CIUDAD

Inseguridad: El Colegio de Magistrados le contestó al intendente

El Presidente del Colegio de Magistrados de Bahía Blanca, Dr. Guillermo Mércuri, habló sobre las afirmaciones vertidas por el intendente Gustavo Bevilacqua en el acto del aniversario dela ciudad, con respecto a la inseguridad: “como Municipio tenemos que colaborar, pero hay temas pendientes que tienen que ver con la justicia, con delincuentes que entran y salen, y por más plata que le pongamos, si no solucionamos eso no vamos a estar más seguros”, había afirmado el jefe comunal.

Inseguridad: El Colegio de Magistrados le contestó al intendente

En un reportaje realizado por el periodista – conductor del programa “Un Toque”, de Radio Universal, Alejandro Filippone, el titular del Colegio de Magistrados pidió responsabilidad a los políticos cuando se refieren a los casos de inseguridad y la salida rápida de delincuentes aprehendidos por la policía.

El intendente afirmó el 11 de abril: “Como vecinos sentimos que la inseguridad ingresa en cada uno de los hogares y a cada uno de nosotros a través del miedo”, y agregó: “como Municipio tenemos que colaborar, pero hay temas pendientes que tienen que ver con la justicia, con delincuentes que entran y salen, y por más plata que le pongamos, si no solucionamos eso no vamos a estar más seguros”, había afirmado el jefe comunal.

Ante estos conceptos del intendente, el juez Mércuri apuntó a las responsabilidades que le cabe a cada sector del poder institucional dejando en claro que es caer en el facilismo de culpar a los jueces. En este sentido sentenció: “Claramente eso es una respuesta fácil y al mismo tiempo irresponsable, porque de esa manera no hay forma de solucionar el problema”. La única manera de solucionar el problema es  atacando de manera responsable y determinando  cuál es la causa. En esto tampoco es la que responsabilidad es política, lo que no va a escuchar de mi parte es: los responsables son los políticos que hacen estas leyes y nosotros tenemos que cumplir con ellas. Entonces ellos son los responsables de que los delincuentes estén en libertad”. No, tampoco es eso, porque es un régimen en un marco que si no funciona en este contexto hay que modificarlo”, expresó el magistrado.

Además, explicó que no solo tiene que ver con las leyes que rigen en Argentina, ya que el país suscribió a tratados internacionales: “Este régimen procesal está en línea con una serie de pactos y tratados internacionales que nuestro país ha subscripto, con responsabilidades de tipo económico en caso de no cumplirlos. Los políticos no pueden permanecer ajemos a esa circunstancia y no pueden desviarse de una manera tal que puedan  hacer responsable al estado argentino por el incumplimiento de aquellos tratados que ha subscripto. Tampoco sé cuántos políticos conocen estos beneficios. Pero es lo que tenemos, es el marco normativo en el que nos manejamos”, aclaró y ejemplificó: “Nosotros nos manejamos dentro de un camino, aquel juez que haya salido de ese camino y vaya por la banquina, que sea juzgado por ir por la banquina. Ahora si no estamos de acuerdo con ese camino, con ese marco normativo, hay que reclamar el cambio”, indicó.

“Como ciudadano comparto las expresiones del Dr. Bevilacqua, es un tema muy sensible el de la seguridad y nos afecta absolutamente a todos. Pero la delincuencia es consecuencia de otros factores. No es consecuencia ni de las leyes que han hecho los políticos ni de los jueces que aplicando esas leyes dejan a los delincuentes en libertad”, insistió Mercuri.

Por otro lado, el juez hizo un análisis de las causas del delito y reiteró que no se pueden negar verdades cayendo en facilismos: “Evidentemente la delincuencia tiene razones completamente diferente a estas que deben ser analizadas sociológicamente de manera profunda. Uno podría encontrar algunas, sin ser avezado en materia sociología. Sabemos que en materia de consumo de sustancias estupefacientes generan delincuencia más violenta, que al mismo tiempo eso se retroalimenta porque la persona adicta necesita hacerse de bienes para poder consumir, ese consumo lo hace más violento. Otro factor es el incremento en esta vida de sociedad moderna, que la gente necesite proveerse de bienes más caros”.

Pero acá no podemos encontrar la razón de la delincuencia o del delito, en el político que ha generado una norma que luego lo lleva al juez a que el delincuente recupere su libertad inmediatamente. Es negar la realidad y negar las verdaderas causas del delito cayendo en el facilismo irresponsable de atribuir responsabilidades políticas al juez porque lo dejó en libertad, y el juez al político porque fue el que le generó ese marco normativo que hizo que el delincuente recupere la libertad”.

