DEPORTES

Los refuerzos, el punto débil de Bianchi en su tercer ciclo en Boca

El entrenador le pidió a Daniel Angelici incorporar 7 u 8 jugadores, la misma cantidad que emigraría a mediados de año. En esta nota, la lista de los últimos jugadores que pidió, no rindieron y generaron un gasto importante

Los refuerzos, el punto débil de Bianchi en su tercer ciclo en Boca

La reunión de ayer entre Carlos Bianchi y Daniel Angelici aclaró algunas cuestiones. El “Virrey” continuará después de junio pese a los malos resultados. El presidente le prometió su respaldo y se olvidó del día en que declaró que no le temblaba la mano para echarlo. Ambos tendrán que ponerse al frente de la renovación del plantel para después del Mundial.

Los refuerzos se convirtieron en uno de los puntos más débiles del tercer ciclo de Bianchi en el club. Sus pedidos fueron aceptados y concretados pero los rendimientos de los jugadores nunca fueron buenos y generaron un interrogante sobre la capacidad del entrenador para elegir incorporaciones.

La lista de jugadores que llegaron en la nueva etapa de Bianchi tiene a pocos indultados por su juego. Emanuel Trípodi, el arquero que llegó de Quilmes para ser suplente de Agustín Orión, nunca hizo pie en el equipo. Cuando le tocó entrar no estuvo a la altura y perdió escalones en la consideración del cuerpo técnico.

Hérnan Grana llegó en el último mercado por expreso pedido del “Virrey”. Luego de decir que el puesto de lateral derecho estaba de remate, el técnico insistió por la llegada del jugador de All Boys. La dirigencia le cumplió el pedido pero el nivel de Grana fue muy bajo y su futuro a partir de junio podría estar lejos de Boca.

Ribair Rodríguez y “Chiqui” Pérez llegaron para fortalecer el sistema defensivo. El uruguayo empezó jugando en el medio, luego lo hizo como zaguero central y terminó en el banco de suplentes. Alternó buenas y malas actuaciones pero los dirigentes no hicieron uso por la opción de compra de su pase y se fue.

Pérez nunca logró afirmarse como titular y fue relegado al banco de suplentes con rapidez. A Boca le salió 1.300.000 dólares pero jugó en pocas oportunidades y no rindió lo esperado para el técnico que dio el visto bueno para sumarlo a la institución.

Las incorporaciones de Franco Cángele y Diego Perotti no fueron determinantes para el club y generaron gastos. El volante con pasado “xeneize” se sumó al plantel profesional por expreso pedido de Bianchi después de entrenarse sin contrato. El técnico le prometió que lo iba a tener en cuenta pero lo utilizó en contadas oportunidades. El ex Sevilla llegó por un préstamo de seis meses. Arribó lesionado, jugó pocos minutos ingresando en el segundo tiempo, y volvió a resentirse de la lesión.

Las llegadas de Fernando Gago, Daniel “Cata” Díaz, Emanuel Gigliotti y Juan Manuel Martínez fueron las de mayor renombre en la etapa del “Virrey”. A los cuatro les costó encontrar el equilibrio. Tuvieron buenas actuaciones pero no las pudieron mantener en el tiempo. La jerarquía y el buen nivel del pasado no pesó para sacar a Boca de la irregularidad del presente.

Para el próximo mercado de pases, Bianchi le pidió a Angelici la incorporación de 7 u 8 jugadores. Piensa en un arquero, un lateral, dos volantes y dos puntas. La dirigencia deberá plantearse cuánto está dispuesta a gastar y qué peso tendrá el “Virrey” en las decisiones.Hasta el momento, su palabra no trajo buenos resultados.

Fuente: Playfutbol

Sin comentarios en “Los refuerzos, el punto débil de Bianchi en su tercer ciclo en Boca”

Deja tu comentario