NACIONALES

Argentina y los fondos buitre vuelven a verse en la Corte de EE.UU.

Será el lunes en el marco de la causa en la que el juez Thomas Griesa libró una orden de discovery para determinar la existencia de activos argentinos en bancos radicados en Estados Unidos.

Argentina y los fondos buitre vuelven a verse en la Corte de EE.UU.

Los abogados argentinos se encontrarán nuevamente con los letrados que representan a los fondos buitre, en una audiencia convocada por la Corte Suprema de Estados Unidos.

Este es un caso paralelo al denominado “juicio del siglo” en el que el máximo tribunal estadounidense deberá pronunciarse respecto al esquema de pago dispuesto por el juez Griesa a los holdouts, que contempla la utilización de fondos destinados por Argentina para el cumplimiento de las obligaciones con los tenedores que ingresaron a los canjes instrumentados en 2005 y 2010.

En la causa conocida como “discovery”, el gobierno de EE.UU. respaldó en marzo la posición argentina, a través de amicus en el que afirmó tener “un interés sustancial en la correcta interpretación y aplicación” de la Ley de Inmunidad Soberana (FSIA) y en el tratamiento que se les da a los estados extranjeros en las cortes del país del Norte.

En estos 12 años de litigio desde que se conoció el primer fallo contra la Argentina en el 2003, esta es la segunda vez que Argentina enfrenta a los fondos buitre de manera directa ante del Corte Suprema estadounidense.

La anterior tuvo que ver con la disputa por las reservas argentinas, cuando la Corte Suprema completó un largo juicio a favor del país en el 2012, que venía desde que se le pagó la totalidad de la deuda al Fondo Monetario.

Allí, Argentina ganó la posición de que las reservas son inembargables, en una causa presentada por los multimillonarios estadounidenses Paul Singer, y Kenneth Dart, a través de fondos Elliott y EM Limited, respectivamente.

Ahora, se volverán a ver las caras ante el máximo tribunal y la Argentina irá con un nuevo defensor legal, el abogado Paul Clement, quien pasó a liderar la estrategia junto al estudio Cleary Gottlieb, que acompañó al país desde el default, e incluso antes, desde los años 80.

En este caso la defensa argentina defenderá su posición de que el juez Griesa, quien libró la orden de discovery viola la propia ley de Estados Unidos, en cuanto a la inmunidad soberana que tienen los países que suscriben bonos en territorio neoyorquino.

El ministro de Economía, Axel Kicillof, constató la semana pasada durante la Asamblea Anual de Primavera del FMI y el Banco Mundial, que Argentina no está sola en la pelea contra los fondos buitre, ante los problemas que puede ocasionar un fallo adverso al esquema financiero internacional en lo que respecta a procesos de reestructuración de deudas.

“En todos los foros es un tema y es un tema para el futuro”, señaló Kicillof en Washington al hablar sobre esta cuestión, y explicó que un fallo en contra de Argentina “puede bloquear otros procesos de negociación (de deuda)”.

El ministro participó allí también de una cumbre de pares en el G20 (los países más desarrollados) y del G-24 (países en desarrollo), en los que las naciones en vía de desarrollo apoyaron de manera explícita la posición Argentina en su documento final.

En paralelo y estrechamente relacionado, Argentina apeló en febrero el aval dado por la Cámara de Apelaciones de Nueva York a otro pronunciamiento del juez Griesa, en la que el país fue condenado a pagar la totalidad de los bonos en situación de default que tienen en su poder los fondos buitre Elliott y otros, por una suma total de 1.330 millones actualizables por intereses impagos.

Si prevalece la postura de Griesa, el país quedaría condenado a pagarle primero a los fondos buitre antes que a los bonistas que ingresaron al canje, una situación que podría significar un serio inconveniente para el cumplimiento efectivo de los canjes que llevó adelante el país en 2005 y 2010, al que adhirieron el 93 por ciento del total de los tenedores por un monto estimado en 80.800 millones de dólares en default.

Esta situación podría dejar al país en un default técnico, ante la imposibilidad de pagar la deuda a los bonistas del canje a través de la caja de Nueva York.

Una de las innovaciones recientes del gobierno argentino en la estrategia judicial fue sumar al abogado Clement, ex procurador general de Estados Unidos durante el gobierno de George W. Bush y profesor de Derecho de la Universidad de Georgetown.

Clement conoce cómo se mueve la Corte Suprema de EE.UU. y acumula en su carrera el récord de haber participado en 41 litigios en la instancia del máximo tribunal de Estados Unidos, 16 de los cuales se desarrollaron en los últimos dos años.

Fuente: minutouno.com

Sin comentarios en “Argentina y los fondos buitre vuelven a verse en la Corte de EE.UU.”

Deja tu comentario