POLITICA

El gobierno relanza este año el plan integral de inversión en obra pública

Este año el presupuesto para inversión pública sería de $ 79.200 millones. Tendrá como objetivo sostener el empleo en el lugar de origen ante un menor desempeño del consumo privado. Incluirá importantes obras viales y de vivienda, y construcción de represas, gasoductos, hospitales, escuelas y obras municipales.

El gobierno relanza este año el plan integral de inversión en obra pública
En los próximos dos años, el Ministerio de Planificación Federal, se propone una serie de obras fundamentales, enmarcadas en diversos planes de largo plazo, que por un lado buscan abastecer las necesidades de la gente que van surgiendo día a día, y los nuevos consumos, y por otro, sostener el empleo y la demanda agregada.
En cuanto a obras civiles, se continuará ejecutando el Plan Más Cerca, comenzado en 2012 y el Plan Estratégico Territorial, que finalizará en 2016, creando obras en escuelas, universidades, construcción de rutas, caminos, autopistas, asfaltado de calles, la ampliación de la General Paz, la creación de plantas potabilizadoras de agua y de tratamientos cloacales, y la creación del Centro Cultural del Bicentenario “Néstor Kirchner”.
Se planea, en materia energética, recuperar el autoabastecimiento de gas por medio de Vaca Muerta, la construcción de dos centrales nucleares, la licitación de 12 centrales hidroeléctricas de distinta capacidad y la finalización de la generadora de energía en base a carbón de Río Turbio, la licitación del Gasoducto del Noreste, e inversiones por más de $ 3000 millones en distribución eléctrica a través del FOCEDE. Entre los objetivos para 2014 se encuentran la incorporación de 1825 MW de potencia al sistema eléctrico, 1255 km de extensión de la red de transporte eléctrico, 640 km de extensión de red troncal de gas, y la inclusión de 320 mil hogares a la red de gas y 440 mil a la red eléctrica.
En el área de Comunicaciones, se está trabajando en la cobertura de todo el territorio por parte de la Televisión Digital Abierta y la construcción de la Torre Única de Telecomunicaciones, la extensión de la conexión de fibra óptica, el lanzamiento del satélite ARSAT-I y la construcción de los ARSAT II y III, y los SAOCON y SARE, de última generación, y el lanzador Tronador II, que convertiría al país en uno de los pocos países habilitados para una emisión satelital completa.
Como si todo ello fuera poco, se ha creado un Plan Quinquenal (2014-2019), para organizar, priorizar, ejecutar y monitorear las obras de largo plazo cuya construcción terminará en otros mandatos constitucionales.
El Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios, nació junto con el comienzo del gobierno de Néstor Kirchner, en 2003, lo que refleja una ruptura fundamental respecto a los gobiernos anteriores. No es que el rubro Planificación no haya existido previamente, pero se encontraba subordinado al Ministerio de Economía y cumplía un rol menor.
En los tiempos del neoliberalismo y el discurso “marketfriendly”, la planificación económica se vinculaba a los errores del pasado y predominaba el endiosamiento del mercado.
Aquellas acciones en la que el Estado solía intervenir activamente, como en la provisión de servicios públicos esenciales, vivienda, energía y comunicaciones, fueron entregadas a los privados, y el Estado quedó como mero espectador con aspiraciones de regulador.
La crisis de 2001 cambió dramáticamente el escenario, cuando, al menos para Argentina, el paradigma de que los mercados podían resolver todos los problemas se desmoronó. Pero al mismo tiempo se desarmaron los lazos sociales y la confianza en la institucionalidad política y el Estado.
Cuando Kirchner llegó en  2003 “se propuso reconstituir las capacidades y las institucionalidades territoriales del Estado en todos sus niveles, y el Ministerio de Planificación Federal se creó con ese espíritu”, explicó José Francisco López, secretario de Obras Públicas, quien también agregó que, contrariamente a los paradigmas de planificación centralizada “Kirchner buscó financiar proyectos que proponían las provincias y los municipios, haciendo de la planificación un instrumento para el federalismo.”
