SALUD

Acceder a una cura antes de nacer, cada vez más frecuente

Los avances de las técnicas de cardiología intervencionista permiten tratar gran número de cardiopatías congénitas en niños y bebés, inclusive dentro del vientre materno.

Acceder a una cura antes de nacer, cada vez más frecuente

Cada vez con más frecuencia los defectos cardíacos congénitos son abordados por vía endovascular, es decir mediante cateterismos a través de las arterias. Esto significa que en la actualidad es posible tratar a gran número de niños con problemas cardíacos de nacimiento mediante procedimientos mínimamente invasivos que evitan gran parte de las complicaciones de una cirugía tradicional.

La mayoría de los defectos cardíacos congénitos se detectan mediante las ecografías realizadas durante el embarazo. De este modo, hoy los profesionales pueden realizar implantes de válvulas pulmonares y dilatación de válvulas aórticas y pulmonares por vía endovascular antes del nacimiento, cuando el feto está aún dentro del vientre de la madre.

“La precocidad y precisión en el diagnóstico clínico, la rápida evolución en las técnicas endovasculares, acompañadas por el desarrollo tecnológico, han permitido incluir muchas patologías que pueden ser tratadas en forma percutánea inclusive antes del nacimiento, como la estenosis pulmonar y valvular aórtica fetales. También en pacientes mayores con patologías valvulares existe la posibilidad reciente de reemplazar la válvula por este procedimiento, tanto en posición pulmonar como aórtica”, afirmó el doctor José Luis Alonso, médico cardiólogo intervencionista y miembro del Comité Científico del Congreso de la Sociedad Latinoamericana de Cardiología Intervencionista y del Colegio Argentino de Cardioangiólogos Intervencionistas (SOLACI-CACI’14), que se desarrollará en Buenos Aires del 23 al 25 del corriente mes.

Según explicaron los expertos, respetando las indicaciones y los criterios de exclusión para cada patología, pacientes de todas las edades, inclusive antes de nacer, son candidatos a recibir este tipo de terapéutica, con muy buenos resultados que se mantienen en el tiempo y que puede ser repetida, de ser necesario.

PREVALENCIA

Se estima que la incidencia de cardiopatías congénitas es de alrededor de siete por cada mil nacidos vivos. Representa el tipo de anomalía congénita más común, y abarca un gran número de malformaciones del corazón y los grandes vasos durante la gestación.

No todas las cardiopatías congénitas requieren tratamiento, pero cabe destacar que este tipo de afecciones causa más muertes en el primer año de vida que cualquier otro defecto de nacimiento.

“Con la técnica endovascular o ‘percutánea’ se evita, entre otras cosas, realizar cortes en el tórax o el esternón (técnicamente denominados toracotomía y esternotomía), utilizar circulación extracorpórea, realizar transfusión rutinaria de productos derivados de la sangre, colocar drenajes, posibilidad de infecciones de herida quirúrgica, colocar cables de marcapasos transitorios, tener un período de recuperación más doloroso y prolongado y, por último, la persistencia de un cicatriz permanente”, señaló por su parte el doctor Alejandro Peirone, médico cardiólogo intervencionista y miembro del Comité Científico del Congreso SOLACI-CACI’14.

En cuanto al pronóstico para estos pacientes, “va a depender fundamentalmente de la complejidad de la cardiopatía de base”, consignó Alonso, quien detalló que “en cardiopatías menos complejas, como el ductus arterioso persistente, el criterio del tratamiento es con fines curativos y es excelente”.

“En otras enfermedades el criterio es paliativo, pero siempre los resultados son muy buenos, se mantienen en el tiempo y los procedimientos pueden ser repetidos de ser necesario para mantener los logros, con un impacto en el paciente mucho menor que con los tratamientos tradicionales (cirugía), con tiempos de internación y de recuperación más cortos y prácticamente sin cicatrices”, aseguró.

Fuente: Doctor Vid

Sin comentarios en “Acceder a una cura antes de nacer, cada vez más frecuente”

Deja tu comentario