ECONOMIA

Se dispara el costo de las prepagas y más argentinos optan por cambiar de plan o pasarse a una obra social

Una cobertura intermedia ya supera cómodamente los $2.500 mensuales para un matrimonio sin hijos. En el caso de una persona de 40 años que opte por una prestación con mayores beneficios, tiene que abonar unos $2.800.

La sucesión de aumentos que viene concretando el sector de las prepagas tiene sus consecuencias en la evolución del negocio y en el pase de afiliados en el sistema de salud.

Los aumentos acumulados -de algo más del 34% en sólo un año- han derivado en un fuerte proceso de cambio y “migración” de usuarios hacia diferentes prestadoras.

Concretamente, desde el sector mencionan dos tipos de movimientos.

Uno de ellos, es el de una mayor cantidad de afiliados que está optando por pasarse -dentro de la misma compañía- a planes más económicos y abandonando los más completos.

Otro es directamente el cambio de la prepaga. En este caso, puede ser de una entidad de renombre a otra más chica o bien a una obra social sindical.

De este movimiento dan cuenta los gremios -como el Sindicato de Farmacéuticos-, profesionales del sector e incluso es reconocido por autoridades de la Asociación de Entidades de Medicina Privada (ADEMP), que también vienen observando cómo la demanda y necesidades de cobertura se reorienta planes más económicos.

Claro está que cuanto mayor son las subas mayor también son las “migraciones”. Y, en este sentido, el panorama para el bolsillo no es precisamente alentador. De hecho, desde ADEMP anticiparon que las prepagas avanzarán en nuevos aumentos a partir de junio, mes en el que se cerrará la paritaria del sector.

Néstor Gallardo, presidente de la entidad, sostuvo que a partir del segundo semestre “habrá unincremento en la cuota del servicio cercano al 30% que se dividirá en tres partes hasta diciembre”.

“Hoy las cuotas están un 10% atrasadas respecto de lo que deberían estar. La paritaria será en breve y calculamos que se terminará cerrando con ajuste del orden del 30%”, adelantó.

Gallardo señaló que “la Superintendencia ha permitido hasta ahora reajustes parciales, siempre del orden de un dígito. Cada retoque ha sido como un goteo. Pero esa modalidad puede cambiar en los meses subsiguientes, porque la mayoría de las empresas tiene costos más elevados que cubrir”, explicó.

Afiliados que cambian
Según el Sindicato de Farmacéuticos, durante este último tiempo, alrededor del 20% de los afiliados de empresas de medicina prepaga optaron por pasarse a planes más baratos o directamente migrar hacia obras sociales sindicales. 

Este porcentaje, coincidente con las mediciones tanto de ADEMP, equivale casi a un millón de usuarios, que han llevado a cabo algún tipo de readecuación de su servicio de salud.

“La tendencia más fuerte es la migración hacia planes de valores más bajos. Como la ley de la medicina prepaga establece que todos los afiliados deben recibir la misma cobertura -más allá de su plan- entonces se eligen las opciones más económicas”, indicó Gallardo.

“La diferencia entre los planes tiene que ver, sobre todo, con el nivel de los profesionales que atienden a cada afiliado y con la calidad de los lugares de internación, que se conoce en la jerga como ´hotelería´”, agregó.

“Más allá de eso, los tratamientos y cobertura de medicamentos es igual para todos los usuarios. De ahí que, como el servicio está asegurado, muchos opten por resignar calidad como forma de bajar el gasto”, expuso.

Para graficar diferencias, Gallardo indicó que un plan de máxima cobertura puede costar hasta un 100% más que un servicio “estándar”.

“Además, se busca que las personas de menor edad tengan más opciones y facilidades a nivel precios, por el simple hecho de que casi no usan la cobertura y si tienen que abonar tarifas altas directamente abandonan la prepaga. O, en todo caso, sólo contratarían el servicio en instancias de enfermedad”, expresó.
Interés por otras obras sociales
Desde el Sindicato de Farmacéuticos, su titular, Marcelo Peretta, se refirió a los afiliados que, ante los continuos aumentos, ahora optan por obras sociales gremiales.