Los proyectos que se encaran desde Planificación tienen un claro objetivo macroeconómico, que es incentivar la demanda y el empleo. La inversión pública tiene un efecto multiplicador contundente. Si el Estado sale a construir rutas y caminos, dará empleo a muchas personas y demandará cemento, asfalto y otros materiales de construcción, a empresas que también generan empleo.
Todos esos trabajadores (públicos o privados) también consumen alimentos y otros bienes, que también deben ser fabricados con más trabajo. Este círculo virtuoso de la economía, que vincula la demanda con el empleo y la producción, ha sido denominado multiplicador keynesiano, en honor al economista John Maynard Keynes que lo promocionó, aunque su creador en realidad fue Richard Kahn. También se llaman keynesianas a este tipo de políticas de impulso del empleo por medio de la obra pública, ampliamente utilizadas para salir de la crisis del 30 en países como Estados Unidos, y en la década de 1945-1955 en Argentina.
Es por esto que en los primeros años de gobierno, Planificación se encargó de paliar la situación de desempleo alarmante que existía, con planes como el Agua Más Trabajo o el Vivienda Más Trabajo, que permitieron, además de atacar el déficit habitacional y los problemas de conexión hídrica y de cloacas con el fin de  generar empleo contribuyendo a la expansión de la economía. Cada vez que el entorno macroeconómico fue desfavorable, el gobierno intervino de manera contracíclica, como con el Plan de Obras para Todos los Argentinos luego de la crisis mundial de 2008, o el Plan Más Cerca en 2012, que continúa en actividad.
En el contexto actual, en que el consumo se mantiene estancado, y las altas tasas de interés dificultan la compra en cuotas, el rol anticíclico del gasto público se vuelve crucial, y el gobierno se impuso un abultado presupuesto para obras locales con alta generación de mano de obra. “El Plan Más Cerca fue una orden expresa de la Presidenta (Cristina Fernández de Kirchner), que pidió conservar los puestos de trabajo en su lugar”, comentó López.
Es un plan ampliamente federal en el que se trabaja directamente con los municipios de las provincias que se mostraron interesadas, para generar trabajo local en proyectos que son pequeños en su dimensión, pero implican una actividad muy grande para los pueblos.
Desde la construcción de centros de salud y vivienda hasta la refacción de la plaza del pueblo o el mantenimiento de la vía pública, este plan busca trabajar con encadenamientos locales que permitan la generación de empleo en el lugar de origen. El plan incluye 5828 obras por un monto de más de $ 15 mil millones, de las cuales 3219 ($ 6000 millones) se encuentran en ejecución, e incluso hay 2011 en estudio, lo cual implica que la cifra de proyectos ejecutándose podría ampliarse.
Por otro lado, se intenta integrar al territorio argentino de manera diferente a las anteriores planificaciones. “Buscamos desplazar el modelo radial y puertocéntrico que conecta todo el país con Buenos Aires por uno cuadricular en que todos los servicios lleguen a todas las provincias”, aclara López.
Esto se puede observar en el Plan Estratégico Territorial, que terminará en 2016, donde se plantearon 20 mil obras, de las cuales 19.272 están finalizadas, que incluye, por ejemplo, la reconstrucción de la Ruta 40, que busca la integración transversal del país y con Chile. Otras obras importantes en este sentido son el gasoducto Juana Azurduy y el del Noreste Argentino que permiten abastecer de gas a las provincias del norte que antes no lo hacían, o la integración  de la Patagonia al Sistema de Interconexión eléctrica (SIN), junto con numerosas obras, como represas y parques eólicos en esa región.
Según López, el 99% de las obras son descentralizadas. Es decir, las propuestas surgen de las provincias o los municipios y las financia la Nación. “Es el 95% si hablamos en montos de dinero, porque las obras más grandes, como las represas, las encara el gobierno directamente”, explica.