Al ser consultado por las razones por las cuales un delincuente recupera rápidamente la libertad tras cometer un delito, “entra por una puerta y sale por la otra”, el presidente del Colegio de Magistrados local, explicó cómo funciona el sistema para algunos delitos: “Un hurto no es detenible. No es que entró por una puerta y salió por la otra porque el juez le abrió la puerta. La puerta que la policía le abrió para que ingrese el juez se la abre luego para que salga. Esto no es así. Puede que la persona haya quedado detenida porque fue aprehendida en flagrante delito, en el momento que estaba cometiendo el hurto. No obstante lo cual, eso no significa que pueda ser detenido, es decir, que el juez pueda convertir esa aprehensión en una detención. ¿Por qué?, porque en nuestro ordenamiento procesal, que es la forma en que nuestra provincia ha decido realizar el derecho en materia penal. Acá ha decidido que hay delitos que no son detenibles, luego otros que son detenibles pero excarcelables, acá ya avanzamos, es decir hay otros tantos delitos que no son excarcelables”.

El juez aclaró que por este tipo de accionar los delincuentes pueden o no quedar detenidos: “Son excarcelables o no detenibles, de acuerdo a cómo sea la modalidad. Si el motochorro lo que hace es un arrebato sería un hurto y no sería detenible. Entonces, la policía lo atrapa en flagrante delito porque lo ve cuando lo comete, o es detenido por particulares en el momento que procede a la sustracción de una cartera, por ejemplo. Entonces queda aprehendido, y ahí aparece lo que la gente entiende como “puerta giratoria”, ingresa a la comisaría porque es aprehendido. Ahora, no es que el juez le abre la puerta, esto significa puerta giratoria, el delito no es detenible. El fiscal no puede pedir la conversión de esa aprehensión en detención porque por ese delito no es detenible. El ordenamiento procesal no lo hacemos nosotros, es el camino que nos dan dentro el cual nos movemos.

Vamos por parte, hay delitos que no son detenibles, luego hay otros que son excarcelables, es decir, nuestro ordenamiento procesal además de establecer principios generales que establecen que la detención es la última ratio, es decir, la persona en tanto no tenga la sentencia condenatoria de carácter firme que le indique como culpable de un delito, debe transitar el proceso en libertad. Eso es un principio general que encuentra también sus excepciones, es decir, salvo que existan fundadas razones para suponer que la persona puede o alterar la prueba o eludir el accionar de la justicia, profugarse. En esos casos, son los únicos supuestos en los que se autoriza a tener detenida a una persona, cuando es detenible el delito”.

“Ahí entramos a analizar si puede ser o no excarcelable, así el ordenamiento procesal, el artículo 169 establece los casos que son excarcelables de los delitos. En la medida que no tenga antecedentes y aun teniéndolos cuando no supera determinada pena deben ser excarcelados o corresponde la excarcelación. Eso lo establece nuestro ordenamiento procesal. El marco normativo con el que nosotros nos tenemos que manejar”.

“También puede recuperar su libertad, por la libertad condicional, libertad asistida, salidas transitorias, etc, hay una serie de alternativas o de circunstancias que pueden permitir que la persona recupere la libertad de manera inmediata, que es la mal llamada puerta giratoria, porque se encuentre comprendido por algunos de los supuestos de excarcelación que el ordenamiento procesal establece. También, aun después de haber sido condenado, con sentencia firme o no, le puede alcanzar algunos de los beneficios antes enumerados, que incluso le permitirían conversión de la pena en tareas a favor de la comunidad, que se dan cuando le resten cumplir 6 meses de detención”.

Finalmente, volvió a referirse a las afirmaciones del intendente sobre el rol de la justicia en el tema e insistió: “Por eso es que creo y prefiero entender, salvo que el intendente, el Dr. Bevilacqua manifieste que su intención es una crítica contra los jueces, que su crítica es a este ordenamiento que hace que los delincuentes puedan entrar por una puerta y salir por otra como él ha dicho. Prefiero entenderla en ese sentido porque el Dr. Bevilacqua es abogado, conoce de leyes, entonces sabe cuál es el marco normativo y que nosotros nos limitamos a aplicarlo solamente. Ese marco normativo es el que fue creado por ley por nuestros legisladores que fueron votados por el pueblo.

No caigamos en la fácil crítica de decir que quedó en libertad porque esto es una puerta giratoria y el juez le abrió la puerta para que salga. Tampoco de parte nuestra, tenemos que caer en el facilismo de responsabilizar al político que sancionó esa ley. Encontremos la solución entre todos y para eso debemos estar abiertos al diálogo”, concluyó.

Sin comentarios en “Inseguridad: El Colegio de Magistrados le contestó al intendente”

Deja tu comentario