“Aparte de la cuota mensual elevada, muchos dejan el servicio porque ven que al momento de atenderse o tener que comprar determinados medicamentos, se encuentran con que tienen que pagar adicionales o servicios extras que la prestadora ya no cubre”, sostuvo Peretta.

“El hecho de que las prepagas pongan el foco en captar afiliados cada vez más jóvenes también las ha colocado en una posición complicada. Se percibe que estas empresas intentan cada vez más alejar la responsabilidad de tener que hacer frente a las demandas de personas de mayor edad”, remarcó.

Para Peretta, el permanente aumento en el costo del servicio -sumado a un nivel de cobertura cada vez más acotado- es lo que en parte permite explicar el crecimiento de las obras sociales sindicales, que en los últimos años sumaron más de 2 millones de afiliados a sus filas.

“Las prepagas incumplen cada vez más con las prestaciones que deberían dar. El sistema de obras sociales, en cambio, es mucho más solidario. Swiss Medical, OSDE y el Hospital Italiano, son las firmas que más clientes perdieron en los últimos años. OSDE, que llegó a controlar el 50% de este mercado, hoy achicó mucho su participación por los motivos mencionados”, añadió.

Como contrapartida, Peretta destacó la buena aceptación que vienen teniendo los servicios brindados por Empleados de Comercio, Personal Aeronáutico u Osmédica.

“Aunque en términos de lugares de atención no pueden competir contra una firma como Galeno, hoy día son hasta un 70% más baratas que sus pares privadas”, señaló.

El profesional sostuvo que como la cobertura es universal y todas las compañías tienen que garantizarla, es de esperar que las obras sociales continúen sumando gente en los próximos meses.

Gallardo, de ADEMP, coincidió con el pronóstico de Peretta. En su visión, el cambio dentro de una misma prepaga a un plan más bajo, el traspaso a otras prestadoras más económicas o bien el vuelco a obras sociales sindicales irán en aumento.

“Los tratamientos los deben cubrir todos los prestadores, la diferencia está en la calidad de la atención de los lugares”, comentó.

“En un contexto como el actual, habrá que ver qué privilegia cada afiliado. Si elige mantener una cuota que le brinde un mejor servicio o si opta por algo más acotado, ante restricciones presupuestarias”, concluyó.

Aumentos a la orden del día
A través de la resolución 185, publicada a fines de febrero en el Boletín Oficial, el Ministerio de Salud autorizó “a todas las Entidades de Medicina Prepaga a incrementar en un 5,5% el valor de las cuotas mensuales a partir del 1° de marzo de 2014″.

Las prepagas ya comenzaron a notificar de estas alzas a sus casi 5 millones de socios que tienen en todo el país. La suba la pagarán en la cuota de abril, pero con un retroactivo a marzo.

“Este aumento fue pedido a raíz la devaluación del peso que se produjo en enero”, argumentó Federico Díaz Mathé, director ejecutivo de la Cámara de Instituciones Médico Asistenciales de la República Argentina (CIMARA).

La suba es la cuarta que se registra desde mayo del año pasado, cuando autorizaron un aumento del 8%. Luego vinieron las de septiembre (9,5%) y la de diciembre (8%).

Si a esos montos se le suma el 5,5% autorizado en febrero, las prepagas acumularon un incremento superior al 30% en doce meses.

Los clientes ya habían recibido cartas durante el verano con ajustes en las cuota por el incremento anterior del 9%, autorizado en diciembre, que las compañías hicieron retroactivo y trasladaron durante enero y febrero. Lo mismo está sucediendo con este último retoque.

Cada compañía debe notificar a sus usuarios un mes antes como mínimo. Este es un punto de conflicto entre los afiliados y las empresas.

Como la ley de prepagas exige un aviso mínimo de “30 días hábiles, contados a partir de la fecha en que la nueva cuota comenzará a regir”, las organizaciones de consumidores consideran que para que el aumento esté vigente desde marzo, las empresas debían haberlo notificado antes.

Aún así, Díaz Mathé aseguró que “el incremento ya se abonará en la cuota de abril, con el retroactivo a marzo”.

Fuente: iProfesional

Sin comentarios en “Se dispara el costo de las prepagas y más argentinos optan por cambiar de plan o pasarse a una obra social”

Deja tu comentario