Un claro ejemplo de la planificación federal es Bolívar. “Hay una gran articulación entre Planificación y los municipios”, comenta Eduardo Bucca, intendente de dicha municipalidad y acota: “Hemos firmado los convenios específicos para obras de energía que permitirán el abastecimiento de 6000 nuevas viviendas, y un 80% más de la demanda de nuestro parque industrial. Se ha creado el cine de Bolívar y tenemos una planta de tratamiento de residuos que ya está en funcionamiento.” El intendente destacó asimismo, la interacción con los actores sociales, y el empleo de mano de obra e insumos locales para dichas obras.
Para este año, el presupuesto para inversión pública es de $ 79.200 millones. En una o dos semanas, estarán terminadas las obras en la ruta 14, y se encuentran en construcción 796 kilómetros de autopista, repartidos de la siguiente manera: 228 km en la ruta 18, 94 km en la Presidente Perón, 74 km en la 22 de Río Negro, 85 km entre Comodoro Rivadavia y Caleta Olivia, 75 km entre Pilar y Pergamino, 30 km de la ruta 7, 28 km que permiten circunvalar Rosario y 10 km de la General Paz.
Las obras se realizan para ampliar la capacidad de vehículos en aquellas zonas más transitadas, por lo que son autopistas útiles y relativamente cortas. En los últimos diez años se realizaron 1828 km de autopistas, y 4200 km en nuevos pavimentos, por lo que la proyección resulta bastante ambiciosa.
En la ambición federal también se encuentra la idea de recomponer la equidad entre las provincias, y esto se puede observar en el Programa Norte Grande, que incluye obras viales, energéticas, de agua potable y de saneamiento, que incluye tres acueductos y cuatro plantas potabilizadoras en Chaco, y una planta de tratamiento para Tucumán y una para Santiago del Estero, al mismo tiempo que se extendió la Línea de Extra Alta Tensión NEA y NOA. En términos de alcance del agua potable y cloacas, también hay proyectos en marcha.
López cita a Ramón Carrillo: “No hay mayor remedio que el agua potable.” Está previsto que durante 2014 se inaugure el primer módulo de la Planta Potabilizadora Juan Manuel de Rosas, en Tigre.
En pleno funcionamiento, beneficiará a 2 millones de habitantes de los partidos de Tigre, San Fernando, San Isidro, Vicente López, San Martín, Tres de Febrero ,Hurlingham, Ituzaingó y Morón. Además, están en ejecución 1211 obras de cañerías, y se iniciarán otras 91.
El tema de política habitacional recorre los programas de televisión y es origen de arduos debates, y a menudo se centra sobre la accesibilidad e idoneidad de programas como el Pro.Cre.Ar. Sin embargo, desde el gobierno se encaran otros tipos de asistencia más directas para solucionar el déficit habitacional.
Actualmente, se encuentran en ejecución la construcción de 151.667 viviendas nuevas y el mejoramiento de 115.457 hogares existentes. Cabe recordar que el mejoramiento implica la construcción de sanitarios y acceso al agua potable o cloacas, y la solución de problemas como el hacinamiento (más de dos personas por cuarto) y promiscuidad (personas del mismo sexo en una misma habitación). Asimismo, están planificadas para comenzar 17.578 viviendas nuevas y 21.772 mejoramientos a lo largo de todo el país, atendiendo las necesidades imperiosas de provincias como Formosa, Chaco, Jujuy, La Rioja y Misiones.
Allí podemos ver que los planes involucran una combinación de efectos que implican el solapamiento de las jurisdicciones de los distintos ministerios y las jerarquías federales. Así como mejorar la vivienda y el acceso de agua y tratamientos cloacales mejoran la salud y el medio ambiente, la construcción en marcha de 165 escuelas y de 37 obras en universidades, 20 de las cuales se hacen en el interior del país, y 35 se terminarán en 2014, permiten mejorar el sistema educativo, en conjunto con el constante aumento del presupuesto para ese ministerio.
En el ámbito de Salud, se están construyendo dos hospitales materno-infantiles en La Matanza, un hospital general en Gualeguaychú, otro en Cañuelas, y un cuarto en El Calafate, además de varias remodelaciones y 56 obras en centros de salud. La mayoría de las obras se encuentra con un avance de entre un 60% y el 80%, con especial mención del Hospital Cuenca Alta, de Cañuelas, con sólo el 3% que resta finalizar.
