POLITICA

Cobos y Sanz calientan la interna radical

Están dispuestos a saldar las diferencias en las PASO. Los separan cuestiones de fondo y de forma, pero trabajan para consolidar una alianza con otras fuerzas pensando en 2015. Las especulaciones y las chances de cada uno

Cobos y Sanz calientan la interna radical

Julio “Cleto” Cobos y Ernesto Sanz son “adversarios”. Casi todo el mundo sabe que están enfrentados en la interna del radicalismo. Son los dos dirigentes con aspiraciones presidenciales de la Unión Cívica Radical (UCR) que se anotaron para competir en 2015. Sin embargo, el dato tiene un costado que excede lo político partidario, ya que las diferencias entre ambos también son personales.

Las diferencias de estilo están a la vista. Mientras Sanz elige jugar fuerte cada vez que le abren un micrófono o lo enfocan las cámaras de televisión, Cobos prefiere jugar un tono más bajo. Sanz es un excelente orador con amplia experiencia parlamentaria y, en ambos rubros, le saca amplia ventaja a su adversario en la interna radical. Pero el ex vicepresidente, dicen, “tiene a su favor que supo dar un portazo cuando votó en contra de la 125” y esa, para muchos, es una carta ganadora. Sin embargo, por más que esa actitud le sume intención de voto en una franja del electorado anti-K, el mote de “traidor” –al radicalismo cuando se fue del partido para integrar la fórmula con Néstor Kirchner y luego cuando votó en contra del Gobierno que él mismo integraba– “es difícil de superar”, reconocieron fuentes consultadas por esta revista.

Aquel “voto no positivo” en plena crisis con las patronales agropecuarias volvió estos días a pasarle factura cuando el oficialismo obturó su postulación para la presidencia de la Comisión de Educación en la Cámara de Diputados. “Violó el mandato constitucional del pueblo argentino” al levantar la mano en contra de una iniciativa del Poder Ejecutivo para desempatar una votación cuando era vicepresidente, le recordaron los K. La UCR abandonó la sala cuando le bajaron el pulgar a Cobos y, por ahora, la comisión permanece acéfala, a pesar de que hay acuerdo para que la presidencia la ocupe el radicalismo.

“Cobos es un tipo de suerte”, apuntaron desde el bando de Sanz, en alusión al supuesto favor que le hizo el kirchnerismo al rebotar su postulación para presidir la Comisión de Educación. “Le devolvieron visibilidad y reforzaron su perfil”, subrayaron. En tanto, otra fuente añadió: “No puedo creer que el kirchnerismo lo haya hecho inocentemente”. La reflexión es válida, ya que durante los últimos días circuló la versión de que “el oficialismo está buscando apuntalar la candidatura de Cobos”, porque le conviene confrontar con él. Una hipótesis similar esgrimen con respecto a la supuesta voluntad de la Casa Rosada de instalar a Mauricio Macri como candidato.

Las aguas están divididas. A tal punto que aunque Cobos le saca ventaja a Sanz en las encuestas, el senador está decidido a dirimir la interna en las PASO. “Estamos esperando el acto del 22 de abril”, para hablar abiertamente de candidaturas, coincidieron las fuentes consultadas a ambos lados del tablero radical. El radicalismo, el Partido Socialista, la Coalición Cívica-ARI, el GEN, Proyecto Sur y Libres del Sur presentarán ese día una nueva alianza en el Teatro Broadway que se llamará Frente Amplio-UNEN y con la que todas estas fuerzas, tras celebrar internas abiertas obligatorias, planean presentar un fórmula competitiva para el recambio presidencial del año próximo.

Los radicales parecen dispuestos a ir divididos en las PASO, aun a riesgo de fragmentar el voto propio. Las explicaciones son atendibles, pero con una cuota de riesgo importante que dice más sobre los problemas que tienen puertas adentro para unificar discurso y plataforma que sobre su vocación por alentar la democracia partidaria. “Sanz es un excelente cuadro político, pero no logra hacerse conocido”, dicen unos. “A Cobos le falta compromiso”, alegan otros. Pero lo que surge raspando, apenas, la superficie es una ingeniería montada sobre especulaciones que incluyen a dirigentes de otras fuerzas. Por ejemplo, Sanz se muestra activo junto a Hermes Binner. Un gesto que obligó a Cobos a acercarse a Pino Solanas. En ese reparto, a Binner, consciente de que Cobos hoy mide mejor que Sanz en las encuestas, le conviene levantar a Sanz. En esa lógica, “le conviene debilitar las chances de Cobos porque es su verdadero contrincante en las PASO”, explicó un dirigente radical.

Por ahora, la disputa entre Sanz y Cobos está planteada en esos términos. Los apoyos públicos del resto de la dirigencia radical están demorados porque todavía falta un trecho para el 2015 y porque nadie piensa mover fichas hasta después de la presentación formal del Frente Amplio-UNEN, a fin de mes. “Nuestro norte es la experiencia de UNEN en Capital”, aseguran. Recién para después de esa cita se revelarán los apoyos. Por ahora, Sanz trabaja, como siempre, cerca de Jesús Rodríguez y de Gerardo Morales, su par en el Senado, que lo acompaña a nivel nacional. También está cerca Mario Negri, pero su sintonía con Ricardo Alfonsín deja un margen de incertidumbre.

“No se sabe para qué lado va a correr Alfonsín”, se quejan cerca de Sanz. Lo cierto es que el diputado no piensa hacer públicas sus preferencias por ahora, pero estaría más cerca de Cobos que de Sanz, según las fuentes consultadas. “Todavía no se expresó, pero se siente un poco más cercano a Cobos”, reconocen por lo bajo cerca del bonaerense. “Sanz es la centroderecha del partido y Alfonsín está alineado más hacia la centroizquierda”, explican.

La otra incógnita es cómo jugará Oscar Aguad, más cercano a Cobos que a Sanz, pero también proclive a sellar un acuerdo electoral que incluya al Pro de acá a 2015. Una opción que rechaza casi toda la UCR. Sin embargo, Aguad insiste. El fin de semana pasado declaró: “Me parece que sin una gran alianza y una gran estrategia de convergencia nacional los problemas no se pueden resolver”. El cordobés coincide en que para tener chances de ganar en 2015, el radicalismo tiene que armar un frente electoral lo más amplio posible tanto en Córdoba como a nivel nacional. Aunque puso en duda sumar a Luis Juez en ese frente, insiste en acercar posiciones con Macri. Según señaló en varias ocasiones, “hay mucha gente que piensa igual” que él dentro del radicalismo. Y también, dentro del macrismo algunos dirigentes estarían dispuestos a dialogar con la UCR. De ser así y si Aguad insiste en abrirle las puertas al jefe de gobierno porteño y logra adhesión dentro de su partido, al radicalismo todavía le falta afrontar una crisis interna y hasta de identidad antes de llegar a las PASO. Por ahora, es sólo una posibilidad lejana porque en el horizonte la única certeza es avanzar en la construcción de una coalición sin macristas ni peronistas.

Fuente: Revista Veintitres

Sin comentarios en “Cobos y Sanz calientan la interna radical”

Deja tu comentario