anotaron un alza de 602,2 por ciento durante los últimos diez años, para computar un ritmo de aumento superior respecto de la inflación medida por privados. A su vez, la población local que se incorporó a un trabajo ascendió a 6.000.000 de individuos, permitiendo alcanzar tasas de desempleo del 6,4 por ciento al cierre de 2013, cuando eran del 20,4 por ciento en 2003.

Además de publicar la información de la distribución del ingreso para el total de la economía, el Indec detalló la participación de los asalariados por distintos sectores de actividad.

n En el caso de la agricultura, ganadería, caza y silvicultura, la porción del producto que se distribuyó como remuneración al trabajo ascendió a 28,2 por ciento en 2013, cuando era del 25,7 por ciento el año anterior y del 15,3 por ciento en 2004. Según el Ministerio de Trabajo, el sector demandó 331.513 puestos de trabajo registrados en el tercer trimestre de 2013, cuando eran 296.396 puestos en 2005, al tiempo que el salario subió 552,8 por ciento durante los últimos ocho años.

n En la explotación de minas y canteras, la distribución a favor del trabajo computó 23,2 por ciento, cuando había sido de 21,6 por ciento en 2012 y de 8,4 por ciento 2004. A su vez, el empleo registrado ascendió a 73.334 personas el año pasado, contra 46.334 individuos del 2005. Los salarios se incrementaron 520,1 por ciento.

n En la rama manufacturera, 51,7 por ciento del valor generado se repartió entre los asalariados, contra el 45,8 por ciento del 2012 y el 23 por ciento del 2004. Los puestos de trabajo en blanco sumaron 1.289.285 individuos en 2013, cuando eran 1.013.075 individuos en 2005. A su vez, la remuneración de los obreros industriales creció 511,1 por ciento entre el tercer trimestre de 2005 y 2013.

Además de estos sectores productores de bienes, el Indec publicó detalles de los sectores productores de servicios. Por caso, la actividad financiera (bancos) anotó una distribución a favor de los trabajadores del 59,7 por ciento, cuando era del 57 por ciento en 2012. En cuanto al comercio, la participación de los asalariados ascendió a 47,5 por ciento, contra 24,3 por ciento del 2005. En los últimos ocho años, el empleo de este sector pasó de 781.380 a 1.138.538 individuos, al tiempo que los salarios subieron 556,7 por ciento.

Estos incrementos de la masa salarial (el aumento del número de ocupados y de sus salarios) registraron un rol central para potenciar la expansión de la actividad local en los últimos años, según lo explica la literatura especializada en crecimiento. Economistas heterodoxos, basados en modelos no convencionales como el de los expertos Amit Bhaduri y Stephen Marglin, afirmaron que el consumo del mercado interno a través de la política de ingreso del Gobierno estimuló las inversiones y la nueva producción de los empresarios desde 2004, en un esquema de crecimiento de la economía liderado por el alza de los salarios.

Fuente: Página12

Sin comentarios en “El reparto de la riqueza”

Deja tu comentario