También las obras pueden beneficiar a instituciones de la cultura. Por ejemplo, se terminaron las dos primeras etapas de la restauración y puesta en valor de la Basílica de Luján, y se encuentra en ejecución a tercera etapa.
Mención aparte merecen la construcción del Museo y Memorial de las Islas Malvinas, en ejecución, y el Centro Cultural del Bicentenario Néstor Carlos Kirchner.
Este último, se busca inaugurar para 2015, implica la restauración de las fachadas y el interior del ex Edificio del Correo Central y crear más de 40 salas de exposiciones, una gran Sala de Conciertos con capacidad para 1900 personas, una Sala de Cámara con capacidad para 650 personas y auditorios multimedia. Este Centro Cultural costaría unos
$ 1000 millones.
Pero la planificación tiene otros objetivos, además de la equidad, la participación federal en las obras y el sostenimiento de la demanda y el empleo.
Cuando un país crece a altas tasas como lo ha hecho la Argentina, necesita un soporte de infraestructura que genere la capacidad para esa demanda. En ese sentido, no sólo depende de la inversión privada, que debe hacerse, sino que además hay desembolsos muy grandes con altos costos iniciales y a muy largo plazo que, generalmente, el sector privado no se arriesga a hacer por la existencia de incertidumbre. Es allí donde el Estado debe encarar la planificación para que la provisión esté garantizada y que los otros productores puedan producir e invertir acorde a la demanda.
A menudo, estas obras tienen efectos amplificadores en la competitividad y las capacidades industriales. Esto a veces es conocido como complementariedades en la producción, y tiene como ejemplo histórico la relación entre El Chocón y Aluar. Aluar es una empresa productora de aluminio que demanda una inmensa cantidad de energía eléctrica.
El Chocón es la represa hidroeléctica que la abastece. Si no existiera la fuente de energía, la empresa tampoco existiría. Por lo tanto, la inversión pública y la planificación del Estado posibilitaron el crecimiento cuantitativo y cualitativo del sector privado. En este tipo de obras se enmarcan las obras de generación, transporte y distribución de energía. Existe un importante debate sobre el abastecimiento energético y su déficit, y los problemas con los cortes de luz a fines del año pasado, por lo que el tema energético es materia de gran discusión mediática y política.
La nacionalización de YPF y el acuerdo con Chevron por Vaca Muerta son episodios claves en esa discusión, con debates intensos por las condiciones ambientales y los efectos en las personas residentes, y las supuestas falencias en la planificación.
Un funcionario de Planificación cercano al ministro Julio De Vidoo, lo explica en términos sencillos: “Se necesitan agregar 1000 MW por año para acompañar la demanda. Argentina incorporó 5 millones de aires, 16 millones de televisores, 6 millones de heladeras y todo eso significa 7000 MW de consumo constante. Hubo un 70% de crecimiento de la demanda industrial, y el pico máximo se duplicó, llegando a más de 24 mil MW.”
También desde el ministerio comentaron la diferencia entre las energías hidroeléctricas y térmicas y por qué se implementaron muchas centrales a gas: “Construir una central a gas a ciclo abierto son nueve meses de licitación y 18 de construcción, mientras que una hidroeléctrica implica de seis a diez años, si no hay dificultades. Cuando en cinco años Vaca Muerta pueda ser explotada en su extensión, vamos a tener la capacidad para convertir el gas en electricidad y solucionar el déficit energético.”
Este año se inaugurarían las centrales Belgrano II (gas), Atucha II (nuclear), Río Turbio (carbón, 240 MW), Vuelta de Obligado (560 MW),el cierre del ciclo combinado de Ensenada (280 MW), y el cierre del ciclo de Brigadier Lopez (240 MW). En los próximos tres años se prevé contar con 4000 MW más, que implican un total de $ 60 mil millones.
