MUNDO

Congreso español puso un freno a la idea secesionista de Cataluña

El Congreso de los Diputados español rechazó transferir competencias a Cataluña para que la región celebre un referendo separatista sobre su futuro político, tras un debate que evidenció posturas irreconciliables y contradictorias.

Congreso español puso un freno a la idea secesionista  de Cataluña

Tras casi siete horas de discusión, la propuesta catalana recibió 47 votos a favor, 299 en contra y una abstención, de los 347 votos emitidos, con lo que quedó rechazada, anunció el presidente del Congreso, Jesús Posadas.

El resultado de la votación se conocía de antemano, debido a que los partidos mayoritarios, el derechista Partido Popular (PP), del presidente del gobierno Mariano Rajoy, y el opositor Partido Socialista (PSOE), liderado por Alfredo Pérez Rubalcaba, se oponen de forma rotunda a que Cataluña celebre una consulta que promueven los partidarios de la independencia.

Sin embargo, los argumentos desgranados durante el largo debate pusieron de manifiesto que los partidarios y los detractores de la consulta mantienen posiciones irreconciliables y que tanto unos como otros consideran que el derecho y la democracia está de su lado.

Los primeros en intervenir fueron los diputados catalanes que llevaron la iniciativa a Madrid, conscientes de que Cataluña no tiene legalmente la competencia para convocar un referendo y, por ese motivo, solicitaron que se les delegue ese poder, para hacer la consulta de forma legal.

Jordi Turull, de Convergencia i Unió (CiU), el partido del presidente catalán Artur Mas, aseguró que “no se puede impedir que Cataluña haga un ejercicio de democracia”.

“El pueblo de Cataluña no se ha metido en un callejón sin salida, ha iniciado un camino sin retorno”, agregó.

La diputada independentista de Esquerra Republicana de Cataluña (ERC), Marta Rovira, defendió abiertamente la independencia y la consulta, afirmando que el “encaje” de Cataluña en España “no es posible” después de que las fuerzas catalanistas “lo intentaron todo”, y porque votar “es legal y democrático”.

En cambio, el tercer defensor de la propuesta, el diputado ecosocialista catalán Joan Herrera sostuvo que lo que se propone no es la independencia sino “los términos de un acuerdo para un referendo no vinculante”.

Ante los impedimentos legales, Herrera indicó que “la democracia es ajustar la legalidad a la realidad”, y que “no hay demanda democrática que no tenga solución política”.

Frente a estos argumentos, Rajoy se mantuvo firme en su posición y reiteró que la Constitución le impide tener en consideración la propuesta de Cataluña, porque la potestad de convocar referendos es del Estado y es “indelegable”. 

Rajoy subrayó que “no existen soberanías regionales, ni locales ni provinciales”, y defendió que “ni el gobierno ni las Cortes Generales, ni el Parlamento catalán pueden privar de manera unilateral al conjunto del pueblo español -que es el soberano- su derecho a elegir sobre su futuro colectivo”. 

El mandatario negó ser el responsable de cerrar las puertas a la consulta, y para demostrarlo invitó a Mas a “iniciar los trámites para una reforma de la Constitución” si quiere “que “España se disuelva, se fragmente o cambie de nombre o lo que sea”. 

A su turno, Rubalcaba se mostró igual de firme en cuanto a su oposición a la consulta y jurídicamente coincidió con Rajoy en que “nos piden la transferencia de una competencia que nadie tiene”.

El dirigente socialista reiteró que existe un “problema de convivencia” que en su opinión se puede resolver con su “reforma federal de la Constitución” que podrían votar todos, catalanes y españoles.

En tanto, Rosa Díez, del partido de centroderecha Unión, Progreso y Democracia (UPyD), también defendió una reforma federal, después de acusar a los independentistas catalanes de haber llevado al congreso un discurso “antieuropeo” e “hispanofóbico”.

En la otra vereda, Joan Coscubiela, de la Izquierda Plural, respaldó la propuesta catalana porque “cabe en el marco constitucional”, y recriminó a Rajoy que para él la democracia sea “votar un día y callar cuatro años”.

“Lo que ha roto España es el conflicto social, no Cataluña”, zanjó el diputado.

Fuente: Ambito Financiero

Sin comentarios en “Congreso español puso un freno a la idea secesionista de Cataluña”

Deja tu comentario