Asimismo, se realizará un gasoducto complementario del “Juana Azurduy”, el gasoducto del Noreste, que se licitará en este año, por un total de $ 4000 millones. Este gasoducto permitiría conectar y abastecer de gas a provincias como Chaco, Formosa, Corrientes, Misiones, parte de Santiago del Estero y Santa Fe.
En materias nuclear se ha licitado y adjudicado la reparación para la extensión de 50 años de la Central Nuclear Embalse y Atucha II iniciaría sus operaciones este año, mientras que se piensa en la cuarta central nuclear, con tecnología nacional,  de uranio natural y agua pesada tipo candu (700 MW) y la quinta central nuclear, de uranio enriquecido y agua liviana, de más de 1000 MW, con tecnología similar a la de China o Rusia.
Además, están preparando el prototipo del reactor CAREM en Lima, que será un reactor modular, el primero diseñado y producido el 100% en Lima, y se produciría en Formosa. Será el primer reactor del tipo, y tendría aplicabilidad en las regiones alejadas, por ser reactores chicos. Este producto podría ser vendido al exterior, por lo que se puede decir que el Estado Nacional está liderando el desarrollo industrial y trabajando en mejorar la capacidad exportadora de la industria argentina interviniendo directamente en la producción.
En materia de energía hidroeléctrica, se licitaron las represas Néstor Kirchner y Jorge Sepernic, en el Río Santa Cruz, de 1740 MW entre las dos la central, se está avanzando en Chihuido I, y en 2014 se comenzarían a licitar Chihuido II, Aguas Sociales y Productivas, Portezuelo del Viento, El Tambolar, Río de Llanura, Potrero del Clavillo, Zanja de Tigre y Cordón del Plata, PiniMahuida, La Invernada, y Cerro Rayoso. En total, estas represas, que se encuentran en el conjunto de Obras Estratégicas y tendrían un plazo de construcción de entre cinco y nueve años, contribuirían al sistema en 4288 MW de potencia y costarían un total de U$S 17 mil millones.
Habrá, además, una inversión de $ 3000 millones en distribución eléctrica, por medio del Fondo para Obras de Consolidación y Expansión de la Distribución Eléctricas (FOCEDE).
“Estimamos que en este año vamos a estar mejor, porque las inversiones del Fondo son fuertes en obras”, comenta el funcionario de Planificación.
A fines de 2013, debido a los cortes de luz en el pico histórico máximo de consumo, se había generado mucha polémica respecto a la inversión en distribución, particularmente la encarada por Edesur, que tenía las zonas más afectadas.
El otro ámbito en el que la capacidad instalada es crucial para que las demandas se puedan canalizar es en el de Comunicaciones, y en particular las telecomunicaciones. Recientemente ha habido debates importantes, ya sea por la cuestión de la regulación y desmonopolización (Ley de Medios), como en cuanto  a las antenas de telefonía y la capacidad que resisten. En el gobierno suelen llamar “integración digital”, por la búsqueda de llegar a la totalidad de los argentinos.
En cuanto a la televisión digital, se han instalado 83 estaciones operativas que permitirían cubrir todo el territorio.
En este marco, se construirá la Torre Única de Comunicaciones, que se emplazará en Avellaneda, provincia de Buenos Aires, con una altura en azotea de 265,5 metros, y dará empleo a 2400 trabajadores. La torre costará $ 3000 millones, servirá para la transmisión de TV digital, FM y microondas, e incluirá un Museo de Telecomunicaciones y salas de exposición.
Por otro lado está el Plan Argentina Conectada, que implicó un acuerdo con las empresas privadas dueñas de los tendidos troncales de fibra óptica, donde el Estado nacional invierte para extender el tendido a los lugares a los que no llegaban, a cambio de hacer compatible el uso de las fibras ópticas.
Por último, cabe mencionar la planificación de largo plazo. Ello implica tener un horizonte al cual mirar, y que en algún punto se solapa con un proyecto de país, y de Estado, dado que deberá ser ejecutada por sucesivos gobiernos.
A su vez, si estos planes se cumplen, brindan una sensación de certidumbre al sector privado y los consumidores, que saben a qué recursos tendrán acceso, y pueden planificar mejor. Además permite redireccionar al mercado hacia el desarrollo económico.
En este sentido, se ha elaborado un Plan Quinquenal de Obras (2014-2019), que permite coordinar los trabajos del Plan Estratégico Territorial y los sucesivos programas de la administración pública ya mencionados. Este Plan tendría erogaciones por una cifra cercana a $ 650 mil millones. Esto establecerá las prioridades de las obras estratégicas, programáticas y locales.
La cifra. Son 796 los kilómetros que se proponen construir de autopistas. En el acumulado de los diez años ya se han prolongado 1828 km, llegando a 2820 km.
Satélite es soberanía. La política aeroespacial es conocida, y se basa fundamentalmente en dos empresas estatales: INVAP y CONAE.
INVAP se encarga mayoritariamente de la creación de satélites, radares, plantas de radioisótopos, y generadores eólicos.En septiembre se lanzaría el ARSAT I, satélite comunicacional operado por AR-SAT que cubrirá Argentina, Chile, Uruguay y Paraguay.
Mientras tanto, se están haciendo los  ARSAT II y III. Argentina emprendió el diseño, la construcción y la operación de los mismos, aunque todavía requiere lanzadores de satélites de otros países. Esta empresa ha logrado posicionarnos como líderes en la producción de satélites y en las telecomunicaciones a nivel regional.
Por otro lado, la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE), lidera la producción de satélites de observación, que siven para monitorear el clima, y las cosechas, entre otros usos.
La CONAE tiene experiencia en la construcción de satélites SAOCON (Satélite Argentino de Observación Con Microondas). Sin embargo, actualmente se encuentra desarrollando tecnologías innovadoras de satélites fragmentados, que son livianos, con arquitecturas segmentadas que los hacen trabajar como uno solo, llamados SARE (Satélites Argentinos de Alta Revisita).
Al mismo tiempo se prepara el lanzador Tronador II, que permitirá en 2015 enviar por primera vez desde el suelo nacional un satélite de este tipo al espacio. Según un funcionario del Ministerio de Planificación, “esto implica un acto de soberanía, y nos ubica entre los once países que pueden lanzar satélites.
El futuro del sector minero
Según el Ministerio de Planificación, este año recibirán alrededor de US$ 3900 millones en inversiones relacionadas con minería.
La minería, debido al gran monto de las inversiones necesarias, la complejidad tecnológica de las mismas, y la incertidumbre sobre la riqueza del yacimiento, requiere entradas de capital extranjero en grandes cantidades para poder explotar los yacimientos. Estas empresas negocian directamente con las Provincias, a las que les corresponden los yacimientos desde la Constitución de 1994.
De los proyectos en juego, los más importantes son los de Cerro Negro, por $ 4800 millones para extraer oro en Santa Cruz, los $ 1200 millones que aportará Yamana Gold, que explotará el yacimiento de oro de $ 1800 millones, y los $ 2000 millones que renovarán las tecnologías de Veladero.
En el país, se encuentran radicados más de 700 proyectos, mineros, que implican más de US$6.500 millones de exportaciones anuales.
El hecho de que la gran mayoría de las inversiones extranjeras se focalicen en la extracción de oro a cielo abierto,  ha generado grandes debates por la contaminación ambiental, al punto de que en Chile, Bla Barrick Gold, empresa que explota el yacimiento binacional  Chile-Argentina, ha detenido sus obras  por denuncias de contaminación. Sin embargo, de cumplir ciertas normas ambientales, podría continuar sin mayores problemas.
Sin embargo, el oro no es el único mineral codiciado. En el Triángulo del Litio, entre Bolivia, Chile y Argentina, se encuentra el 85% de las reservas mundiales de litio, que se usa para las baterías de los autos eléctricos.
La cifra. 4288 megavatios de potencia producirán las represas hidroeléctricas que costarán un total de U$S 17 mil millones. El plazo de construcción es de cinco a nueve años.
Fuente: Infonefws
Sin comentarios en “El gobierno relanza este año el plan integral de inversión en obra pública”

Deja tu comentario